AnálisisPC

Dark Souls III: La Ciudad Anillada – Análisis PC

En los confines del mundo solo espera la muerte...

Versión analizada: PC. Otras versiones: Playstation 4, Xbox ONE.

Aquí está, después de una larga espera llega el broche de oro de From Software, el último DLC para Dark Souls III titulado La Ciudad Anillada, que nos llevará hasta el fin del mundo. Quizás sea un adiós, o quizás un hasta luego, pero lo que sí sabemos es que este será el final de la tercera entrega y hay mucho en juego, ¿será el broche de oro que esperábamos de Hidetaka Miyazaki?

La búsqueda del alma oscura

Hay dos formas de acceder a este DLC, desde el final del juego o en la última hoguera que desbloquearemos en Cenizas de Ariandel, el cual es de suma importancia que hayamos jugado, ya que enlaza directamente los hechos con este último contenido descargable. Una vez activemos las mencionadas hogueras comenzaremos nuestra búsqueda.

Allá, en La Ciudad Anillada, un territorio en el fin del mundo donde las llamas se apagan, tendremos el objetivo de seguir al Caballero Esclavo Gael en su búsqueda del pigmento del alma oscura, en un lugar donde los peligros acechan y en el que descubriremos muchos secretos enlazados a nombres que, a estas alturas, ya nos sonarán: Gwyn, el pigmeo y El Alma Oscura (O Dark Souls).

La Ciudad Anillada nos trae nombres ya conocidos, reviviendo una parte del Lore que parecía ya olvidada.

Al contrario que Cenizas de Ariandel, el cual cumplió, pero pecó de escaso contenido, La Ciudad Anillada consigue no solo introducir bastante contenido, como una buena cantidad de set de armaduras, armas y anillos, si no que también incluye un nuevo pacto, una buena cantidad de hechizos y lo más importante: respuestas a algunas preguntas que ya se plantearon desde el primer Dark Souls. Esto es un arma de doble filo, ya que aunque resucita parte del lore, parece haberse dejado cosas detrás que me dejan la duda si algún día se les dará respuesta o se olvidarán.

Como siempre, el diseño de nivel roza lo perfecto, llegando a su culmen desde los primeros compases, jugando con maestría cada posición del enemigo para complicarnos las cosas. Desde nuestra primera pisada en el DLC nos sentiremos en constante peligro, mirando en cada esquina para no toparnos con un auténtico caos, y donde el «Estás Muerto» volverá a enseñarnos con mano dura que no debemos bajar la guardia, porque esto es más Dark Souls que nunca.

Conoceremos una buena cantidad de nuevos rivales en nuestro viaje, y algunos pueden complicarnos la vida en cuestión de segundos.

La Ciudad Anillada tiene entre sus muros nuevos enemigos, y por lo tanto, nuevas mecánicas que tendremos que aprender a base de golpes. Toca volver a aprender sus pautas, qué hacer y qué no, porque cometer una temeridad o actuar sin cabeza puede ser motivo de volver a rehacer el camino en busca de nuestras almas. Ya desde el principio tendremos problemas con enemigos muy poderosos que preferiremos esquivar antes que encararnos a ellos, y esa será la norma de este contenido descargable.

Por supuesto, para ello tendremos a nuestro alcance bastante armamento muy variado y, en algunos casos, muy destacable, por lo que nos tocará revisar de arriba a abajo los entresijos de la ciudad para ampliar nuestro inventario y sacarle el máximo jugo a todo lo que puede ofrecer, que os adelanto que es mucho.

El diseño artístico es sensacional, recordando en gran parte a Bloodborne con un estilo más gótico caracterizado por enormes catedrales que elevan sus torres hasta el cielo, colosales y magníficas, sin duda, el mejor trabajo de From Software en cuanto a diseño, convirtiéndola en una de las zonas más emblemáticas de la saga por su grandeza y peligros.

La elegancia de una ciudad que un día brilló con luz propia, se mezcla con los peligros de aquellos que habitan en sus ruinas.

Además, a diferencia de Cenizas de Ariandel, tendremos dos grandes zonas diferenciadas. La primera es «El Montón de Residuos», que será la antesala de «La Ciudad Anillada», donde pasaremos la mayoría del tiempo pero que, aún así, oculta buenos tesoros y momentos memorables. Y os aviso, allí os espera una bienvenida preparada a muy mala leche.

