AnálisisPS4

The Town of Light – Análisis PS4

En la oscuridad la luz brilla de forma más intensa

Versión analizada: Playstation 4. También disponible en: Xbox One y PC

El terror es un género que atrae a muchos jugadores en busca del susto fácil. El fantasma de una mujer que aparece en el momento justo, sonidos inquietantes, criaturas grotescas… Estas son solo algunas de las cartas que las obras actuales de dicho género tienen en su baraja, pero The Town of Light, la obra de LKA, no cuenta con ninguna de estas cartas.

Si estás buscando monstruos o momentos que te hagan saltar de la silla, este no es el juego que esperas. El horror de The Town of Light es diferente. Más real.

Monstruos ocultos bajo máscaras humanas

Somos Renée, una antigua paciente del Psiquiátrico de Volterra (Italia), que residió entre sus muros en 1942 cuando solo tenía 16 años. Esta historia ficticia, basada en la realidad, nos pone en el contexto de la medicina mental de una época en la que aún no existían tantos avances como hoy día, en la que los pacientes eran tratados casi como almas en pena, sometiéndoles a auténticas crueldades y métodos que hoy en día serían impensables.

The Town of Light ha apostado todo en su historia, dejando su jugabilidad en un segundísimo plano y limitándola a caminar por los pasillos del psiquiátrico y recoger algunos objetos o documentos en la travesía. Esto puede suponer una barrera para muchos, pero su historia es tan maravillosa y sobrecogedora, que para el público más maduro será un motivo de peso para adentrarse en este Thriller psicológico.

La historia de The Town of Light es cruda, adulta y terriblemente real, por desgracia.

A medida que avanzamos por las ruinas de lo que un día fue un enorme centro psiquiátrico, nuestra protagonista recordará fragmentos de su pasado, intentando esclarecer esa imagen distorsionada e irreal de una mente rota.

Somos testigos de una historia terrorífica, de esas que te crean un nudo en la garganta y te niegas a creer que algo así pueda ser real. Pero lo es. No, no existió ninguna Renée, pero sí hubo muchos pacientes como ella que vivieron auténticas pesadillas por padecer una enfermedad mental en una época donde se les trataba como escoria, como si sobrasen en la sociedad. No eran más que personas rotas a las que someter a torturas para intentar que fuesen lo menos problemáticos posibles en la sociedad.

Los monstruos de The Town of Light no son los clásicos, estos tienen máscaras humanas y una profunda falta de humanidad, llevando a una niña de 16 años hasta el límite de su cordura, cuando solo necesitaba una mano que la guiase en la oscuridad. Su historia se nos presenta a través de monólogos, flashbacks e imágenes, para narrarnos la terrible vida que ha tenido que sufrir Renée, plasmando escenas que pocos juegos se han atrevido a mostrar para enseñarnos lo peor del ser humano.

The Town of Light destaca por su madurez, por su apuesta arriesgada en mostrar una historia cruel sin adornos. Cada imagen, flashback o diálogo es sobrecogedor, agónico y horrible.

Como dato curioso, a partir de la mitad de la obra podremos tomar diferentes opciones de diálogo que, aunque no cambian el desarrollo de la historia, sí que lo hacen de la visión de Renée. Podemos alimentar su fantasía, contribuir a que su mente siga enferma, o esclarecer los hechos, ayudarla a que esa distorsionada imagen de su pasado tome una forma más real. No ofrece ningún tipo de rejugabilidad, pero se adapta a la perfección a una aventura que trata sobre la psique humana.

Para entender mejor a Renée podremos encontrar páginas de su diario, el cual será esencial consultar para entender mejor a nuestra protagonista. Nos ayudará a entender su visión única del mundo, el punto de vista de una niña que no comprende qué está sucediendo en su cabeza y, sobre todo, conocer a diversos personajes clave de la trama, como su madre.

El diario de Renée sirve más como un complemento de la historia que como coleccionable. Es algo esencia para encajar diversas piezas del pasado de la niña, y además, es inquietante ver cómo su enfermedad la atormenta hasta distorsionar su alrededor.

La ciudad de la luz

La atmósfera de The Town of Light está recreada con mimo, ofreciendo una visión increíble de un psiquiátrico de la época. Mientras caminamos por el lugar abandonado sentimos una sensación incómoda, de escalofrío. Allí vemos señales de lo que un día fue un lugar abarrotado de pacientes y trabajadores, con restos del material médico, manuales de medicina que muestran técnicas anticuadas y que ahora son consideradas una barbaridad, o cómo la vegetación y la suciedad se ha ido adueñando del lugar.

