AnálisisPC

Styx Shards of Darkness – Análisis PC

Styx, el deslenguado goblin que hizo su debut en Master of Shadows, vuelve con una nueva aventura.

Para quien no le conozca, Styx es un goblin con la capacidad de hablar, algo insólito en los de su especie, que se mueve entre las sombras para cumplir los distintos encargos que le hacen, ya sea robar o asesinar, para recibir a cambio una recompensa a la altura de la misión.

En Shards of Darkness, Styx acepta un trabajo de su mayor enemigo, la organización MATANZA, organización que se encarga de la captura y el exterminio de los goblins, para robar un cetro. En principio puede parecer una misión sencilla para Styx, pero tras el giro de los acontecimientos, esto se vuelve algo más personal y decide aliarse con Helledryn, la capitana de MATANZA, para llevar a cabo su venganza.

Sigilo ante todo

El juego cuenta con ocho capítulos, más un prólogo que sirve de tutorial, en los que te van transportando a distintos escenarios en los que se va desarrollando la historia. Dichos escenarios son espectaculares. Todos ellos cuentan con diferentes escondrijos, habitaciones, sitios por los que escalar… En resumen, te da muchas posibilidades para conseguir tu objetivo haciendo el recorrido que más te convenga.

Cuenta con cuatro niveles de dificultad, aunque a mí se me hizo difícil en todos y cada uno de ellos, pues está visto que el sigilo no es lo mío. Porque si, el sigilo en este juego es esencial si no quieres morir atravesado por cientos de espadas en un segundo. Styx tiene la capacidad de usar distintos poderes para evitar o distraer a los enemigos, como hacerse invisible o incluso crear un clon con el que, mientras este distrae a alguien, el propio Styx se puede encargar de asestarle un golpe mortal o incluso pasar de largo y seguir el camino hacia su objetivo.

Si ya es difícil acabar con nuestros enemigos en sigilo, deberemos tener en cuenta otras cosas como los cadáveres y el resto de enemigos que andan a nuestro alrededor. Si matamos a alguien y no nos molestamos en esconder el cuerpo, es posible que un enemigo lo vea y ponga al resto de enemigos en alerta. Pero no te preocupes, siempre puedes acabar con dicho enemigo antes de que avise al resto, o incluso manipular la campana con la que se da la voz de alarma y que todo parezca un accidente.

Debes estar atento y examinar bien tu entorno, buscando baúles o armarios donde poder esconder los cuerpos antes de seguir tu camino, o buscar maneras más sofisticadas de acabar con ellos, como la manipulación de la campana que acabo de mencionar, tirarles objetos encima o incluso envenenando la comida cercana a la que no se podrán resistir a dar un bocado.

Las mesas de trabajo y habilidades serán esenciales

Hablando de las distintas formas de acabar con los enemigos, no podemos pasar por alto la creación de objetos que nos ayudarán en nuestro cometido.

Cada cierto tiempo encontraremos unas mesas de trabajo (ya sea en el escondite del propio goblin o esparcidas a lo largo de los distintos escenarios), donde podremos crear los diferentes objetos que usaremos en el juego. Cabe mencionar que, obviamente, necesitaremos distintos materiales que encontraremos sin mucha dificultad.

Para ello tendremos una pequeña ayuda con la visión de ámbar. Parecido al que se utiliza en otros muchos juegos, este modo nos permitirá ver resaltado en distintos colores objetos que podremos recolectar, así como enemigos, las líneas que marcan su área de visión e incluso distintos objetos que podremos usar para acabar con ellos.

También tendremos un árbol de habilidades que podremos ir mejorando a lo largo del juego para completar las distintas misiones con más facilidad. Para ello, al igual que con la creación de objetos, necesitaremos una mesa de habilidades para poder ir mejorándolas.

A lo largo de nuestra aventura nos irán dando puntos que podremos gastar en mejorar las habilidades de las distintas ramas. Estas se dividen en cinco: sigilo, asesinato, alquimia, clonación y percepción. En la rama de sigilo mejoraremos nuestra habilidad de invisibilidad, haciendo que seamos lo más sigilosos posibles mientras la usamos. Mejorando la rama de asesinato, seremos capaces de matar enemigos desde el aire o desde el interior de los armarios y baúles en los que podremos escondernos. Con alquimia, aprenderemos a crear nuevos objetos. Al igual que en sigilo, con clonación mejoraremos las habilidades del goblin cada vez que cree un clon. Y, por último, en percepción podremos mejorar la visión de ámbar, pudiendo así ver a mayor distancia o incluso captar olores y ruidos.

Historia directa al grano

En cuanto al apartado visual, como ya comenté anteriormente, los escenarios están muy bien elaborados y son bastante realistas para el mundo de fantasía en el que nos tratan de meter. Además, las cinemáticas nos muestran unos gráficos que nada tienen que envidiar a muchos otros juegos.

La banda sonora vuelve a correr a cargo de Henri-Pierre Pellegrin, encargado también del primer juego, Master of Shadows. Sabe meterte de lleno en el juego. Cada canción va acorde al escenario que le corresponde, haciendo en todo momento que se mantenga la tensión asociada al sigilo.

La duración aproximada del juego, dependiendo de la dificultad seleccionada, puede variar entre las 10-15 horas. Puede volverse algo frustrante por la cantidad de veces que mueras o tengas que repetir cosas por fallos de sigilo, pero el juego no se hace nada pesado y avanza de forma fluida. La historia va al grano en cada capítulo y no cuenta con nada de relleno.

En conclusión

En resumen, Styx Shards of Darkness nos hará centrarnos en el sigilo más absoluto, valiéndonos de los distintos objetos, habilidades y ayudas que nos otorga el propio escenario, para acabar con nuestros enemigos y poder avanzar en nuestra historia para así poder completar la misión de este pequeño goblin.

No importa las veces que mueras, siempre encontrarás la forma de completar las diferentes pantallas. Además, las cinemáticas mostradas tras la muerte de Styx no tienen desperdicio.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X