AnálisisPC

Crawl – Análisis PC

Los dungeon crawler, o juegos de mazmorra, están de moda, y ha llegado a nuestras manos uno bastante fresco y original con toques ochenteros que nos hará pasar grandes momentos con los amigos. Powerhoof es el estudio que se encarga de desarrollar este juego; que no son nuevos en este mundo, son creadores de muchos juegos gratuitos o game jams.

Ahora se encargan de Crawl, un juego con una estructura típica de los dungeon crawler aleatorios, pero con toques que lo hacen diferente. Veamos por qué.

Amigo, ¿de qué va esto?

De primeras, en la pantalla de titulo nos dice «Insert Coin». Eso nos lleva a que vamos a disfrutar de un juego rápido, sin muchas complicaciones, nada denso argumentalmente; y así es. Crawl no tiene un argumento al que prestar atención, vamos a jugar, a disfrutar del tiempo de una partida y listo.

El juego nos pone en la piel de un personaje que su finalidad es la de acabar con el monstruo de una mazmorra, pero no lo va a hacer solo, puesto que en nuestra aventura nos vamos a enfrentar con hasta tres adversarios más en un escenario de catacumbas generadas aleatoriamente.

Pero eso no es todo, porque aunque acabemos muerto por otro, reviviremos en nuestro fantasma, pudiendo reencarnarnos en unas bestias que, según vayamos consiguiendo puntos matando a los demás personaje, y pasando mazmorras, podremos aumentarlas de nivel para hacerlas más fuertes y así acabar con nuestros compañeros de viaje.

En cada partida habrá tres bestias diferentes a las que podremos acceder desde los pentagramas invertidos que encontraremos en el suelo. Y no solo eso, si no hubiese ningún portal para convertirse en bestia, nos podremos encarnar en los objetos de los escenarios, y los podremos lanzar para hacer daño al protagonista vivo.

Mientras, el héroe que está vivo conseguirá monedas matando a estas criaturas. Estas monedas las podremos canjear en la tienda que hay en cada nivel de la mazmorra, por magias, pociones y armas más potentes para acabar con el monstruo final. Este monstruo solo se podrá acceder desde un portal que encontraremos en cada nivel, y teniendo un mínimo de experiencia, conseguida ya sea como humano matando bichos o siendo un enemigo matando al personaje vivo.

Una vez dentro de la bestia final, nuestra finalidad será acabar con ella. Este bicho también se generará aleatoriamente en cada partida, dando lugar por ejemplo a un bicho de tres cabezas estilo Cerberus de Hércules o un pulpo gigante en un pantano. Pero cuidado, porque si te matan, se volverá a reanudar la partida donde se quedó antes de entrar en el portal. Además, si mueres tres veces en este enemigo final, la partida acabará.

Oye, ¡pues tiene muy buena pinta!

Y así se nos presenta un juego frenético, sin respiración, donde lo más importante es tu supervivencia, llegar al jefe final y acabar con él. Pero no será nada fácil, como hemos comentado antes. Crawl destaca sobre todo cuando lo jugamos con amigos. Los piques entre colegas pueden ser épicos, largos y con mucho sentido del humor. Sin embargo, aunque el juego ofrezca jugadores con IA para las personas que jueguen solas, no se llega a esas cotas de diversión.

Todo esto influye también en un control sencillo, donde solo necesitamos un stick y un par de botones de nuestro mando para hacernos con todo el control del juego. La gracia de que cada partida sea única, es gracias a la creación aleatoria de las mazmorras, que hacen que las partidas no cansen y no se hagan tediosas.

¡Y encima se escucha y se ve muy bien!

Crawl nos presenta un estilo gráfico pixel art de muy buena calidad, donde predominan los colores oscuros, con movimientos de los personajes muy ágiles. Los enemigos finales destacan por su originalidad, muy bien detallados y con muy buenos efectos. También es verdad que al ser siempre el mismo estilo de escenario no hay variedad, y eso hace que podamos entrar en una fase de tedio al ver una y otra vez los niveles, dando la sensación de que no cambian.

En cuanto al sonido, es también muy bueno. Las melodías están acordes a lo que intenta mostrar Crawl, un juego de los ochenta con sonidos sintetizados de calidad. La voz off que escucharemos durante todo el juego te introduce en la atmósfera y los sonido, tanto de las armas como de las magias, es más que correcta.

El juego no viene ni doblado ni traducido al castellano, que, aunque no sea estrictamente necesario, es una pena porque se puede perder el fuelle en partidas. Por ejemplo, al entrar a la tienda y ponerte a traducir mentalmente qué hace un arma u otra, o qué consigues con la pócima que acabas de comprar.

¿Entonces te lo vas a comprar?

Crawl es uno de esos juegos que hay que tenerlo en nuestra biblioteca si vienen amigos a casa. Será el punto de partida para grandes piques entre los colegas. Si vas a jugar solo, perderás muchos momentos de diversión. Es un juego ágil, frenético, divertido, sencillo, y destaca entre otros juegos de mazmorra. Además, si te sientes nostálgico de meter una moneda en una recreativa de los ochenta y ponerle a tu personaje el nombre con tres caracteres, este es tu juego.

Así que si quieres darle una oportunidad, lo puedes encontrar ya en PS4, Xbox One y PC con muy buenos precios en todas las plataformas.

Etiquetas

Said Carmona

Disfrutando de las consolas desde mi Atari 2600 hasta PS4. Nintendero de cuna. La saga Zelda corre por mis venas. Ya de mayor, Assassins's Creed y Kingdom Hearts entre otros me roban el tiempo libre.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X