AnálisisPC

Drifting Lands – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Los Shoot ‘em up son ese tipo de género donde el jugador maneja una nave en scroll lateral mientras va eliminando hordas de enemigos que pueden aparecer por cualquier punto de la pantalla. Es un género que no esta tan sobreexplotado como otros de acción o aventura, por poner un ejemplo. Y es por eso que no es tan difícil hacerse un hueco en el mercado. En esta ocasión os traemos Drifting Lands, un juego de este género sumándole también el género de ARPG. Desarrollado por Alkemi, nos traen un juego con gráficos mejorados, pero con la esencia de los juegos clásicos de navecitas en vertical.

Sobreviviendo en un mundo inhóspito

El mundo de Drifing Lands sucede en un planeta que ha sido desfragmentado tras un gran cataclismo, haciendo que las piedras y lo que será nuestro hogar se mantenga a flote por anomalías gravitatorias.

La civilización humana está controlada por corporaciones privadas que actúan como estados totalitarios. Por otro lado y siendo nuestro caso, seremos parte de un grupo nómada, compuesto por proscritos, contrabandistas y mercenarios, donde tendremos que sobrevivir con los escasos recursos que encontraremos en el planeta y luchando contra las decisiones políticas.

Tendremos que mejorar nuestra nave, comprar otras, encontrar recursos, desbloquear habilidad y, lo más importante, sobrevivir todo lo que podamos.

No tiene una historia como tal el juego, pero ofrece una diversión única.

Los créditos y las habilidades, un factor muy importante

Durante nuestra travesía por los distintos niveles, cada vez que eliminemos enemigos nos darán una cierta cantidad de créditos, la cual es la moneda de cambio de este juego. Al final del nivel nos llevaremos un porcentaje de los créditos conseguidos, y con ellos podremos usarlos para comprar varias mejoras.

En primer lugar deberemos ir a nuestro hangar. Una vez aquí podremos mejorar la estructura de nuestra nave, que nos aumentará la vida y la armadura, el poder que nos aumentara la vida y el poder de las habilidades y, por último, la navegación que nos aumentará la vida y el daño que hagamos con el arma que lleve equipada la nave.

También podremos comprar habilidades de las que dispondremos tres tipos: habilidades básicas, avanzadas y automáticas. Tanto las habilidades básicas como las avanzadas nos podremos equipar un máximo de 4, cada una con sus propios efectos, láseres, campos de curación, minas y un largo etcétera. Por otro lado, las habilidades automáticas se activan cuando sucede algo en el nivel, como por ejemplo obtener créditos extras o la posibilidad de abandonar el campo de batalla antes de morir.

Podremos mejorar nuestra nave, con un sin fin de armas, equipamiento y stats.

El mercado negro y el diseño de las naves

En Drifting Lands contaremos con un mercado que nos será de gran utilidad para ir mejorando las piezas de nuestra nave o para comprar nuevos diseños de estas.

Pagando una cierta cantidad de créditos podremos comprar energía, cañones, láseres y motores, entre otras muchas opciones para personalizar al máximo el diseño de nuestra nave. Por supuesto, también podremos vender aquellas piezas que vayamos recogiendo por los niveles, para obtener unos créditos extras y usarlos para comprar otras piezas.

Contaremos con tres tipos de naves, las cuales podremos ir actualizando en mejores versiones. Cada una cuenta con sus propias ventajas y desventajas, por lo que depende de cada jugador que estilo de combate prefiere para salir de cacería.

En el mercado podremos comprar piezas de todo tipo para nuestras naves.

Una historia bastante extensa

Como hemos dicho a lo largo de todo el análisis, deberemos ir superando los diferentes niveles para avanzar, actualizando así las misiones y con ello la dificultad del juego. Empezaremos con misiones que podremos pasar sin ningún problema, pero conforme vayamos avanzando la cosa se complicará, teniendo que volver a anteriores niveles para farmear unos cuantos créditos y mejorar así la nave. No recomiendo ir muy a lo loco, pues si morimos en una misión y no abandonamos antes de morir, perderemos todo lo que tengamos de la nave, incluido los stats y las piezas puestas en ella.

Aunque haya habilidades que harán que salgamos automáticamente del nivel si vemos que vamos a morir, no recomiendo usarla, ya que se premia la habilidad para esquivar proyectiles y con ello ponernos mejores habilidades.

La jugabilidad por otro lado es entretenida y sencilla. Con el teclado y el mando dispararemos con el espacio, nos moveremos con las teclas de dirección y usaremos nuestras habilidades con los números del uno al cuatro. Aunque también se puede jugar con mando si así lo deseamos. El control de la nave responde a la perfección, teniendo que ser nosotros los que mejoremos con el paso de las horas.

Drifting Lands no cuenta con un modo multijador, tendremos una lista de ranking con las mejores puntuaciones de toda la gente que tenga el juego. Algo muy habitual en tipos de este juego, donde podremos intentar superar a los mejores para que nuestro nombre salga de los primeros de la lista.

Tendremos que aumentar el nivel de las misiones hasta el grado 10.

Un árcade remasterizado

Tanto el apartado artístico como el sonoro, gozan de un buen equilibrio entre ellas. El primero nos recordará a los típicos arcade pero con unos paisajes de fondo en movimiento (tornados, lluvias, entre otros factores que afectarán al clima), que nos transmitirán una sensación de epicidad, así como el detalle de las balas.

El apartado de sonido es muy pegadizo y rápido, dándonos así ese empujoncito para no quedarnos dormido mientras pilotamos nuestra nave.

Una mezcla explosiva entre arte y sonido de los que no nos podremos quejar en ningún punto del juego.

El apartado artístico es muy bello y pegadizo con el sonido.

Conclusión

Drifting Lands es un Shoot’em up mezclado con toques RPG, donde tendremos que mejorar nuestra nave, con mejoras de stats, comprando nuevo equipo o habilidades, u otras naves para poder avanzar sin peligro por el mundo hostil en el que nos vemos sumidos.

Con toques musicales y un arte bastante curioso que no nos hará mal a la vista, llegando a estar entre 15 y 20 horas para poder conseguir todo. Muy buen trabajo por parte de Alkemi, que han sabido traernos el típico arcade de navecitas en vertical a nuestros tiempos.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X