AnálisisPS4

Ys Origin – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible en: PSVita, PC

Desde siempre en el mundo de los videojuegos han existido sagas de rol más allá de Final Fantasy o Dragon Quest. Es el caso de la saga de juegos Ys, que aunque no es tan famosa ni tan brillante como las antes mencionadas, tiene unos cuantos fans alrededor del mundo. Y no, yo no estoy entre ellos, aunque sí es cierto que he jugado a anteriores Ys y puedo afirmar que Ys Origin no es para nada el mejor de su saga.

Action RPG

Este juego es un Action RPG de la cabeza a los pies como sus antecesores, cosa que hace bastante bien. He de reconocer que en cuanto a cómo se siente el manejo es bastante satisfactorio, aunque se basa en correr, saltar, pegar, usar una habilidad elemental y una especie de límite. De ahí parte su base, conseguimos equipo e ítems y los vamos usando, clásico a más no poder, pero realmente efectivo y entretenido.

En cuanto al desarrollo de los niveles, vamos descubriendo enemigos nuevos cada vez más fuertes y más variados de lo que se llegaría a esperar de un juego en principio sencillo. Tendremos también ciertos puzles a superar y cosas que nos harán pensar un poco o investigar porque puede que nos falte cierto objeto que hace cierto efecto que nos permite pasar por ahí. Como he dicho, todo bien sencillo pero bien ejecutado, ya que Ys ha mantenido sus mecánicas en el tiempo, las ha ido puliendo; igual no tanto como se le podría exigir, pero sí lo suficiente como para que el juego te recompense mientras combates y te haga sentir bien y con ganas de jugar más. Una de las cosas que más gusta del combate es que continuamente los enemigos sueltan ítems que nos dan diferentes potenciadores temporales de ataque, defensa, etc, además de la experiencia para subir de nivel y los puntos necesarios para mejorar nuestro personaje y su equipo, cosa que podremos hacer según liberemos las imágenes de las Diosas, donde además podremos guardar.

Al principio del juego podremos elegir entre dos personajes, Yunica Tovah (la nieta de uno de los seis sacerdotes de Ys, que maneja el hacha) o Hugo Fact (un mago prodigio). La elección de uno de los dos personajes cambiará las cosas que vivimos en la historia, aunque manteniendo en parte las mismas mecánicas para los puzles y más o menos el mismo orden a la hora del juego en sí. La gracia de esto radica en que cada personaje tiene un estilo completamente diferente, mientras que Yunica es de combate directo y nos expondrá más a ser heridos, Hugo ataca a distancia; pero claro, la guerrera es más resistente que el mago, por lo que será menos problemático recibir daño. Además, aunque reciben más o menos los mismos poderes durante el juego, en cada uno se refleja de manera distinta. Si bien el poder de viento del principio en el mago es una cúpula protectora que lo hace levitar, en la guerrera es un ataque circular potente que, encadenado, puede hacerla flotar por el aire. Cada personaje lógicamente conseguirá cierto equipo acorde con él, además de los elementos comunes para el juego.

Pero si en algo destaca es en las batallas contra los Jefes, las cuales son muy interesantes y frenéticas. Cada jefe tiene como siempre sus mecánicas y nosotros tenemos que aprenderlas para vencerlos, algo que es muy común pero que este juego sabe hacer muy bien convirtiéndose en posiblemente lo más destacable.

Lo que no es el Action RPG

Un juego es mucho más que su sistema y sus mecánicas, y es donde para mí este juego flojea mucho. Si bien muchos fans acérrimos no estarán de acuerdo conmigo, tengo varios puntos que exponer que no me han convencido nada y que están muy por debajo de lo que incluso seria un juego de la época de PSX, que es de lo que bebe este juego y lo que intenta ensalzar: un estilo algo retro.

El primer punto negativo que tengo que indicar es su inicio, una voz en off en francés para intentar darle belleza a lo que nos cuenta, pero que a mi parecer no consigue para nada. La propia entonación deja mucho que desear, incluso chirría. Se nota en exceso que quien locuta esa voz no es un francoparlante y que de francés sabe lo justo. Y puede que para alguien que no ha oído nada de francés quede bien, pero yo sin saber demasiado tengo varios problemas para siquiera soportarla, se me antoja molesta y sin entonación como un intento de susurro de alguien que no sabe locutar una voz en off ni de lejos.

El siguiente punto negativo viene justo a continuación y es una especie de intro anime con imágenes estáticas y un intento de guitarreo molón, que no lo es para nada. Queda muy forzado y poco profesional, con unos diseños muy planos y no especialmente bien dibujados. La sensación que transmite es de algo mediocre que no está a la altura de lo que es un Ys, que aunque está claro que este es un juego de 15 euros, no se puede permitir cosas así, como si el que hubiera ideado eso fuera un fan muy loco que no tiene ni idea de dibujo ni de música. Y aunque intentara justificarlo con lo que quiere evocar, tenemos ejemplos de openings de la época de PSX que son muy superiores, véase el caso de Wild Arms o Valkyrie Profile. En mi opinión estos dos detalles nada más iniciarlo desmerecen mucho al juego en sí y lo hacen empezar con muy mal pie y un olor a rancio que cuesta quitarse, aunque es cierto que durante el juego la estética está muy acertada y casi te olvidas de su inicio; es pensar en él y te da como una sensación de vergüenza ajena muy desagradable.

La historia y la narrativa tampoco son nada del otro mundo, ya con un planteamiento en el cual nos falta mucha información, las conversaciones no nos ayudan demasiado. Y es que parecen escritas por una persona muy joven que no sabe escribir, con un tono infantil; pero no por ser para niños, si no escrito por un niño. Pretende ser una historia clásica como en los 90 que, aunque sin mucho sentido ni drama, sea interesante y entretenida, pero no acaba de conseguirlo básicamente por que su herramienta para contarse a sí misma son los diálogos. Crea al final una sensación muy extraña de poca profesionalidad en cuanto a todo lo que se refiere al apartado artístico, y si bien los dibujos son los que son, no sabría decir si las conversaciones son así por la traducción, la cual es correcta y parece bien adaptada, por eso me da la sensación de que esto es un claro problema de guión.

Un punto más o menos positivo es la música del juego, que es muy correcta y pega muy bien con la estética retro en este sentido. Tampoco es nada remarcable, pero ya que le he sacado tantas pegas, por lo menos fijarnos también en los detalles medianamente positivos; al ser un Ys lo merece.

La conclusión: Y con esto ya paro

Me duele mucho haber hablado de esta manera de un Ys y soy consciente de que el resto tampoco son muy diferentes, pero daban una sensación de un juego con un mejor acabado. Sé que las historias de esta clase de juegos no solo en Ys, también son sencillas, pero aquí el problema no es la sencillez o la poca profundidad. Es la torpeza de los guiones y cómo en ciertos momentos el contexto de lo que ocurre es interesante y deja ver una buena historia, que se estropea o se boicotea a sí misma con una narrativa muy poco trabajada y excesivamente pobre, llegando a lo molesto. Al final el juego te llama por sus mecánicas y quieres matar monstruos y luchar contra jefes, pero la historia acaba dándote igual y esto hace que no haya acabado enganchándome.

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X