AnálisisPC

Rain World – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4.
Los juegos de sigilo son otro género que cada vez gusta a más gente y es que, ¿a quién no le gusta pasarse las zonas repletas de enemigos sin ser visto y sentirte todo un ninja? De eso trata el título que analizaremos hoy. Rain World es un juego de sigilo desarrollado por Videocult con un entorno 2D y gráficos de 16 bits, donde tendremos que llevar a nuestro protagonista, «el gato babosa» o «el gato oruga», hasta su familia a través de un sin fin de peligros. ¿Serás capaz de encontrar a su familia antes de que la muerte le encuentre a él?

Separados por una tormenta

La premisa de Rain World empieza cuando nuestro protagonista es separado de su familia tras una devastadora tormenta, dejándole solo ante un mundo lleno de obstáculos y peligros. Nada más comenzar estaremos perdidos, pues se trata de una vez más de explorar sin un guía que nos diga por dónde ir. Muchos son los juegos que siguen esta mecánica y es en Rain World donde lo llevan hasta el extremo, tan extremo diría yo que resulta hasta agobiante. Podrás pasarte horas y horas hasta que descubras el camino correcto, pues también nos veremos desafiados por monstruos que nos intentarán dar caza a cada momento, incluso persiguiéndonos por las distintas zonas.

No contaremos con armas como tal, si no que iremos recogiendo unas especies de lanzas por el camino, las cuales podremos usar para lanzárselas a nuestros enemigos o usándolas para escalar algunas zonas. Lo que quieren con este juego es que hagamos uso del sigilo para poder avanzar sin ser visto, porque créeme, si te ven y no tienes mucha suerte morirás.

Una historia triste en un mundo devastado.

Hibernar. Nuestro mayor aliado

Otra de las mecánicas que tendremos a nuestra disposición y a la cual recomiendo acostumbrase, es la de hibernar. Tendremos algunas zonas o habitaciones »pequeñas» donde podremos hibernar para guardar nuestro progreso, donde también veremos de vez en cuando mini cinemáticas geniales. Aparte de eso, conseguiremos unos símbolos que podrán cambiar según hibernes. Eso sí, no todo es gratis, y no era menos en un juego de este estilo. Para poder hibernar necesitaremos comer 4 frutas o alimentos que iremos recogiendo a lo largo de los mapas, por lo que si ves alguna cométela, te hará bien.

No contaremos con armas como tal durante todo el juego. En cambio tendremos que usar nuestra habilidad para poder llevar a nuestro protagonista hasta el final de la historia, haciendo uso de un tipo de cañerías por las que pasaremos para seguir avanzando; aunque por estas mismas también podrán pasar los enemigos, así que mucho ojo. Las cañerías serán nuestro pase entre zonas, además de servir como rompecabezas en algunas ocasiones. Pero por supuesto también podremos escalar lianas, saltar, nadar e incluso bucear; que menos, ya que no tenemos armas como tal.

Cuando hibernemos veremos imágenes que nos contarán un poco la historia.

El karma, aliado y enemigo

Como dije antes, al hibernar obtendremos un símbolo de karma, el cual lo podremos cambiar si morimos o volviendo a hibernar. Es muy importante, ya que para avanzar en la historia tendremos que pasar por unas habitaciones especiales donde nos pedirán un símbolo de karma en concreto.

Y es aquí donde entra uno de los problemas que presenta Rain World. La mayoría de las veces, y dado que no sabemos el símbolo que nos pedirán para avanzar, tendremos que cambiar de karma o símbolo varias veces hasta llevar el que nos piden. Si a esto le sumamos que para llegar a estas salas siempre hay peligros, se presenta un juego complicado; tanto, que a veces puede llegar a ser frustrante e invitarte a abandonar la partida.

Tendremos que hibernar para cambiar los símbolos de karma.

Enemigos y tormentas

Como buen juego de sigilo, tendremos que escabullirnos de un sin fin de enemigos que nos harán la vida imposible y aquí es donde haremos uso de la paciencia que tengamos. En ocasiones la IA de los enemigos se vuelven un poco locas, haciendo imposible pasar por algunas zonas y haciéndonos ir atrás para ver si cambian su patrón de movimientos. Incluso nos pueden seguir a lo largo de varias zonas hasta cansarse. Por suerte no todo es malo, los enemigos que nos encontremos también se atacarán entre sí, dándonos así más oportunidades de avanzar sin ser vistos.

El otro elemento que tendremos que tener en cuenta son las devastadoras tormentas. Estas sucederán de vez en cuando, pero no de golpe, y nos irán avisando con una especie de temblor que cada vez se hará más intenso hasta que empiece la gran tempestad, que nos matará instantáneamente y tendremos que volver a recorrer el camino. Para librarte de las tormentas lo mejor es ir a una zona de guardado o ir a alguna habitación donde no vaya a llegar el agua, e las que hay muy pocas.

Conforme vayamos avanzando la dificultad irá en aumento, y no poco precisamente. A mi modo de ver es bastante intenso el aumento de dificultad y es que pasaremos de esquivar pájaros y lagartos, hasta pensar que hay plantas que no se mueven y que a la mínima de cambio nos zamparán.

Pixel art, sonido y el baile del mando

Si por algo enamora Rain World es por cómo se ve, usando una paleta de 16 bits se ha conseguido generar un apartado artístico espectacular. Sin duda es lo mejor que tiene el juego, un entorno devastado que luce maravilloso donde estemos, dándonos la sensación de que el mundo en el que nos encontramos antes fue una gran civilización.

Por otro lado, el apartado de sonido no es para nada satisfactorio. Apenas tiene una banda sonora como tal, quitando algunas partes del juego. Cuenta con sonidos ambientales, como por ejemplo cuando se acerca una tormenta, pero poco más.

Los controles son sencillos, pero no precisos. Podremos jugar tanto con teclado como con mando, pero en ninguna modalidad es cómodo. A veces, se hace frustrante que el personaje no reaccione a los controles como a nosotros nos gustaría y es algo que puede llegar a molestar en algunas situaciones donde estamos en peligro. Podría estar bastante mejor.

Tendremos que recorrer los mapas a través de cañerías.

Conclusión

Rain World es un juego para un público específico que adore el sigilo mezclado con una dificultad extrema. Con una historia repetitiva de principio a fin, siguiendo la misma fórmula una y otra vez, lo cual hará que no pasemos grandes momentos de diversión. Con una banda sonora pobre, pero con un apartado artístico brutal que hará que nos sintamos como si estuviésemos nosotros en ese mundo devastado. Los controles no serán precisos en ningún momento y sumándole la dificultad extrema en algunas partes, llegará a frustrar.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X