AnálisisPS4

WipEout Omega Collection – Análisis PS4

Versión analizada: PS4.

WipEout es una de esas franquicias clásicas de PlayStation. Sus entregas han acompañado a la marca desde la PlayStation original y, pese a no ser nunca ese exclusivo ‘vendeconsolas’, la calidad de prácticamente todas sus entregas es intachable. La última de ellas, WipEout 2048, fue lanzada hace cinco años en exclusiva para PlayStation Vita.
Desde entonces, lo único que hemos sabido de tal licencia es que la propia Sony echaba el cierre en 2012 a Sony Studio Liverpool -inicialmente conocida como Psygnosis-, principales responsables de la saga de velocidad futurista.

Por suerte, Sony ha recuperado las tres últimas entregas de la mano de XDev en una recopilación que, si bien no es la nueva entrega que muchos podían esperar, se adapta como un guante a la última máquina de Sony.
Y sí, otra remasterización. Todos sabemos que la octava generación está siendo, entre muchas otras cosas, la generación de las remasterizaciones, reediciones y remakes. El gran público, por lo general, no ve con buenos ojos este abuso de remakes/remasterizaciones, pero en este caso estamos ante una de esas recopilaciones que realmente merece la pena. Veamos que nos ofrece WipEout Omega Collection.

Kilómetros y kilómetros de contenido

Omega Collection recoge WipEout 2048, WipEout HD y WipEout Fury en un solo disco. El grueso del juego es la campaña, seguido de un completo modo online. Las campañas de las tres entregas suman unos 20 eventos en total, cada uno con numerosas pruebas que van desde las clásicas carreras o pruebas contrarreloj hasta un modo combate y las espectaculares pruebas de zona, entre otras. Es todo un reto conseguir las medallas de oro en cada una de las pruebas, y solo el completarlas ya os llevará un montón de horas.
Además, la dificultad del título, pese a estar bien medida, es bastante elevada en las dificultades más altas.

‘Zona’ y ‘Combate de zona’ son dos de los modos de juego estrella de esta recopilación, donde tendremos que aguantar todo lo posible en la pista a medida que aumenta la velocidad. Una auténtica explosión de música electrónica y colores chillones.

Respecto al multijugador, el modo online nos permite correr contra otros siete jugadores. También podemos disfrutar de un modo local a pantalla partida, que nunca está de más para echarse unos piques con los colegas.
El último de los modos, C.Carrera, nos permitirá realizar pruebas sueltas a nuestro gusto, eligiendo vehículo y circuito de cualquiera de los tres juegos y ajustando la dificultad como queramos.

La cantidad total de vehículos y circuitos es abrumadora, y todos cuentan con un diseño excelente, realzado por las mejoras en los modelados de ambos. En total, 46 vehículos y 26 circuitos reversibles conforman el plantel jugable del título que, sumados a la variedad de modos de juego y pruebas, hacen de esta Omega Collection una de las recopilaciones más completas que hemos visto hasta la fecha. 
La única pega puede ser que, para quienes ya exprimieran los juegos aquí incluidos, las novedades pueden parecer algo escasas, más allá del remozado apartado técnico o el actualizado modo online.

Por último, cabe mencionar la inclusión de un simple y efectivo modo foto, ya habitual en los exclusivos de Sony. Dada la espectacularidad del título, es un extra que se agradece.

Los circuitos tienen un diseño excelente y son los suficientemente variados en cuanto a su ambientación. Además, los 1080p les sientan de lujo.

Control sencillo a la vez que exigente

Los reflejos, la anticipación y la precisión a los mandos son clave para entender los controles de WipEout. Las primeras horas pueden parecer algo alocadas, más aún si eres novato en la saga. Las naves se manejan con el joystick para la dirección y los gatillos para los frenos laterales, y saber cuándo y con cuánta intensidad tocar estos últimos es vital para entender cómo manejar nuestro vehículo.
Este título consigue ser exigente utilizando tan sólo dos frenos. Esto es importante, ya que la mayoría de títulos de conducción necesitan con frecuencia un modo manual y una serie de retoques en la asignación de los botones para añadirle capas de profundidad al control.

También puedes hacer una serie de acrobacias y desplazamientos laterales que aportan más control sobre la nave e incluso te dan un extra de velocidad de ser realizados con éxito. En conjunto forman uno de los juegos de conducción más precisos y difíciles de dominar del catálogo de PlayStation 4.

Los reflejos, la anticipación y la precisión serán las claves de este título. Además, no debes perder de vista el indicador de salud de la nave.

Cada nave aporta pequeños y sutiles cambios en cuanto a su manejo, y tienen que ver sobretodo con el peso y la dirección del vehículo, trastocando todo lo visto con anterioridad. Para realizar un trazado, cada nave deberá frenar con mayor o menor intensidad en un momento diferente de cada curva, por lo que dominar todos los vehículos en todas las pistas puede llegar a ser una auténtica locura.

En aquellos modos que incluyen combate nos encontraremos armas a modo de ítems repartidos a lo largo del circuito. Los hay de varios tipos, desde cohetes y minas hasta escudos y turbos. Aportan más variedad si cabe a las carreras y añaden otro elemento a tener en cuenta; la salud del vehículo.

Velocidad futurista como nunca antes la habías visto -y escuchado-

Parece mentira que estemos ante un port de las entregas de PlayStation 3 y PlayStation Vita. El juego luce muy bien en cualquiera de las tres ediciones, y se mueve aún mejor. Lo más llamativo son los cambios y novedades en la iluminación, pero los modelados de vehículos y las pistas no hacen más que realzar un acabado visual muy resultón. Sus 1080p -4K en PS4 Pro- y 60fps sólidos como una roca alteran de forma positiva la experiencia jugable, sobretodo en el caso de WipEout 2048. No es que sea un escándalo ni nada puntero en lo gráfico, pero con tal fluidez este apartado brilla con luz propia.

Un pequeño y último apunte es que me ha llamado la atención la elegancia de los menús y lo bien unificados que están los tres títulos. No parece que estemos ante tres títulos diferentes, y esto también es aplicable al propio apartado gráfico. Eso sí, el HUD es diferente entre versiones y es lo único que nos recuerda que estamos ante juegos distintos y de diferentes épocas.

Las capturas no le hacen justicia al título, ya que en movimiento es aún más impresionante.

La banda sonora siempre ha sido un elemento fundamental en la saga WipEout, y la de esta recopilación es tan estupenda como cabría esperar. Los temas de música electrónica encajan como un guante con la estética futurista del título, y es que disfrutaremos de conocidos temas de grupos de la talla de The Chemical Brothers, entre muchos otros. Los efectos de sonido cumplen de sobra y en general el apartado audiovisual es más que notable.

Todo un homenaje a la saga

WipEout Omega Collection es una recopilación completísima y realizada con mucho mimo. Un imprescindible para aquellos a los que les atraiga mínimamente el género de la conducción arcade y no hayan jugado a los títulos originales. El control sigue siendo exquisito, y las novedades en el apartado gráfico y técnico redondean un producto que se ve, se juega y se escucha de escándalo en PlayStation 4. Quizás las pocas novedades en su -extenso, eso sí- contenido echen para atrás a los que ya disfrutaron de los obras originales en su día. Por otro lado, disfrutar  de las mejoras antes mencionadas y del actualizado modo online de una de las sagas más míticas de PlayStation en la actual generación es una gozada.

Etiquetas

Álvaro Novoa

Todo empezó en el Campo de los Bob-ombs. Me gusta escribir sobre videojuegos, casi tanto como jugarlos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X