AnálisisPC

Splody – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Juntar Bomberman con las posibilidades de un PC dan como resultado una obra como Splody. Un juego que tiene muy claro su rol: ser el clásico de Konami pero sin ningún tipo de limitaciones y lanzándose con los brazos abiertos al editor de niveles y al carácter expansivo del juego en ordenador.

La esencia es, en su base, idéntica al juego del que evidentemente coge inspiración. Espíritu arcade y multijugador a capazos, con el objetivo de divertir desde el primer segundo. Aquí pueden acceder a la partida todos los mandos que puedan conectarse al PC de turno, algo así como las peleas a ocho del último smash elevado al primer número grande que se pase por la cabeza pero con bombas y escenarios laberínticos. La locura está servida, evidentemente, y no solamente se nota en el potencialmente colosal número de jugadores en pantalla, sino por otros elementos como power ups dedicados a causar la mayor destrucción posible e incluso monturas en forma de dinosaurios. Los jugadores pueden desatar el infierno incluso después de morir y sacar a relucir frases personalizadas que suelen ser ofensas hacia el rival. Evidentemente, aquí se ha venido a reventarlo todo.

Barra libre de jugadores y bombazos

Solo hay dos modos de juegos principales, pero nada más lejos de la realidad, esto no significa que el juego ande escaso en horas de diversión. Esto es porque Splody dura lo que quien lo juegue quiera, porque es de esas obras que existen por y para el multijugador. Consciente de ello, el título tira la casa por la ventana y no le importa ser un caos absoluto si así se desea. Ahí reside la gracia; sin prácticamente lugar para la competitividad seria, solo cabe esperar desfase y por ello, diversión.

El editor de niveles es clave en el juego de Dashing Strike Games, es el resorte que lo impulsa hacia la probable inmortalidad y hacia un pozo aún mayor de imprevisibilidad y entretenimiento. Sin la filosofía independiente del PC Splody no tendría prácticamente sentido, es de esos títulos que suenan, huelen y saben a Cibercafé y no tienen ningún miedo en dejarlo bien claro.

No son las explosiones más espectaculares pero divierten

De algún modo, el apartado visual es representativo de ello, no es desagradable a la vista pero sí que desprende esencia de cartón y pegamento. No estrictamente en el mal sentido, Splody sabe que es un tablero de casi infinitas posibilidades hecho a mano donde cada pieza es intercambiable y ampliable por el jugador más decidido, y por ello sabe que la estética que esgrime no desentona. El apartado sonoro va por la misma senda y no impresiona con los efectos de sonido, pero sí es cierto que en cuanto a la música hay más tela que cortar de lo que puede parecer en un principio. Tal vez no por la variedad de melodías, sino por el nombre y cara que hay detrás y su evidente buen trabajo: The Hamster Alliance.

Así queda un título humilde y con las pretensiones bien claras, consciente de qué es y de que le sobra y le basta con ello. Revitalizar un clásico hasta el punto de expandirlo hacia las profundidades del editor de niveles, buffet libre de mandos y la diversión directa y sin artificios. Es el amigo Bomberman reventado todas las paredes que le rodean, con lo bueno y malo que ello conlleva.

Etiquetas

Navi Games

Navi Games es una página de actualidad sobre videojuegos desde el punto de vista de jugadores.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X