AnálisisPC

The Final Station & The Only Traitor – Análisis PC

Últimamente estamos acostumbrados a ver de forma constante juegos que intentan llegar a poder transmitir una experiencia gráfica de proporciones que jamás habríamos podido imaginar hace unos años. Pero es curioso que, dentro de esta época, uno de los estilos gráficos que ha experimentado un auge total sea el pixel art. Y es que muchas veces no se necesita mucho para lograr una experiencia la mar de enriquecedora e interesante, y eso es algo que los desarrolladores indies nos demuestran cada día.

Esta vez me he enfrentado a The Final Station, un juego creado por el estudio indie Do My Best Games, que nos presenta una aventura postapocalíptica en la que tendremos que viajar a un mundo al borde de su extinción en una locomotora. Sin más dilación, veamos qué sorpresas nos aguardan en el juego.

Señores pasajeros, bienvenidos a bordo del tren

En The Final Station nos meteremos en la piel de un maquinista de tren que, durante su turno de trabajo, acabará viéndose envuelto en la Segunda Venida. Los invasores que aparecen en el primer ataque volverán y llenarán el país de grandes capsulas que liberan un gas desconocido, infectando así a todos aquellos que tengan contacto con este y causando que se conviertan lentamente en un ser negro que no dudará en atacar a los que no estén infectados.

El objetivo principal del juego es muy simple, ir de estación en estación y buscar en ellas el código del bloqueador que parará nuestro tren,para continuar nuestro viaje y descubrir a poco a poco la historia que esconde. Es una lástima que la persona encargada de mantener el código siempre esté en la parte más lejana de la zona y nos haga explorar toda la estación para dar con él, pero es parte de la gracia del juego.

Mientras exploremos las estaciones, encontraremos notas que nos contarán más de la historia y nos darán alguna pista de lo que ha ocurrido, materiales para construir balas o botiquines o utensilios que nos servirán de dinero. Además, encontraremos supervivientes que podremos llevar en el tren y que nos darán recompensas si conseguimos llevarlos con vida a la estación deseada, pues tendremos que cuidarlos durante el viaje, sin olvidarnos de los infectados.

A su izquierda, podrán ver unas bonitas vistas llenas de infectados dispuestos a matarnos

En cada estación deberemos enfrentarnos a los infectados, unas criaturas humanoides completamente negras que nos darán muchos problemas. Durante esta primera aventura llegaremos a encontrar unos seis tipos de infectados diferentes, cada uno con un aspecto y forma de actuar distinta al resto. Los infectados suelen aparecer en grupos, y alguna vez es preferible evitarlos para poder guardarnos la escasa munición que encontraremos, o para evitar gastar botiquines para curarnos.

Para enfrentarnos a estos seres dispondremos de varias herramientas para defendernos, un ataque cuerpo a cuerpo que puede cargarse y eliminar a algunos de ellos de un solo golpe, la pistola que tendremos desde casi el principio de la partida, una escopeta mucho más potente y, para acabar, el rifle que, al encontrarlo, reemplazará a la pistola. Estas armas podrán mejorarse mediante potenciadores, que nos dará algún superviviente al llevarle a salvo a la estación que toque o comprándolas en tiendas. Además de estas, también podremos coger algunos objetos del entorno para luchar: cajas, televisores, un inodoro, o los ya típicos barriles explosivos que no pueden faltar en estos juegos.

Los infectados son unos enemigos muy duros que nos liquidarán muy fácilmente si no tenemos cuidado. Siempre tendremos que enfrentarnos a ellos con un plan, o acabaremos sin munición o mordiendo el polvo. Algunas veces la lucha será inevitable, por lo que es recomendable almacenar la mayor cantidad de munición posible para esos momentos.

A su derecha podrán ver el coche con el que terminaremos el viaje

En la expansión The Only Traitor dejamos de lado al conductor de tren y nos encontramos con un nuevo protagonista, que viajará en coche buscando un refugio en el que poder meterse. Durante su viaje tendrá que ir haciendo paradas por tres objetos esenciales: agua, comida y gasolina; aunque también iremos encontrándonos con algunos supervivientes, solo que podremos llevar uno a la vez, aunque podrá ser intercambiado si nos apetece, teniendo en cuenta tres características que cada uno tendrá diferentes: elaboración, cuanto más tengan de esta menos materiales necesitaran para construirnos balas o botiquines; curación, que definirá la cantidad de salud que podrán curarnos, y sociabilidad.

Do My Best Games ha mejorado algunos de los aspectos del combate en esta expansión, aunque tendremos menos armas, el ataque cuerpo a cuerpo ha cambiado, convirtiéndose en un combo de tres golpes, con un bate muy efectivo contra los infectados que también puede cargarse. Las paradas son más largas y dan más pie a la exploración, con elementos que responden algunas de las preguntas que nos dejará la historia de The Final Station. También aparecerán nuevos tipos de infectados y algún retoque a alguno de los antiguos para hacerlo más duro de pelar.

¿Qué han preferido más? ¿Coche o tren?

Una de las partes que más veremos tanto en el juego principal como en la expansión, son las transiciones del viaje que se realiza entre cada parada. En The Final Station viajaremos en tren, mientras que en The Only Traitor lo haremos en coche.

Con el tren, el viaje es más interactivo a la par que mete presión. Todo superviviente que encuentres viajará en el tren y su salud y hambre irán disminuyendo, con lo que tendrás que utilizar tus provisiones para ayudarles si quieres que lleguen vivos a la siguiente parada. Has de hacerlo mientras te ocupas de controlar diversos dispositivos del tren, que fallarán aumentando el consumo energético del mismo y causando graves consecuencias si no consigues controlarlo.

Además, también verás parte de la historia mediante los diálogos de los supervivientes mientras viajan; si es que consigues verlos, porque la mayor parte del tiempo no da tiempo a leer sus diálogos por tener que estar controlando todo. Para rematar, tienes que aprovechar ese tiempo para poder elaborar algún botiquín o munición o leer mensajes de compañeros. Hay que estar atento a todo hasta llegar a nuestro destino.

En cambio, todo eso cae al mínimo con el coche. No te has de ocupar del superviviente que te acompaña, más que para que te apañe las cosas. Puedes ver cómo hablan tranquilamente e incluso puedes ignorar todo y pasar rápido el viaje; nada que ver con la odisea ferroviaria.

Esperamos que hayan disfrutado del viaje. ¡Muchas gracias por viajar con Navi Games!

The Final Station es un gran juego que consigue mantenernos en tensión durante toda la historia por enrevesada que esta sea. Los infectados son unos enemigos que en grupo pueden resultar letales, por lo que hay que aprender a diferenciar cuándo luchar y cuándo es mejor dejarlos ir.

The Only Traitor no se queda atrás, mejorando varios de los aspectos del primero; pero empeorando uno de forma muy grave, pues la traducción al castellano  era tan horrenda -diría que hecha con el traductor de Google-, que me hizo cambiar el idioma al inglés. En todo caso, aunque su duración es más bien cort (3h el juego principal y 3h de expansión), sigue siendo un juego perfectamente disfrutable y muy divertido de jugar.

Etiquetas

Guillermo Nicolau

Los videojuegos son mi pasión. Desde muy pequeño siempre he estado rodeado del mundillo gracias a mis hermanos mayores que me dieron acceso a todo, desde lo retro a lo moderno. Espero poder diseñar mis propios juegos en el futuro.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X