Los peligros tras la niebla

En el anterior DLC el equipo de From Software pecó en uno de sus mejores puntos: los jefes. Algo que desde ya Demon’s Souls ha sido una de sus mejores cualidades y que, en Cenizas de Ariandel solo nos dejaron disfrutar de dos, uno de ellos podría ser catalogado como «NPC cumpliendo el trabajo de un jefe» y su batalla final, que lograba quitar el mal sabor de boca que provocaba el primero, dejándonos uno de los combates más memorables de la saga. Me congratula decir que en esta ocasión han conseguido superarse.

Aquí tendremos cuatro combates intensos y épicos, siendo uno de ellos totalmente opcional y el más difícil de este contenido descargable. Desde el primer enfrentamiento volveremos a tener ese nudo en la garganta, la tensión y la sensación de que tenemos que dar lo mejor de nosotros para estar a la altura.

Los jefes vuelven a recuperar el protagonismo en este DLC, son numerosos y tienen una buena dificultad.

Los que más destacan son el jefazo opcional, el cual goza de un combate imponente que nos hará ver más de una vez el conocido cartel de «Estás muerto», y su combate final, el cual ha pasado a convertirse, personalmente, en uno de los combates más épicos de toda la saga. Derrocha genialidad tanto visual como musical, todo acompaña, incluso el lugar, que es la zona más amplia vista en un jefazo de la saga Souls. Bien es cierto que Cenizas de Ariandel presentaba mayor dificultad en su último combate, pero el simbolismo de esta batalla es bastante más intenso, y por ende, acabará ganándose nuestro corazón como uno de esos jefes que nunca olvidaremos.

Hay otros interesantes como el segundo jefe, que está directamente enlazado con el nuevo pacto existente en el juego, por lo que este combate gozará del factor sorpresa, pudiendo complicarnos la vida hasta ser un paseo. Por supuesto, desde aquí recomiendo jugar online para sacar el máximo jugo a este enfrentamiento.

¿Es el fin de Dark Souls?

Hidetaka Miyazaki dijo en su momento que no, pero que Dark Souls III sería un punto de inflexión en la saga, planteándose un cambio de ambientación, lo cual me deja dudas sobre este DLC. Quedan demasiadas respuestas, o quizás estén ahí a la vista y no hayamos encontrado el camino para desvelarlas, pero deja una sensación de que aún queda mucho por explicar.

Como ya comenté, sí, se resucita una parte del lore importante y que parecía que no iba a tener respuesta, pero también quedan atrás muchas cosas, incluidas las que plantea La Ciudad Anillada y que el tiempo dirá si está todo ahí o nos tocará esperar para ver si nuestras preguntas serán contestadas.

Por desgracia, este DLC plantea nuevas cuestiones que no sabemos si se responderán en un futuro.

Esto es marca de la casa, responder poco y plantear mucho, pero esperaba que este DLC supusiese el cierre de muchos hilos argumentales, y no es así. La Ciudad Anillada es un lugar fascinante que resucita la figura del Pigmeo y el Alma Oscura, dos de los puntos más interesantes de la saga que se han tocado poco, y es aquí donde todo brilla y empieza a tomar forma, pero una vez acabemos el DLC nos quedará la pregunta de «¿Y ahora qué?», siendo inevitable pensar que un hipotético Dark Souls IV es totalmente necesario para descubrir los entresijos de Lothric, Lordran o Drangleic.

Conclusiones

Dark Souls III: La Ciudad Anillada supone el broche de oro para la tercera entrega, dejándonos la mejor zona del juego y uno de los combates más maravillosos de la saga. Un lugar lleno de secretos por descubrir, con mucho contenido y que, aunque su duración puede resultar corta dependiendo de la habilidad del jugador, ofrece tantos momentos memorables y recovecos donde recabar información que uno se olvida de lo efímero que puede llegar a resultar.

Recuerda a grandes DLC de la saga como Artorias del Abismo, aunque en esta ocasión llevado al máximo exponente con un diseño fantástico y una genialidad en la colocación de enemigos que creará momentos memorables y combates tensos. Bien es cierto que no parece un punto y final, si no más bien un aparte, dejándonos la sensación de que aún queda mucho que contar en el mundo de Dark Souls.

Aún con todo esto, las sensaciones han sido fantásticas, y Dark Souls III: La Ciudad Anillada se ha sentido más Dark Souls que nunca: desafiante, épico y opresivo.

Así que una vez en los muros de la ciudad, recordad: Esto no trata sobre la muerte. Trata sobre lo que aprendes de la muerte.

 

Dark Souls III: La Ciudad Anillada

Puntuación Final - 8.5

8.5

El broche de oro para una de las sagas más famosas de los videojuegos en los últimos tiempos. Contiene los mejores combates de la saga y parte fundamental del lore.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X