AnálisisSwitch

I Am Setsuna – Análisis Switch

Bravely Default quizás no sea el mejor JRPG de la historia, por el contrario, está muy lejos de serlo, y es un título con momentos muy buenos y otros que son, como mínimo, cuestionables; sin embargo, hay algo que se le debe agradecer a dicho proyecto, y es que fue el encargado de recordarle a Square Enix que el rol japonés más tradicional todavía tiene mucho que decir en la industria actual. A partir de ahí surgiría un nuevo estudio llamado Tokio RPG Factory, solo el nombre ya es una gran ilusión para los que hemos disfrutado siempre de este género, que se encargaría de producir los nuevos JRPG que la compañía nipona va a ofrecer al mundo. En julio de 2016 nos llegaría para PC y PS4 el primer proyecto de dicho estudio y ahora, con la llegada de Nintendo Switch, se incorpora al catálogo inicial de la consola de la gran N. Hemos podido disfrutar de esta sólida experiencia por segunda vez, en el caso de algunos; mientras que para algunos otros será la primera vez. Sea cual sea el caso, los resultados son bastante sólidos y es un título que tiene mucho sobre lo que se puede comentar.

El viaje del héroe

I Am Setsuna nos cuenta, como la mayoría de JRPG, el viaje del héroe. Su historia se centra en un mercenario llamado Endir, al cual contratan para ejecutar a Setsuna en un sacrificio con el objetivo de calmar a los demonios que amenazan al mundo. Sin embargo, nuestro protagonista se ve incapaz de cumplir dicha tarea y matar a Setsuna, a quien han elegido no se cómo para sacrificarla, y terminamos haciendo equipo junto a ella y a otros personajes que nos topamos en el camino para encontrar otra manera de detener a la amenaza que los demonios representan. El argumento es muy denso y por momentos muy interesante, pero hay que señalar que tiene un inicio potente y poco a poco va perdiendo fuerza; el guión se centra en la misión principal, dejando las misiones secundarias en un plano que casi roza lo irrelevante. Por su parte, los personajes tienen algunos rasgos interesantes y hay alguno que ha sido bien trabajado y tiene un desarrollo aceptable, pero la mayoría de ellos apenas cuentan con profundidad y nos toparemos con personajes bastante planos a lo largo de nuestra odisea. Es importante mencionar que I Am Setsuna soólo está disponible en inglés, por lo que si se desconoce el idioma podría haber problemas para entender el argumento que se nos cuenta.

Luchando como antes

Las mazmorras no podían faltar en este juego, sin embargo, no es precisamente su punto más fuerte. Las mismas están diseñadas de forma excesivamente sencilla, poseen la estructura clásica en donde nos toparemos con varios combates previos a la lucha con el jefe final de turno; pero el planteamiento de las mazmorras en general es muy simple, aunque claro, hay alguna excepción. En el plano del combate no tenemos exactamente el típico estilo por turnos, nos topamos más bien con algo que recuerda mucho, pero muchísimo, al combate de Chrono Trigger. Pero a diferencia del gran clásico de los noventa, en I Am Setsuna el luchar no llega a suponer ningún reto, pero el mérito aquí radica que pese a no suponer mayor dificultad, los enfrentamientos son divertidos. Es agradable luchar, especialmente con los jefes, y el sistema de combate es interesante y funciona muy bien.

Arte oriental

I Am Setsuna es un juego bonito de ver. Su estética está muy bien pensada y se adapta a la perfección con las pretensiones del título. Aquí no hay gráficos hiperrealistas ni poderío técnico. Aquí lo que hay es arte. Visualmente el diseño del mundo en general, y de los personajes en particular, destaca gracias al impresionante trabajo en la dirección de arte que se ha hecho. A nivel técnico, el juego funciona muy bien. No se aprecian problemas de rendimiento ni nada por el estilo. La banda sonora es un espectáculo. Está perfectamente a la altura de los juegos del género que se quedaron para siempre en nuestras mentes. Acompañan de forma adecuada lo que sucede en pantalla y la gran mayoría de las piezas están hechas de forma soberbia y se lograrán quedar en nuestra mente aún después de terminar la partida.

Conclusiones

I Am Setsuna es un juego que sirve como homenaje a los clásicos del JRPG y está plagado de referencias a los mismos, pero logra tener su identidad propia. Es una experiencia sólida que cuenta una historia que llega a ser interesante pese a sus problemas, principalmente de ritmo. Los personajes se sienten poco trabajados en cuanto a desarrollo y los combates y mazmorras son demasiados fáciles, pero pese a su dificultad es muy agradable luchar y recorrer el mundo en el que habitan nuestros héroes. El apartado visual y sonoro son impecables, los dos son un deleite visual y logran destacar mucho. Es un título notable y destacable que claramente va a encantarle a los fans del género que quieran probar nuevas experiencias dentro del mismo y a la vez sentir nostalgia con las referencias a los clásicos. Lamentablemente si no eres fan, éste juego no va a hacer que te vuelvas fan. No intenta atraer nuevos jugadores al género ya que tiene muy claro su público objetivo.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X