AnálisisPC

Wonder Boy: The Dragon’s Trap – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: Playstation 4, Xbox ONE, Nintendo Switch 

Hoy os traemos el análisis del remake de uno de los juegos más famosos de la Sega Master System, Wonder Boy: The Dragon’s Trap. Juego de acción y aventura en 2D con toques RPG y recreado por el estudio francés Lizardcube, los cuales han sabido traernos un  homenaje adaptado a nuestra generación, con unos gráficos y un sonido totalmente renovados, con la misma jugabilidad de antaño y ofreciéndonos así una experiencia única.

El héroe convertido en lagarto

La premisa de este juego nos pondrá en la piel de Wonder Boy, un joven que se enzarza en una dura batalla contra el Mekadragón en su guarida. Pero una vez derrotado, nuestro héroe es maldecido por el dragón convirtiéndolo en un lagarto. Ahora, nuestra misión siendo un lagarto será encontrar la manera de deshacer este maleficio y volver a ser el chico que mató al Mekadragón.

El juego tiene tres dificultades: Fácil, para aquellos que son inexpertos en estos tipos de juego. Se les dará una ayuda extra y los enemigos serán mas fáciles de abatir. Normal, un reto de dificultad estándar para todos aquellos que ya sepan manejarse. Y por último, difícil, modo que hará que sudemos la gota gorda si queremos completar el juego. Presenta un verdadero reto para aquellos amantes de este género.

También tendremos la posibilidad de elegir entre Wonder Boy y Wonder Girl. En lo personal, prefiero a Wonder Boy, por que el juego trata 100% de él, pero si alguien quiere vivir la historia desde la perspectiva de Wonder Girl, también es un acierto. Ambos tienen las mismas características durante todo el juego.

Un homenaje desarrollado con mucho esmero y cariño.

Empieza el camino para deshacer el maleficio

Como bien dije antes, Wonder Boy será convertido en un lagarto tras derrotar el Mekadragón, y nuestra misión será encontrar la forma de volver a nuestro estado original, pero esta no será la única transformación por la que pasaremos.

Para avanzar por el mundo de Wonder Boy, nos iremos convirtiendo en un ratón, un hombre piraña, un león y, por último, en halcón. Cada uno con sus propias mecánicas y diferentes stats que nos ayudarán a avanzar. Incluso tendremos que ir por caminos por los que habíamos pasado anteriormente para continuar nuestro camino. En este apartado, nos dará la sensación de que estaremos en el género metroidvania.

No es un juego realmente extenso, entre 5-7 horas de duración, la dificultad reside en que no tendremos una guía que nos diga por dónde ir y tendremos que ser nosotros mismos los que averigüemos el camino correcto. Incluso nos veremos impotentes en ciertas situaciones con los enemigos, si no estamos acostumbrados a este tipo de juegos o al original de 1989.

Pasaremos a lo largo de 5 transformaciones hasta volver a ser Wonder Boy de nuevo.

Las monedas, nuestro mayor aliado

En Wonder Boy, al matar enemigos, nos podrán soltar monedas, corazones u objetos para eliminar otros enemigos. Con las monedas que nos suelten podremos comprar equipamiento para nuestro personaje: Espadas, escudos o armaduras. Algunas con características únicas, que serán totalmente imprescindibles para el progreso adecuado de nuestro periplo.

También podremos usar estas monedas para comprar pociones que nos revivirán una vez muertos y darnos una oportunidad extra, o simplemente para rellenar nuestra salud en la posada.

A parte de los corazones, que obviamente sirven para recuperarnos un poco de vida, también tendremos la posibilidad de que nos suelten algunos objetos que nos servirán para derrotar a los enemigos mas fácilmente, como por ejemplo bolas de fuego, rayos, flechas, etc.

Tendremos la oportunidad de equiparnos mediante el oro que consigamos de los enemigos.

El cambio entre 8 bits y la alta definición

Uno de los cambios que tiene este remake, y que es bastante notorio, es el apartado gráfico. Todo ha sido rediseñado desde cero, con una alto nivel de detalles y una alta definición que nos hará maravillarnos ante tal trabajo. Tendremos la opción durante el juego de cambiar entre la versión de 8 bits y la alta definición, tan solo tendremos que pulsar un botón y todo cambiará. Con esto se nota realmente el cambio tan espectacular que tiene.

Lo mismo pasa con el sonido. Este ha sido remodelado para ir a juego con la versión en alta definición de los gráficos. Y, por supuesto, también podremos cambiar entre el sonido de 8 bits y el remodelado.

Podremos jugar como queramos, con gráficos 8 bits y música remodelada, al revés o con ambas en 8 bits y recordar viejos tiempos.

En Wonder Boy, podremos cambiar tanto el aspecto y el apartado sonoro al antiguo.

Una jugabilidad un tanto rara

El juego tiene un control bastante sencillo. Solo tendremos un ataque, que es el de la espada y el salto. El problema reside en pequeñas imperfecciones a la hora de pegar a los enemigos, ya que no podemos movernos mientras atacamos. Por otro lado, tanto los saltos como el uso del escudo son muy cómodos. Este último bloqueará cualquier proyectil siempre que estemos enfrente, sin tener que preocuparnos de presionar cualquier botón.

No podremos guardar en ningún momento, excepto cuando salimos del juego, pero cuidado con esto, ya que cada vez que salgamos de la partida, volveremos al punto inicial, ósea, la aldea.

También tiene un modo exploración con habitaciones ocultas, cofres del tesoro, que nos invita a rejugar tras pasárnoslo.

Aunque cuente con algunas imperfecciones en el sistema de combate, se acaba haciendo ameno.

Conclusión

Wonder Boy: The Dragon’s Trap es un homenaje al antiguo Wonder Boy y ha sido recreado de tal manera que nos hará pensar que son dos juegos totalmente diferentes, pero al fin y al cabo es todo igual, excepto la alta calidad gráfica y el magnífico apartado sonoro.

Con un modo RPG, donde tendremos que gastar todas las monedas para comprar espadas, escudos o armaduras. Así como curarnos la vida o comprar pociones para revivir una vez muertos.

Pasaremos por las diferentes transformaciones para poder avanzar por los distintos niveles, venciendo a cada boss final y poder encontrar la solución al problema del joven héroe, que fue capaz de derrotar al temible Mekadragón.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X