AnálisisPC

Flinthook – Análisis PC

Versión analizada: PC . También disponible en: Xbox One, PS4.

Los roguelike son un género que mezcla la exploración de mazmorras aleatorias con una dificultad en algunos casos elevada, donde si mueres tienes que volver a empezar desde 0. Suelen tener poca historia, pero hay juegos que también saben tener una buena trama. Esta vez os traemos el análisis de Flinthook, un juego de Tribute Games que salió tanto en PC como en PS4 y Xbox One tan solo hace unos días. Este título presenta todos los rasgos de un roguelike al más puro viejo estilo.

Ser un pirata espacial como forma de vida

La trama de Flinthook no es que esté muy desarrollada. Nuestro protagonista será un pirata espacial llamado Flinthook, que aborda barcos espaciales para hacerse con todos los tesoros que haya en él a lo largo de 4 niveles que podrían parecer cortos, pero debido a la dificultad que presenta el juego cada vez será más difícil poder avanzar, por lo que nos obligarán a estar farmeando oro para mejorar nuestras estadísticas.

Nuestro protagonista llevará como arma principal una pistola. Esta la usaremos durante todo el juego, pero aparte de lo típico de poder saltar y trepar, tendremos dos habilidades especiales: El gancho, con el que podremos agarrarnos en casi todas las zonas para darle más movilidad a nuestro personaje y, por otro lado, podremos parar el tiempo, una habilidad muy útil que necesitaremos para matar enemigos o pasar por ciertas zonas.

Lo bueno de este juego es que tiene un apartado «Lore», donde explican partes de la historia mediante objetos que vayamos consiguiendo a lo largo de las «run«. La pega es que el juego está en inglés de momento, por lo que para algunos puede suponer un problema a la hora de entender la historia. Es un juego muy sencillo, pero a la vez, y como la gran mayoría de este género, es muy adictivo.

Seremos Flinthook, un pirata espacial que aborda barcos enemigos.

El poder de los roguelike

Flinthook presenta todos los rasgos característicos de un roguelike. Corto pero con una dificultad bastante elevada, farmeando para poder ir comprando mejoras y que sea más fácil el pasar por los distintos mapas. También una generación aleatoria de niveles y, por supuesto, si morimos tendremos que empezar de nuevo.

Hacer un juego difícil y que no sea divertido es muy sencillo, pero hacer un juego difícil y la vez divertido, sí es complicado. En este caso, Flinthook sabe mezclar la dificultad elevada, donde moriremos una y otra vez, pero aun así tendremos ganas de seguir jugando por el mero hecho del reto que supone, y esto lo que lo hace divertido.

El menú de inicio es bastante sencillo. Tendremos en primer lugar el apartado para proseguir nuestra aventura, luego otro apartado  que se llama «Black market» (mercado negro en español), donde podremos comprar diferentes mejoras para nuestro protagonista, desde armas secundarias de un solo uso hasta comprar más vida para aguantar. Para que el Black market desbloquee más cosas que comprar tendremos que subir de nivel a nuestro protagonista. También tendremos los apartados de Lore y Reliquias. Ambos son como los coleccionables del juego, donde podremos indagar acerca de la historia. Y, por último, el apartado de Daily Challenge o reto diario. Aquí cada día nos irán poniendo varios mapas a superar para, aparte de subir de nivel, entrar en el sistema de clasificación que tiene el juego con otros jugadores.

Cinco apartados para descubrir.

El sistema de habilidades y el mapeado

No es raro que en un juego de estas características nuestro personaje tenga un sistema para equiparse habilidades. Quien recuerde Rogue Legacy, recordará que teníamos puntos para equiparnos armas, habilidades, etc, y en este caso es igual. Nuestro protagonista tendrá lo que se conocen como «Perks«. Estos Perks son el número de puntos que nos dejarán poner. Empezaremos con poquitos, pero podremos comprar más en el Black Market hasta llegar al límite. Cada vez más caro, por supuesto.

Con todo listo para empezar, cada vez que iniciemos una nueva partida o run tendremos tres destinos a los cuales ir. Cada uno tiene sus propias bonificaciones y penalizaciones, depende del jugador qué elegir. Una vez dentro, descenderemos desde el ancla de nuestro barco para abordar al enemigo. A lo largo del mapa encontraremos diferentes salas: algunas para comprar items, otras de habilidad que al pasar por ellas nos darán un tesoro, unas donde tendremos que matar enemigos para continuar, etc. Son muchas las habitaciones que nos encontraremos, por lo que en este aspecto está muy bien realizado.

Una vez lleguemos al final del mapa, nos darán un cofre con una gema fantasma entre otras cosas útiles para nuestro personaje. Estas gemas fantasmas se las comerá una especie de sapo y nos marcará cuántas nos quedan para poder llegar al boss final de ese nivel; pero recordad, si morís tendréis que hacerlo todo de nuevo.

Tendremos un sistema de habilidades.

La música con los 8 bits

Un apartado gráfico de 8 bits que, aunque se ve simple, le queda muy bien. Aunque peca en una cosa y es que a lo largo de todo el juego no dará la sensación de que cambiamos de nivel. Estéticamente cambia un poco, pero no parece algo distinto u otro mundo.

Por otro lado, el apartado sonoro es genial. Música muy pegadiza que nos hará que queramos jugar un rato más mientras morimos una y otra vez para poder al fin conseguir llegar al boss final. Los controles, tanto con mando como con teclado y ratón, son perfectos. Al principio cuesta acostumbrarse a ellos, pero una vez que se han llegado a dominar reaccionan a la perfección y nos permitirá hacer todo tipo de virguerías.

Un apartado de 8 Bits y una música excepcional.

Conclusión

Flinthook es un roguelike a la vieja usanza y como siempre se ha hecho. Un generado aleatorio de niveles que, aunque parezcan que son pocos, tendremos para bastantes horas de diversión. Con un sistema de progreso lento pero eficaz para hacer a nuestro personaje, si no invencible, casi; junto al Black market, que nos venderá mejoras conforme vayamos subiendo de nivel.

Un apartado gráfico decente, aun con la sensación de que no cambiamos de nivel; un apartado sonoro muy pegadizo y unos controles la mar de satisfactorios. Un juego que se llevará grandes notas por todo lo que contiene y la buena ejecución por parte de los desarrolladores, Tribute Games.


Os dejamos el vídeo del análisis + gameplay que tenemos en nuestro canál de YouTube, para que podáis verlo también.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X