AnálisisPC

MacBat 64 – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Mucho se habla últimamente de Yooka–Laylee y de cómo se nutre directamente, sin descaro, de los plataformas clásicos de los tiempos de Nintendo 64. Especialmente de Banjo y compañía, claro, de la vieja Rare, con esos monigotes con ojos saltones, cientos de objetos que coleccionar y un estilo visual y sonoro muy reconocible. No obstante, Yooka–Laylee corre el riesgo de, por mucho que llegue a aquellos que reconozcan las referencias y los guiños, no ser un buen juego por sí mismo.

Cualquier obra, por mucho que ofrezca como reclamo principal un viaje cargado de nostalgia, debe saber valerse por sí misma y no depender exclusivamente de lo añejo. Por eso resulta tan curioso que MacBat 64, siendo de pies a cabeza una obra dedicada a homenajear una época, consiga funcionar tan bien.

Carta de amor

Esto ocurre porque, ante todo, el juego deja bien claro desde el principio a lo que va, sin tapujos ni edulcorantes. No solamente el estilo artístico es idéntico al de aquellos juegos de Nintendo 64, sino que gráficamente también se mantiene inamovible. Las texturas, cámara, efectos de sonido… todo parece sacado de un juego de 1998. La historia tampoco desentona con el resto de apartados, es una excusa tontorrona para saltar por los escenarios y coleccionar objetos.

Dicho esto, cabe destacar un elemento fundamental de MacBat 64: este es un juego que más allá del viaje nostálgico, no ofrece prácticamente nada. Esto no quiere decir que la experiencia no sea gratificante, todo lo contrario, pero sí que define muy bien el tipo de obra que es. Cada nivel se compone por lo general de un pequeño mapa por el cual moverse, saltar y coleccionar objetos; desde playas hasta mansiones encantadas o bosques. El objetivo es conseguir la llave grande del final de cada fase para pasar a la siguiente. El tema es que completar cada nivel puede llevar, sin exagerar, no más de diez minutos. Esto ocurre porque el reto es prácticamente inexistente. Los escenarios son diminutos, MacBat es capaz de volar cual Kirby y los tramos de plataformas no guardan ningún misterio, los puzles son evidentes desde el primer segundo y los coleccionables están escondidos a plena vista. Existe algún que otro momento puntual donde hay que apuntar y disparar con una cerbatana e incluso un nivel de karts, pero por lo general la fórmula es siempre la misma. El juego se puede completar sin ningún tipo de problemas en menos de una hora.

Pequeña pero deliciosa golosina

Sin embargo, esto no quiere decir que el juego no valga la pena. Esto sucede porque MacBat 64 deja muy claras sus pretensiones y, por lo tanto, se olvida de querer aspirar a nada más. Quiere ser un viaje nostálgico y eso es exactamente lo que es. Puede que la dificultad sea casi inexistente y que se pueda completar mientras uno se come la merienda, pero jugarlo es un placer porque en ningún momento se hace pesado y lo que hace le sale de maravilla. Los escenarios son encantadores, los personajes secundarios que pululan por ellos también e incluso los chistes que hacen, la mayoría cargados de referencias a la cultura de la época, que funcionan por su sencillez. MacBat 64 es una golosina, un humilde y acertado homenaje a una época que hará las delicias a cualquiera que quiera subirse al tren de la nostalgia durante sesenta minutos. Más que un juego completo, parece una demo de algún título de Rare para la Nintendo 64 que nunca salió a la luz. Parece poco, desde luego, pero teniendo en cuenta el más que notable resultado final seguro que muchos preferirán una demo a nada, más aún cuando es una demo tan divertida, encantadora y honesta.

Etiquetas

Navi Games

Navi Games es una página de actualidad sobre videojuegos desde el punto de vista de jugadores.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X