AnálisisPC

Beat Cop – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Cuando la creatividad parece estar perdida, a veces aparecen juegos que nos demuestran que aún queda mucha por explotar. Es cierto que algunas de esas ideas no siempre cumplen del todo con lo esperado, algunas intentan basarse en la nostalgia, otras contemplan conceptos jugables diferentes a lo esperado y otras crean mundos enteros. Pero lo cierto es que, pase el tiempo que pase, acabará saliendo algo nuevo que nos sorprenderá.

En el caso de hoy nos acompaña Beat Cop, un juego policíaco de 11 bit studios que se inspira en las series y películas de los años 80 para traernos la historia de Jack Kelly, un detective retirado al que intentan condenar por un crimen que no ha cometido. Por culpa de ese supuesto crimen, Jack es degradado e intenta investigar el caso por su cuenta mientras realiza su nuevo trabajo como policía de a pie, sin olvidarse de su cuota de multas.

Mafia, bandas criminales, drogas, prostitución y una buena dosis de humor del bueno

La historia de Beat Cop tiene lugar en un pequeño barrio de Nueva York, donde realizamos nuestro trabajo como policía de proximidad. Aunque este pequeño barrio está lleno de personas que nos proporcionaran anécdotas de lo más peculiares, como ayudar en la producción de una película pornográfica, y que iremos descubriendo durante los 21 días que dura el juego, aunque eso sí, con una buena variedad de finales.

Cada día empezaremos en la comisaría del distrito 69, donde nuestro capitán nos dará las órdenes del día, así como el número de multas que deberemos poner. Cada día tendrás una tarea diferente y ocurrirán eventos distintos, algunos que deberemos cumplir por orden de nuestro superior y otros opcionales, pero todos dentro del límite de tiempo. Dependiendo de lo bien que manejemos el tiempo y las tareas que hayamos completado, obtendremos bonificaciones o penalizaciones.

En nuestro barrio nos encontraremos con la mafia italiana y una banda de negros. Podremos escoger si llevarnos bien con una u otra de estas bandas, realizando sus peticiones a cambio de dinero como un buen policía corrupto o intentar pararles los pies. El balanceo de la relación que tienes con las bandas es un aspecto importante, pues si no les caes bien, pueden llegar a quitarte de en medio.

Multas, multas, multas y más multas

Si hay una cosa que tendremos que repetir constantemente durante el juego son las multas. Cada día tendremos una cuota de multas que cumplir o tendremos una penalización en nuestro sueldo y una reprimenda del capitán al día siguiente. Podremos poner multas de tres tipos: de aparcamiento, por faros y por neumáticos. Las más sencillas de poner son tanto la de aparcamiento como la de faros, pues tienen pistas que nos permitirán saber si podemos poner la multa sin tener que revisar ni el parquímetro ni los faros. Es probable que los neumáticos también cuenten con pistas visuales sin tener que revisarlos constantemente, pero no pude descubrir si existe el método para hacerlo durante mi partida.

Mientras ponemos las multas, si el dueño del coche nos ve intentará convencernos de que se la quitemos, ya sea ofreciéndonos algunos billetes extra o simplemente rogando, podremos aceptar o negarnos, pero eso ya depende de cada uno. Un par de billetitos extra pueden llegar a ser necesarios durante la historia, pero si no vamos con cuidado, puede que aceptemos un soborno de un policía de incógnito y nos llevemos una penalización.

Aparte de nuestra tarea principal de simulador de chico de la ORA, podremos realizar otras acciones como registros o revisar matriculas, llamar a la grúa o informar de algún vehículo o persona, pero estas están limitadas a algunas misiones y no pueden utilizarse si no es necesario. También podremos atrapar ladrones si los perseguimos, un evento bastante común, o liarnos a tiros para evitar un robo grande.

Conclusión

Beat Cop es un juego que cuenta con una gran traducción al castellano, que nos permite disfrutar de todo el humor que presenta su historia de una forma más cotidiana. Pero por mucho humor que le pongas, no quita que su jugabilidad sea algo bastante mejorable y algo repetitiva. Algunos días son más entretenidos que otros, pero al final cada día es diferente según con quien decidas colaborar y eso hace que sea rejugable si quieres ver todos sus finales, aunque dejen bastante que desear.

Si tu sueño siempre ha sido fastidiar a tus vecinos poniendo multas, no lo dudes, este es tu juego. Si no, siempre es bueno esperar a verlo a un precio rebajado.

Etiquetas

Guillermo Nicolau

Los videojuegos son mi pasión. Desde muy pequeño siempre he estado rodeado del mundillo gracias a mis hermanos mayores que me dieron acceso a todo, desde lo retro a lo moderno. Espero poder diseñar mis propios juegos en el futuro.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X