Incluso a sabiendas de que LKA no busca que demos el salto de la silla, nos hace sentir terriblemente tensos, como si detrás de cada puerta fuésemos a encontrar algo desagradable, pero jamás pasa nada. Esto se debe a un excelente trabajo de recreación atmosférica. Algunas zonas nos mostrarán leves flashbacks de situaciones comunes en el psiquiátrico de Volterra, como los pacientes amontonados en estrechas salas, siendo examinados por doctores mientras los ojos del paciente están vacíos, sin vida.

El psiquiátrico de Volterra es tan sobrecogedor como bello. Con pasillos donde se cuela la luz del sol, hermosos jardines y un cielo resplandeciente.

Si bien es cierto que su avance es terriblemente lineal, siempre podremos volver atrás para visitar diversas salas y, además, buscar las páginas del diario de Renée o los documentos que están repartidos por el lugar. Estos documentos nos ayudarán a entender mejor al personal, o conocer la situación de otros pacientes.

Un detalle que saltará a la vista enseguida es que gráficamente cumple, pero nada más. Aunque hay que hacer una mención especial a la luz, la cual se cuela por cada rendija del hospital y se proyecta sobre el suelo de los estrechos pasillos, dibujando las sombras de las hojas de los árboles meciéndose por el viento. Y es que a pesar de esto, como comentaba antes, consigue hacer que nos olvidemos de su discreto apartado técnico con un sensacional apartado artístico.

Jugabilidad y duración

Seré directo, prácticamente nos limitaremos a caminar y a leer. The Town of Light es una experiencia puramente narrativa, por lo que LKA ha reducido el plano jugable a desplazarnos por el psiquiátrico e interactuar con apenas una serie de objetos.

Esto será un impedimento para muchos. Sí, es innegable que esta obra hubiese sido mucho más llamativa con un apartado jugable tan bueno como el narrativo, pero por desgracia no es así. Esto lo hace un título de nicho, que gustará a aquellos que no les importe este detalle, sobre todo aquellos acostumbrado a este tipo de géneros más narrativos en los que la jugabilidad es un simple trámite para seguir el hilo, pero echará atrás a aquellos que busquen cierta profundidad en sus mecánicas.

La experiencia dura alrededor de 3 o 4 horas. Sí, son pocas, pero consiguen mantener un nivel argumental sensacional, siempre despertando la curiosidad del jugador por conocer más sobre la trágica historia de Renée.

Apartado sonoro y rendimiento

The Town of Light destaca por un apartado sonoro minimalista que aboga por sonidos ambientales, como el cantar de los pájaros o las hojas mecidas por el viento. Solo en algunas ocasiones la música hace acto de presencia, destacando melodías melancólicas a piano o algunos temas más tensos cuando la escena ser torna más oscura.

Una mención especial para Flaminia Fegarotti, la voz de Renée en inglés que nos hace sentir como si tuviésemos el corazón en un puño con cada una de sus palabras. Con esa mezcla de tristeza y, a la vez, esperanza en poder seguir adelante después de aquellos actos horribles que tuvo que vivir. Su voz es prácticamente la única que escucharemos durante la aventura, y el trabajo de LKA por darle personalidad a sus palabras ha sido de diez.

The Town of Light destaca por su minimalismo y mimo en su apartado sonoro. Con melodías poco intrusivas, melancólicas y , por supuesto, la voz de Renée creándonos un intenso escalofrío ante su narración de los hechos.

En cuanto al rendimiento hay malas noticias, y es que arrastra problemas como pequeños bajones de FPS que evitan que la cámara se mueva con la suavidad que debería. Hay otros menos molestos, como una leve tardanza en cargar las texturas en ciertas ocasiones, y cómo la vegetación aumenta cuando nos acercamos, disminuyendo según nos alejamos. Esto no empaña el trabajo artístico de LKA, pero debe mencionarse.

El título, como dije anteriormente, cumple en sus gráficos sin despuntar, y es por esto que esos problemas no deberían estar ahí, pero por desgracia están y algunos como los FPS sí que llegan a resultar molestos.

Conclusiones

The Town of Light es una experiencia que merece ser jugada, que nos trae miedos humanos y reales, con una historia que se clavará en nuestro corazón y nos hará sentir terriblemente superados por un mundo cruel y horrible. La historia de Renée es una de esas muestras que el videojuego es un medio que ha crecido y busca contar algo más adulto y oscuro que nos haga reflexionar.

Sí, estamos ante un juego corto y que no apuesta por la rejugabilidad, con mecánicas centradas en seguir la historia y nada más, pero merece ser jugado al menos una vez en la vida para mostrarnos el terror más humano, aquel que no busca que saltemos de la silla o quitarnos el sueño de las noches, si no el que nos invita a reflexionar sobre a dónde puede llegar la crueldad humana.

The Town of Light

Puntuación Final - 7.5

7.5

El psiquiátrico de Volterra oculta terribles historias. Aquellos jugadores amantes de los guiones desgarradores encontrarán un título que, aunque jugablemente no tenga mucho que ofrecer, sí tiene demasiado que contar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X