AnálisisPC

Thimbleweed Park – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: Xbox One, Android, iOS & PlayStation 4

En el mundo actual del entretenimiento electrónico donde solo hacemos más que contar teraflops, nos ponemos unas gafas para sentir experiencias casi extra-corpóreas, o tenemos un ojo biónico para contar frames, aparecen productos diferentes que nos llevan a otra época. Y ahora en el 2017 apareció una pequeña píldora en forma de videojuego clásico, retro e incluso rancio, y este no es otro que Thimbleweed Park.

¡Hola! Me llamo Guybrush Threepwood, ¡y quiero ser un pirata!

Corría 1987 cuando apareció en el mercado un juego llamado Maniac Mansion desarrollado por Lucasfilm Games. Como director del mismo se encontraba un tal Ron Gilbert, que con la ayuda de Gary Winnick, artista de la compañía, crearon una historia desenfadada y alocada inspirada en los clichés del cine B de la época. Se puede considerar como la primera aventura gráfica de la historia. Ron Gilbert creó una herramienta llamada SCUMM (Scrip Creation Utility for Maniac Mansion) que permitía a los diseñadores de juegos crear lugares, objetos y secuencias de juego sin necesidad de escribir en el mismo lenguaje con el que se había escrito el código fuente del juego.

Ya en 1990 llegó The Secret of Monkey Island, juego que catapultó por completo a Ron Gilbert y Gary Winnick. Historia de piratas que, como Maniac Mansion, tenemos una historia alocada y desenfadada. A partir de aquí se sucedieron grandes aventuras gráficas: Loom, Indiana Jones, Sam&Max, Full Throttle… que utilizaban el mismo sistema de programación y de juego. Pero el tiempo de las 3D, los polígonos y demás potencias en ordenadores y consolas, hicieron que estas aventuras pasaran a mejor vida, quedando reducidas a recuerdos de la gente vieja del mundillo de los videojuegos. Hasta ahora…

«Yo soy cola, tú pegamento…»

… Y aquí llega Thimbleweed Park, nueva aventura gráfica creada por Ron Gilbert y Gary Winnick, que a través de la desarrolladora Terrible Toybox, y un Kickstarter que consiguió más de 625.000 dólares, quiere transportarnos otra vez a los veteranos jugadores a esa época dorada de las aventuras gráficas, y a la vez atraer a los más noveles del lugar a nuevas experiencias jugables.

Nos encontramos en 1987 en el poblado de tan solo 80 habitantes, Thimbleweed Park, donde Angela Ray y Antonio Reyes deben investigar la aparición de un cadáver a las afueras del pueblo. Al empezar a investigar el caso, nos daremos cuenta de que dentro de la población encontraremos un mundo aparte, donde habrá misterios y personajes no muy normales, dando lugar a que el asesinato sea el menor problema que pueda interferir en nuestra historia.

A partir de aquí debemos de investigar la muerte de un anónimo personaje, encontrar al culpable y resolver todos los misterios que nos ofrece este enigmático pueblo.

«Mira, detrás de ti, un mono de tres cabezas.»

Nada mas empezar el juego nos ofrece dos modos de juego diferentes: Modo casual y Modo difícil.

Quizá no sean los nombres más correctos para poner a estos modos, pues el modo difícil, mas bien es el modo normal del juego. El juego es igual en los dos modos, la historia es la misma, pero lo que cambia son los puzles, que es lo que le da la vida a este juego. Son más fáciles en el modo casual y se resuelven de manera sencilla, mientras que el modo difícil para resolverlos deberemos de tener mas ingenio, no será el típico puzle directo, si no que para resolverlo habrá que hacer más pasos para llegar al mismo resultado.

En cuanto al desarrollo jugable, el juego discurre en la típica aventura de «Point and Click«, es decir, abajo de la pantalla disponemos de un menú de acciones con un inventario que iremos recogiendo conforme avanzamos en el juego. Conjugando las acciones con el inventario y el escenario debemos avanzar en la aventura. Muchas veces nos daremos cabezazos para continuar, ya que no tendremos certeza de qué tenemos que hacer, pero ¿no es ese el objetivo principal?

