AnálisisPC

Vanquish – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: Xbox 360 & PS3.

Podrá gustar más o menos, podremos debatir respecto a la situación actual o al pasado reciente, pero una cosa es segura: Platinum Games fue el estudio que revolucionó la pasada generación de consolas. Los nombres detrás del en aquél entonces novedoso estudio presagiaban el éxito, pero nadie contaba con que darían tantos juegos de tanta calidad en relativamente poco tiempo. Desde MadWorld hasta The Wonderful 101, pasando por Metal Gear Rising Revengeance o Bayonetta, juego del que os hablamos hace poco, y su secuela y, por supuesto, el título que hoy nos ocupa: Vanquish. Pese a poder imaginar los motivos, no me queda del todo claro porque la compañía lleva sus juegos al PC, pero sean los que sean, los agradezco. Nunca he necesitado excusa para rejugar algún juego bueno, pero si quisiera una la mejor sería un relanzamiento en una plataforma nueva. Vanquish llegó al mercado en una época en que todos los shooters querían ser Call of Duty: Modern Warfare, en jugabilidad, en planteamiento y sobretodo en éxito; pero al bueno de Shinji Mikami, mejor conocido por ser el genio que ideó Resident Evil, esas cosas no le importaron y simplemente se dedicó a hacer un shooter muy diferente a lo que el mercado tenía para ofrecer y vaya que lo logró. Aquellos que nunca hemos sido muy fans del género fuimos sorprendidos de grata forma por lo que el otrora padre del terror había hecho. Hoy toca repasar esta maravilla y ver lo que su nueva versión tiene para ofrecernos. 

Otra vez rusos contra americanos

Todos tenemos claro que en la industria del entretenimientom los nazis y quizás los zombies, son los villanos predilectos, posiblemente los más fácil de usar también, aunque el enfrentamiento Estados Unidos contra Rusia es un tópico igualmente recurrente. Vanquish decide ofrecernos una nueva versión de dicha disputa aunque en un escenario diferente. Nos situamos en un futuro distópico, en donde la población ha aumentado tanto que el mundo entero está matándose entre sí por obtener los pocos recursos que quedan y, como era de esperar, tenemos en un bando a los americanos y en el otro a los rusos. La situación del mundo produce una crisis energética que el país de las barras y las estrellas intenta solucionar con el lanzamiento de una estación espacial con un generador de energía solar, y en un inesperado giro a los acontecimientos los rusos deciden tomar dicha estación y destruir San Francisco para obligar al gobierno americano a someterse ante ellos.

Víctor Zaitsev, el cerebro detrás de todo y antagonista principal, amenaza con destruir Nueva York si EEUU no se rinde ante el poderío soviético. En otro giro de guión que no sorprende a nadie, los americanos deciden que no se darán por vencidos, así que recurren a un grupo especializado y… ¡Que empiece la guerra! Seamos sinceros, la historia es típica de alguna película de acción de los años noventa, y por muy interesante que pueda ser, no es que esté trabajada de la mejor forma. Únicamente es una excusa para ponernos en un traje de alta tecnología y destruir todo lo que se ponga frente a nosotros. 

La vida es mejor con jetpacks

En este nuevo capítulo de la rivalidad Rusia-USA controlamos a Sam. Miembro del equipo al que el gobierno norteamericano recurre para detener los planes rusos. Sam está equipado con un traje, que es lo último en tecnología militar que nos permite llevar tres armas diferentes, de entre un gran  y variado arsenal disponible y que se ve aumentado con la inclusión de las armas que salieron en su momento como contenido descargable, también podremos llevar dos clases de granadas distintas, además de dotarnos con un poderoso ataque cuerpo a cuerpo capaz de hacer mucho daño de un solo golpe. El tema del armamento está cubierto de forma impecable, hay muchas alternativas entre fusiles, metralletas, escopetas, granadas y demás; eso sin mencionar la posibilidad de usar el ataque físico. Las alternativas están ahí y sólo debemos elegir las que creemos que encajen mejor con nuestra forma de jugar o simplemente elegir las que más nos gusten.

