AnálisisSwitch

The Legend of Zelda: Breath of the Wild – Análisis Switch

Nintendo siempre ha conseguido estar un paso por delante gracias a sus innovaciones, y es que The Legend of Zelda: Breath of the Wild ha roto todas las barreras de antiguas generaciones para dar paso a uno de los mejores títulos de este 2017 y, quizás, de esta ya legendaria saga.

Muchos éramos los que esperábamos un juego de este calibre después de años de espera y por fin lo tenemos aquí con nosotros. No solo ha cumplido con las expectativas que teníamos en mente, si no que también las ha superado con creces en la mayoría de los casos. Gracias a su nuevo sistema de juego, un mundo abierto donde la exploración toma un papel importante, Zelda ha sido remodelado por completo.

No solo teníamos ganas de probar este nuevo sistema, también queríamos ver una nueva historia de nuestro héroe Link. Y es que como es sabido, algo por lo que a la gente le encanta esta saga es, entre otras cosas, por su mágica historia. En esta entrega no se quedan cortos, cuenta con una buena trama que como de costumbre está bien entrelazada entre sí y que te dejará con ganas de continuar.

El juego comienza con nuestro héroe Link tras despertar de un letargo de 100 años en el santuario de la resurrección, una especie de cámara creada por la raza Sheikah para proteger al héroe hasta que estuviese preparado. Al despertar, Link será guiado por una voz, la cual no reconoce pero que será de vital importancia para el desenlace de esta historia y nos ayudará en los primeros pasos, entregándonos la tablilla Sheikah, un artefacto que nos ayudará a resolver todo el juego, ya que esta contiene todos los poderes que necesitamos en nuestra aventura; las bombas temporizadas, controlar objetos metálicos, parar el tiempo durante unos segundos y generar bloques de hielo. Abandonaremos el santuario para dar paso a la tierra destruida de Hyrule. Esta ha sido devastada a manos de nuestro archienemigo Ganon y nosotros, una vez más como héroe, debemos salvarla. Durante las primeras horas tendremos que ir cumpliendo una serie de objetivos que nos harán de tutorial, para después dar paso a todo lo que nos ofrece el mapa, pudiendo ir incluso a las zonas de mayor dificultad. Pero claro, no creo que seamos tan temerarios de ir a una muerte segura.

Estábamos acostumbrados a tener que desbloquear objetos con los que poder continuar, como el arco del héroe, las bombas, una máscara… Pero esta vez no, ahora tendremos todo desde el principio, como la tablilla que nos ayudará a resolver la gran mayoría de problemas que se nos presentan a lo largo de este juego. Es una herramienta que a la vez que es sencilla, es la más importante. Gracias a este artilugio podremos tirar bombas, ya sea en forma cúbica o esférica, paralizar objetos a los cuales podremos aplicarles fuerza para que salga disparado, un imán con el cual podremos atraer o alejar objetos metálicos y un bloque de hielo que nos permitirá escalar en zonas acuáticas. Las físicas de todos estos poderes están recreadas de forma magistral y le da una nueva dimensión al juego, pudiendo realizar acciones simples como lanzar una bomba ladera abajo para detonarla al llegar a nuestros enemigos o estrategias más elaboradas, todo quedará a nuestra imaginación.

Tendremos la posibilidad de cocinar, que dependiendo de qué ingredientes utilicemos, obtendremos diferentes potenciadores. Otra de las nuevas mecánicas importantes y que estará presente en todo momento es la de poder escalar, y personalmente me parece una de las acciones más divertidas, ya que propiciará que queramos subir cada montaña que encontremos para ver que podemos encontrarnos en la cima, y muchas veces habrá sorpresa. También podremos talar árboles, los cuales nos servirán como puentes, para hacer fogatas en las que podremos cocinar o simplemente descansar.

Como podemos observar, este juego está lleno de novedades y además podremos realizar acciones como nadar, ir en balsa, usar el escudo como trineo y más acciones que iremos descubriendo a lo largo de nuestra aventura, sorprende que aún estando avanzados en la historia sigas descubriendo mecánicas nuevas de forma sutil.

Como en la gran mayoría de los juegos de esta gran saga tendremos que recorrer Hyrule para conocer todos los secretos que aguardan en ella, pero en esta ocasión, y gracias al nuevo sistema de mundo abierto, estaremos ante el mapa más grande que hayamos visto. Y es que es tan extenso que no tendremos tiempo de parar, siempre tendremos algo que hacer y es aquí donde entra uno de los aspectos más importante del juego: los santuarios y las torres Sheikah.