La duración básicamente varía dependiendo de cómo seamos de ingeniosos o lo directos que seamos. En modo difícil, servidor, lo ha finalizado en unas 17 horas, duración más que correcta para una aventura gráfica, mientras que en modo fácil no llegó a las 8 horas.

¡Una vez tuve un perro más listo que tú!

Thimbleweed Park engancha desde un principio. La historia es hilarante, llena de clichés y guiños de la época de los 80. Para los jóvenes de más de 30 años que hemos jugado a las aventuras gráficas de LucasArts encontraremos un montón de referencias a sus juegos. No solo eso, sino referencias de informática o de series de ficción de la época también estarán presentes; cada diálogo te esbozará una sonrisa. Durante el juego llegaremos a controlar hasta cinco personajes diferentes que tendrán varias historias que contar. Unos destilan más carisma que otros, sin destacar ninguno de ellos. Una pena que no lleguen a interactuar entre ellos hablando, pero si intercambiándose objetos.

Aunque como hemos dicho anteriormente, la historia engancha, pero parece que se desinfla conforme pasan las horas, y el final, con altibajos, parece estar realizado a toda prisa por algún motivo. Con ello no queremos decir que sea malo el argumento, pero parece no estar tan enrevesada como otras aventuras del mismo estilo.

Y pone «Fabricado por Caralimón»… ¡Igual que los míos!

En cuanto al apartado técnico asistimos a unos gráficos Pixel Art de gran calidad, donde destaca Octavi Navarro, artista español que ha contribuido al diseño de personajes y animaciones. Gráficos al más puro estilo de Maniac Mansion, a la vez que modernizados, que también nos lleva a esa nostalgia. Sin embargo puede ser que los escenarios, aunque variados, pueden llegar a cansar de ver por tener que ir y volver bastantes veces a ellos.

El juego dispone de voces en inglés sobresalientes, donde se nota su énfasis en las entonaciones según las situaciones que resulten. Es más, según su forma de hablar podemos darnos cuenta perfectamente de la personalidad de cada personaje. Para facilitarnos las cosas viene con textos en castellano, que no se quedan en la simple traducción correcta del inglés, si no que encontraremos una adaptación muchas veces a la jerga de nuestro idioma.

En cuanto a las melodías cumplen con lo prometido. Músicas correctas que no llegan a cansar escuchar, pero que al final se hacen totalmente secundarias y no llegas a prestar mucha atención.

«¡Apaga el ordenador y vete a la cama!»

Thimbleweed Park es un juego destacable, una bocanada de aire fresco, nostálgico, que nos transporta sin duda alguna a otra época de los videojuegos. Pero no llegará a ser tan mítico como Monkey Island o Maniac Mansion, quizá sea porque en pleno siglo XXI ya nada nos sorprenda y no volveremos a ver a otro personaje con tanto carisma como Guybrush Threepwood en una aventura gráfica. Parece que se ha intentado crear un juego nuevo pisando la linea del fanservice, que no es cosa mala, pero quizá no es lo suficiente con atraer al mercado tradicional, para que se sigan haciendo nuevas entregas de aventuras gráficas tradicionales.

Así que intenta darle una oportunidad si nunca has jugado a este tipo de juegos, que además lo puedes encontrar en varias plataformas y con un precio más que ajustado. Por menos de 20€ vas a tener una pequeña capsula del tiempo en tus manos. Así ya decía nuestro pirata favorito:

Etiquetas

Said Carmona

Disfrutando de las consolas desde mi Atari 2600 hasta PS4. Nintendero de cuna. La saga Zelda corre por mis venas. Ya de mayor, Assassins's Creed y Kingdom Hearts entre otros me roban el tiempo libre.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X