AnálisisPS4

Tekken 7 – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: Xbox One & PC.

Al fin tenemos en el mercado el esperadísimo Tekken 7. Y con su llegada ponemos el broche final a la historia del clan Mishima, dejándonos un buen sabor de boca tras completar el modo historia.

Pero no adelantemos acontecimientos, porque al fin podemos gritar de nuevo:

Get ready for the next battle!

Comenzaremos por lo más básico y algo que considero bastante importante. El modo historia y lo que un juego de este género es capaz de ofrecernos. Si bien y debo admitir que nunca he sido muy fanática de Heihachi, debo reconocer que la historia del clan Mishima se me antoja como un auténtico drama de pies a cabeza. De esos que te enganchan desde el principio hasta el final.

La relación padre e hijo es un poquito turbulenta. A veces incluso me ha resultado pesada y enfermiza, pero supongo que la costumbre de conocer a los personajes ha derivado en poder disfrutar de este modo. La historia se nos presenta por medio de cinemáticas que se intercalan con episodios presentados como si fuesen algún tipo de novela visual, emulando un libro de ilustraciones. Me ha parecido acertado y ameno recurrir a este tipo de recursos, sumando puntos al desarrollo de la trama.

Como sabéis, el gen demoníaco está muy presente en la historia de los Mishima, mostrándonos a un nuevo personaje muy querido (y seguramente también odiado) por numerosos jugadores asiduos a este género. Akuma se hace con gran parte del protagonismo del modo historia, en relación a lo ocurrido con Kazumi Mishima, protagonizando algunos combates de transición que pueden resultar algo complicados. En general, la dificultad no me ha parecido demasiado elevada, excepto en un par de ocasiones donde si he sudado la gota gorda para poder vencer a los oponentes. Es algo que veo común en la saga. Jugar de una forma más o menos tranquila hasta que el pico de dificultad se ve elevado repentinamente por culpa de algún luchador extrañamente poderoso. Nada raro en este tipo de género.

Agradezco enormemente que al fin, y tras tantísimas entregas, podamos zanjar ciertos temas en relación a la historia de Heihachi y compañía, dejándonos como decía, con un buen sabor de boca cuando ante nosotros aparecen los créditos finales. Destacaré también la asistencia que nos ofrece el modo historia, donde aparecerán diversos combos de combate en la esquina inferior de la pantalla, aligerando la dificultad que podamos encontrar a nuestro paso.

¡Cuántas caras nuevas! ¿Estamos en una fiesta y no nos hemos enterado?

Tekken 7 cuenta con la maravillosa cifra de 37 luchadores en total. Ocho de ellos son personajes nuevos en la saga que encajan perfectamente con el estilo del juego, haciendo que mostremos interés en aprender el abanico de posibilidades que se abre ante nosotros.

No quiero dejarme atrás la presencia de Eliza, a la que solo podías conseguir si te hacías con la reserva del juego y que apareció en el nostálgico y fugaz: Tekken Revolution. Ella consigue, junto al mítico Akuma, darle un toque diferente al plantel de luchadores. Sobre todo porque imita muy bien al primero en cuanto a especiales se refiere, teniendo también su propia barra de recarga para realizarlos. ¿Estamos ante una pequeña posibilidad de ver en el futuro el olvidado Tekken x Street Fighter? No sé que pensaréis vosotros, pero por mi parte estaría encantada de que el proyecto siguiese adelante. Cruzaré los dedos, por lo que pueda pasar…

Estoy muy satisfecha con la nueva plantilla de luchadores. He probado absolutamente todos y ninguno me ha dejado indiferente. Normalmente suelo jugar con un par de personajes que considero mis “main” en esta saga y a veces me da mucha pereza cambiar mis opciones de selección, pero en esta entrega estoy volviendo a recuperar la emoción de aprender de cero con las nuevas incorporaciones. Así que por mi parte, es un grandísimo punto a su favor.

Rage Art.

No todo van a ser mariposas y flores, claro.

Una de las novedades de esta entrega es el uso del Rage Art, un potentísimo ataque especial que surge cuando tu luchador se acerca irremediablemente a la muerte, perdiendo muchísima vida durante el combate y concediéndole, como si de un hada madrina se tratara, el poder de remontar (a mi parecer, absurdamente) un combate que estaba más que perdido.

Porque seamos sinceros… ¿A quién le gusta esquivar, encadenar y golpear con conocimiento cuando de repente el contrincante te vence de esta forma? A nadie. Al menos a mi no.

Sinceramente y si por mi fuese, eliminaría este tipo de movimientos del juego. No quiero sonar demasiado dura con esta opinión, pero jamás le he visto la gracia a los movimientos especiales tan devastadores. A pesar de que gracias al Power Crush podremos absorber gran parte del daño y hacernos en el modo práctica con un par de trucos para aprender a combatir en condiciones frente a este tipo de novedades.

¿Qué ropa me pongo hoy?

Si hay algo que me gusta muchísimo y con lo que disfruto enormemente, es cuando hay algún tipo de sistema de personalización de personaje. Por muy ridícula que pueda resultar la ropa o incluso los complementos. Porque seamos sinceros…En Tekken no se caracterizan precisamente por un gusto exquisito de personalización. No es como en el mítico Soul Calibur, donde tenias tantísimas opciones que podías pasarte las horas muertas personalizando luchadores.

Es por esto que el modo de juego Combate de tesoro es adictivo y completamente un acierto. Son combates muy parecidos a su modo Arcade, con la excepción de que se centran únicamente en conseguir cofres para la personalización y muchísimo dinero de combate.

Incluso te enfrentarás a oponentes con características y objetos únicos, a los que podrás robar su atuendo especial si consigues vencerlos. Implementan también novedades, como el combate a doble de daño y las luchas a una velocidad duplicada, que harán más entretenido el subir de nivel y conseguir muchísimos objetos para tus luchadores.

¿Te apetece echar unos combates?

Aquí es donde doy las gracias infinitas por el modo online, que me ha parecido muy completo y al menos a mi me va bastante fluido.

Tienes muchísimas opciones para sacarle partido al juego. Desde crear tus propias salas de Torneo con unas reglas especiales, hasta salas privadas con tus amigos para practicar sin descanso. Eliminaciones simples y dobles, número de jugadores o combates simultáneos para poder aligerar la espera, son algunas de las opciones que harán las delicias de los que opten por echarse unos combates online.

Recomiendo enormemente disfrutar de este modo, exprimiendo el máximo todas sus posibilidades.

Conclusiones.

Tekken 7 cumple bien su cometido. Es una entrega entretenida y que ayuda a disipar las dudas sobre la historia de los Mishima. Si bien no es el mejor de la saga, cumple con creces su función, convirtiéndose en una gran apuesta del género en lo que llevamos de año.

Todo un clásico que ha regresado con un montón de personajes muy carismáticos (Lucky Chloe me ha parecido un gran acierto) y nuevos modos de juego que a pesar de sustituir algunos que se echan en falta, no decepcionan.

Recomiendo su compra si eres un fan del género y por supuesto, si te gustan los juegos de lucha rápidos y que terminan convirtiéndose en todo un clásico.

Etiquetas

Aruba Chan

Cosplayer y artista amante del diseño gráfico, de la fotografía y el dibujo. Llevo jugando videojuegos desde que era pequeña, pero siempre guardaré en mi memoria The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X