Las torres son unas estructuras que podremos encontrar, una por región, donde aparte de observar el mapa a gran altura para trazar una ruta para nuestro próximo destino, también podremos usarlas entre ellas a modo de teletransporte para viajar de un punto a otro más cómodamente. Los santuarios, al igual que las torres, están construidos por los Sheikah para ayudar a Link, y no son ni más ni menos que pruebas o puzles que tendremos que completar para ser merecedores de los símbolos de valía; los cuales al juntar 4 podremos cambiarlos por un corazón extra o por un poco más de resistencia. Estos símbolos están repartidos por toda Hyrule y tendremos para bastantes horas si queremos hacernos con todos. Cada santuario Sheikah propone un reto distinto y no solo habrá un modo de superarlos, algunos jugarán con las físicas para resolver un acertijo, otros serán pruebas de fuerza donde tendremos que derrotar a cierto enemigo, son divertidos de completar y si quieres mejorar a nuestro héroe tendrás que hacer el mayor número posible de ellos.

Los guardianes son un enemigo duro en este Zelda: Breath of the Wild.

Pero no solo tendremos esto para hacer, también podremos ir ayudando a nuestros amigos los Kolog para ganar semillas, las cuales nos ayudarán a portar más equipo. También podremos optar por una gran cantidad y variedad de misiones secundarias, misiones heroicas o ayudar a los NPCS que viajan por Hyrule. En fin, hay tantísimas cosas para hacer, que sin duda nos dará para muchísimas horas de diversión y que no se verán mermadas con el paso del tiempo.

Otra de las características más importante que nos brinda este juego es la posibilidad de personalizar a Link de cualquier manera, con ciertos límites. Tendremos un gran surtido de armaduras, cascos, collares o camisetas, que incluso podremos cambiar el color, y nos darán efectos especiales. Así como un variado arsenal de armas -como espadas, mandobles, lanzas, hachas, escudos o arcos-, de diferentes tamaños y elementos. Tendremos que aprovechar esta oportunidad para personalizar a Link a nuestro gusto, pero siempre contando con una buena defensa para que no nos derroten.

La opción de montar a caballo ya es un clásico, y es que esta vez será de suma importancia hacernos con uno para poder recorrer Hyrule de una forma rápida. Tendremos diferentes caballos, especializados en la velocidad, la fuerza o la resistencia. Lo que está claro es que sea cual sea la montura que usemos, nos vendrá de perlas para viajar.

Hay mucho que hacer en The Legend of Zelda: Breath of the Wild, pero si solo quieres pasar un buen rato disfrutando del paisaje a lomos de tu caballo, es también una buena opción. En una saga de este calibre siempre se han cuidado los detalles, pero con esta nueva entrega Nintendo ha arriesgado por una formula nueva y ha dado un salto adelante en la franquicia quedándole un juego redondo. El apartado artístico es simplemente una belleza visual; estés donde estés siempre es buen momento para admirar los paisajes o usar la función de captura de imágenes. Todo el mapa de principio a fin se ha mimado al detalle, otorgándole así uno de los apartados artísticos más trabajados que hayamos podido ver desde hace tiempo.

Y, por supuesto, hay que sumar el gran trabajo que han hecho con los sonidos ambientales y la música, las pisadas de Link son más auténticas que nunca, sonando de forma muy creíble según el terreno que estemos pisando. Hay pequeños detalles que me encantan, como el traqueteo de nuestra arma con el escudo al andar, según el material del que estén hechos, sonarán de forma distinta. Se nota el mimo en este aspecto y la banda sonora como es marca en la saga ralla a un grandísimo nivel.

El diseño de Zelda en esta nueva aventura es de nuestros preferidos de la saga.

En definitiva es un juego que, aún teniendo pequeños problemas en cuanto a sus bajones de fps en ciertos puntos, nos enganchará desde el principio hasta el final, ya sea por su historia, contemplando los diversos paisajes, realizando las misiones secundarias o simplemente explorando cada rincón del mapa. La espera ha sido larga pero ha merecido la pena con creces, la nueva mecánica de mundo abierto le ha sentado fenomenal a la saga y hace de este The Legend of Zelda: Breath of the Wild un juego único  que logra cautivarte de forma especial, una aventura inmensa que no quieres que nunca termine, sin duda nos ha enamorado de principio a fin y es la primera vez que otorgamos la máxima puntuación, creemos que la ocasión lo merece.

No importa si eres un gran seguidor de la saga o un iniciado reciente, disfrutarás igualmente de lo que el juego ofrece, así que se lo recomendamos a todo el mundo, si te gustan los videojuegos, jugar Breath of the Wild es casi una obligación.

Etiquetas

Alvaro Lopez Rodriguez

Nintendero desde que nací, gracias a mi familia que me enseñaron todo sobre los videojuegos. Fire Emblem y Metroid son sin duda de las mejores sagas que nos ha podido dar la industria de los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X