Por otra parte, la armadura nos da la posibilidad de ralentizar el tiempo, pero el gran atractivo es a su vez lo que hace que la jugabilidad de Vanquish impresione desde el primer contacto. Es un traje que lleva jetpacks equipados a las piernas y a los brazos. Esto no nos permite volar, pero lo que sí podemos hacer es deslizarnos por el suelo a velocidades muy altas y podemos disparar mientras lo hacemos. Esto dota al juego de un frenetismo y un vértigo impresionantes y que resulta más espectacular al combinarlo con el tiempo bala. Podemos ver un escenario repleto de enemigos, lo cual es habitual, y deslizarnos por el mismo a toda velocidad mientras vamos disparándole a todo lo que se mueva y si vemos que la cosa se pone muy complicada, pues ralentizamos el tiempo para poder contar con alguna ventaja, cabe mencionar que esto sucede de varias formas: podemos ser nosotros los que manipulemos el tiempo o el juego lo hace automáticamente cuando nuestra vida este por acabarse.

Los escenarios están magistralmente diseñados, y a la vez son caóticos con acción sucediendo por todos lados, aunque otra vez que suelen terminar con un extraordinario enfrentamiento contra un titánico jefe. Cada misión la emprenderemos con un equipo al que podemos auxiliar si se ven en apuros y que a su vez ayudan mucho ante la gran cantidad de contrincantes que el juego pone en pantalla. Por ahí encontraremos torretas que podemos controlar para hacer más daño o incluso seremos capaces de manejar algún mecha que encontremos por ahí. Diversidad de armas, torretas, mechas, tiempo bala, granadas, acción sin control, peleas con jefes impresionantes y ¡Jetpacks!, ¿Se puede pedir más? Realmente es un placer sumarse a la fiesta de acción desenfrenada y sin sentido que Vanquish plantea.

Las bondades del ratón

La llegada al PC de Vanquish hace posible disfrutar de él con ratón y teclado, eso junto con verlo a 60 impactantes fps convierten al juego en algo todavía más espectacular de lo que fue en su momento. Tal vez por tratarse de un shooter o por el estilo de juego o por la calidad del port o por lo que sea, pero lo cierto es que controlar al bueno de Sam con ratón y teclado se siente muy bien y si le sumamos el hecho de verlo a una tasa de fotogramas más alta, poco más hay que decir. Es un deleite visual que sencilla hay que experimentar.

La estética del juego tira por un estilo futurista que podrá parecer genérico y en cierto sentido quizás lo sea, pero el diseño visual y artístico del título hacen que cuente con personalidad propia. El apartado sonoro es memorable, el sonido del ambiente está representado de forma adecuada. Los sonidos de  los tiroteos y de la acción de la que somos testigos son los idóneos para la experiencia ofrecida, mientras que la música opta por un estilo un tanto tecno que logra encajar bien con el tipo de juego que es y con las situaciones vividas tanto en las cinemáticas como en las partes jugables.

Conclusiones

Vanquish fue una muestra más de que Platinum Games venía para quedarse, una de las obras maestras de su género y de su generación y que hoy tenemos la fortuna de tenerlo en PC para que aquellos que desconozcan esta maravilla puedan disfrutarla. Una historia que es mera excusa para la jugabilidad, pero llega a ser interesante. Los personajes no son especialmente destacables, pero cada uno cumple con su función. Quizás suene muy raro un shooter que no tenga ningún modo online o multijugador, pero lo cierto es que Vanquish no lo tiene y tampoco lo necesita. Ofrece un notable diseño de niveles en escenarios repletos de acción, con un destacado uso de las coberturas y los culmina con broche de oro con impactantes batallas con jefes, los pocos Quick Time Events con los que cuenta son implementados de forma estupenda y a diferencia de otros juegos su planteamiento no afecta en lo más mínimo a la experiencia. Tal como dije antes, jugar este título a 60 fps con ratón y teclado es algo que hay que hacer, aunque los que no sean muy amigos de ese esquema de control pues hay que recordar que el juego salió originalmente con el mando como única opción y sigue siendo igual de divertido ya sea con una forma de control o con la otra. Su problema más grande sería la duración, que se siente muy corta y te deja con muchas ganas de más; por fortuna esto se logra solventar gracias a un extraordinario factor de rejugabilidad. Vanquish es un shooter que no quiere ser serio, solo quiere ser divertido y lo consigue de forma sublime ofreciéndonos un nuevo enfoque para su género y una experiencia espectacular.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X