AnálisisPC

Yooka-Laylee – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PlayStation 4, Xbox One & Nintendo Switch

El mundo vive en constante progreso en todos los ámbitos de la vida, y como consecuencia de eso, en el camino se van quedando cosas. Algunas de ellas están desfasadas u obsoletas, mientras que otras simplemente están ahí olvidadas esperando que alguien las recuerde, las retoque un poco y las traiga de nuevo a la actualidad. Playtonic ha hecho eso, ha tomado la decisión de traer de vuelta una vertiente jugable que no es muy común que digamos. Desde el principio fueron claros con el proyecto y al momento de lanzarlo en Kickstarter todos fuimos capaces de ver que Yooka-Laylee sería la secuela que estábamos esperando de uno de los grandes referentes de las plataformas tridemensionales: Banjo-Kazooie. Tras un éxito descomunal en su campaña de financiación, ha llegado el momento de comprobar si el proyecto cumple las expectativas y, de entrada,he de decir que es justo lo que esperaba; para bien y para mal.

Tomando la vida con calma

Yooka-Laylee transmite esa vieja y maravillosa sensación de tomarse absolutamente todo con calma. Se aleja de la línea actual de muchos juegos de querer tomarse demasiado en serio a sí mismos; aquí todo es tranquilidad, desde el mundo representado, pasando por los personajes y por el argumento. Solo busca ser divertido y en ese aspecto lo consigue notablemente. Nuestra aventura tiene lugar en un universo muy colorido y vivaracho con habitantes muy simpáticos y nos pondremos en la piel de un camaleón y un murciélago que, por los azares del destino, terminan metidos en un lío que no se esperaban. El juego nos cuenta cómo un villano pone en marcha su plan siniestro de aspirar todos los libros del mundo en busca de uno que tiene el poder de reescribir la historia. Dicho objeto místico resulta estar en manos de nuestros héroes, quienes descubren el poder del libro y a partir de ahí comienzan los acontecimientos.

Los protagonistas, Yooka y Laylee, además de darle nombre al título y ser muy carismáticos, cumplen con la función de complementarse entre sí, tanto en habilidades como en personalidades. Uno es cauto y prudente, mientras que el otro es más osado y arriesgado. Sus aventuras tienen lugar en cinco mundos, los cuales se conocen como bibliomundos, entre los cuales nos topamos con una jungla, un glaciar o un casino. Como era de esperar, cada escenario es muy vasto y tiene mucho para recorrer y explorar, además de estar plagados de coleccionables. Entre estos tenemos, por ejemplo, a las pagies (que son páginas del libro mágico), las cuales mediante su recolección nos permiten acceder a otros mundos y así avanzar en el argumento. En los niveles también podemos encontrar plumas que actúan como moneda para comprarle ciertas habilidades a una simpática serpiente que nos encontramos por ahí .

Estas habilidades resultan especialmente interesantes por la forma en la que cada puedes usar cada una de ella. Tenemos la capacidad de volar, escupir fuego o volvernos invisibles, y a medida que vamos progresando, van tomando un papel muy interesante en la jugabilidad del título. Del mismo modo, en cada uno de los mundos adquiriremos una transformación que resulta especialmente útil en nuestro trayecto y que añade más profundidad a una jugabilidad bastante sólida, aunque por momentos tenemos la sensación de que algunas de estas capacidades que vamos desbloqueando no son del todo explotadas y se quedan un tanto cortas en cuanto a su potencial. A partir de aquí surge otro de los problemas del título: el diseño de niveles. En ese aspecto es una obra con muchos altibajos, tiene niveles que están muy bien en todos los sentidos, en estructura, en planteamiento y en diseño como tal. Pero otros, en cambio, se sienten muy flojos; a esto hay que añadirle que, aunque los personajes sean muy simpáticos, tanto protagonistas como secundarios, y los mundos sean muy coloridos, alegres y amplios para recorrerlos, están un poco vacíos.

Contenido de calidad

Yooka-Laylee es el resurgir de un concepto jugable que llevaba un tiempo ausente. Apela a la nostalgia y esta lleno de guiños y referencias a la época a la que nos quiere recordar; pero no solo es eso. Es un título muy disfrutable y que cuenta con mucho contenido de calidad. Como es de esperar, la rejugabilidad es algo que no podía faltar y mediante la variedad de gameplay y los coleccionables que ofrece, eso está garantizado; pero también cuenta con un añadido en forma de minijuegos que aportan todavía más contenido. Para acceder a ellos lo haremos a través de un personaje, específicamente un dinosaurio, y tenemos disponibles ocho modalidades distintas en las cuales tendremos que recolectar plumas o hacer carreras o incluso alguno donde hay que disparar, y todos ellos cuentan con el agregado de poder ser disfrutados en el multijugador local.

La vida llena de colores

Yooka-Laylee, tal como he comentado antes, cuenta con un diseño de arte que resulta agradable de ver. Todo es muy bonito y con una paleta de colores muy destacada y llamativa. Eso sí, está lejos de ser una referencia gráfica; hay detalles, como alguna textura, que se quedan cortos, y alguna zona concreta tiene algún leve bajón de frame-rate. En el apartado sonoro las voces de los personajes y los sonidos de ambiente son lo más destacable; la banda sonora es un poco limitada y no hay ningún tema que sea realmente memorable, aunque también es cierto que las melodías son adecuadas para el tipo de juego. El control puede resultar duro al principio, pero a medida que vayamos jugando nos acostumbramos a él; no así con la cámara, que puede llegar a ser un caos y darnos algún disgusto. Es algo molesto, pero no afecta a la experiencia ofrecida.

Conclusiones

Yooka-Laylee, no me canso de decirlo, tiene muy claro lo que es. No engaña a nadie, no quiere hacerlo; solo quiere cumplir lo prometido y traernos el resurgir de un tipo de juego que, como es mi caso, marcó la infancia de algunos cuantos. Nos da exactamente lo que ofreció, ni más, ni menos. Es un juego lleno de humor y momentos divertidos, todo está pensado para recordarnos a otros tiempos, que no eran mejores ni peores, solo eran diferentes. Alguien que desconozca de dónde proviene este proyecto no entenderá los muchos guiños con los que cuenta, pero dejando de lado la nostalgia y centrandonos solo en aspectos jugables, el título posee la calidad suficiente para darnos una experiencia maravillosa. Sus personajes nos ganan con sus personalidades tan simpáticas, su diseño de niveles tiene puntos muy altos y con fases creadas de forma magistral, pero también cuenta con algunos que son un poco sosos y no están a la altura del resto. Tiene algunos fallos, y estos ayudan a pensar que el juego solo se limita a cumplir lo que prometes. A título personal, me alegra que este proyecto haya salido tan bien, juegos como este son necesarios en la industria y vienen a recordarnos que las plataformas en 3D siguen estando ahí, dándonos momentos muy divertidos.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X