AnálisisPC

Dungeon Souls – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Las mazmorras. ¿Qué tendrán que siempre nos atraen a explorarlas? ¿Será el espíritu aventurero que tenemos dentro de cada uno? ¿Los misterios que pueden aguardarnos? No estoy del todo seguro de qué tienen, pero no es la primera vez ni la última que decido meterme en las mazmorras que nos presentan los videojuegos para desentrañar sus misterios. En este caso, me acompaña Dungeons Souls, un dungeon crawler con toque rogue creado por Lamina Studios. ¿Venís conmigo a explorar la mazmorra?

La propuesta que ofrece Dungeons Souls no es muy complicada, baja a través de las mazmorras, derrota a temibles jefes finales y salva a la prin… Ah no, eso no era. Y escapa de la mazmorra, ahora sí. Para realizar tan ardua tarea contamos con hasta 10 héroes distintos, algunos de ellos desbloqueables, cada uno con sus características y habilidades propias que lo hacen muy diferente del anterior. Algunos atacaran más a cuerpo a cuerpo, otros lucharan a distancia, alguno incluso podrá invocar a súbditos para que le ayuden en tamaña empresa.

Muchos héroes para poder escapar

Para ello dispondremos de tres habilidades que podremos ir mejorando al subir de nivel: el ataque básico y dos especiales, que varían según el héroe. Por ejemplo, el arquero dispondrá de sus flechas como ataque básico, un disparo múltiple temporal y una lluvia de flechas, mientras que el nigromante dispondrá de bolas mágicas perseguidoras, un circulo protector y la habilidad de invocar esqueletos. Cada personaje es único en este aspecto y denota un buen trabajo para su diferenciación, aunque el balance de los mismos deja mucho que desear, pues hay guerreros mucho más fuertes que otros con los que puedes terminar el juego más fácilmente. La ventaja la tienen principalmente los que atacan a distancia, puesto que muchos enemigos pueden explotar o disparar, y un guerrero que ataca a cuerpo a cuerpo se vuelve un saco de boxeo para estos.

Para ayudarnos durante nuestra aventura por la mazmorra, iremos encontrando objetos que nos darán bonificaciones varias, aumentos de salud, de fuerza, velocidad; algunos que nos ofrecerán ventajas únicas y especiales. En resumen, un buen popurrí que no puede faltar en un juego de este tipo. El oro también hace un acto de presencia importante, pues no solo nos servirá para comprar objetos durante nuestra aventura, sino que podremos utilizar el oro que hayamos obtenido durante la partida para las habilidades pasivas que mejoraran nuestras estadísticas básicas de forma permanente; o usarlo para fabricar armas en la armería con las recetas que iremos encontrando dentro de la mazmorra. La experiencia también se irá acumulando si seguimos usando el mismo héroe, subiendo así su rango hasta un máximo de 5 estrellas que nos dará aún más bonificaciones permanentes.

Hemos hablado mucho de los héroes, pero no podemos olvidar la mazmorra

En cada nivel de la mazmorra tendremos que cumplir el mismo objetivo: activar todos los puntos que haya en el nivel para que se abra la salida y poder seguir avanzando. El número de puntos variará siempre y tendremos que explorar para ir encontrándolos. Cada vez que activemos uno de estos puntos tendremos que enfrentarnos -o huir- a la horda de enemigos que aparecerá delante de nuestras narices. Y al activarlos todos, ¡sorpresa! Sal por patas o te las verás con el segador que vendrá a por ti. Pero el camino para llegar a todos los puntos no será fácil, nos encontraremos con una gran multitud de trampas, incluyendo unas bolas gigantes que nos harán sentir como Indiana Jones, o lo harían si no hubiera tantas y no te mataran la mayoría de las veces de un solo golpe, y enemigos que no dejarán de aparecer para tocarte las narices mientras intentas subir tus habilidades o estadísticas.
Los jefes finales los encontraremos siempre en el tercer nivel de la zona; entonces tendremos que hacer de tripas corazón y enfrentarnos a lo que serán las batallas más duras del juego. Aunque siempre nos encontraremos con los mismos, por lo que a la larga vencerlos se vuelve mucho más fácil.

Todo suena bastante bien, pero por desgracia no se libra de tener errores

Dungeon Souls es un juego que, aun con buenas ideas, falla notablemente en cosas básicas que no deberían suponer un problema. El error más grave que he podido encontrar es el control con un mando. Es imposible jugar con un mando a este juego puesto que el joystick derecho se detecta mal e impide apuntar de una forma correcta; cosa que hace injugable el modo cooperativo local que nos ofrece el juego, en el que por algún motivo que aun no he podido entender, no se pueden utilizar dos mandos, obligando al otro jugador a utilizar el teclado y ratón. Algo que de por sí ya suena suficiente incómodo, sumado al nulo funcionamiento del mando, consiguen que el modo sea injugable.

Conclusión

Dungeon Souls es un juego con ideas buenas que no han terminado de ejecutarse correctamente. Como experiencia para un solo jugador deja un buen sabor de boca, si no te molesta jugar sin utilizar un mando. Al menos, ese tipo de errores puede ser solucionado fácilmente con una actualización, pero a la hora de escribir este análisis ese no era el caso. Aun así, Lamina Studios aún sigue añadiendo contenido al juego por lo que puede que en un futuro muchos de sus problemas hayan sido solucionados.

Etiquetas

Guillermo Nicolau

Los videojuegos son mi pasión. Desde muy pequeño siempre he estado rodeado del mundillo gracias a mis hermanos mayores que me dieron acceso a todo, desde lo retro a lo moderno. Espero poder diseñar mis propios juegos en el futuro.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X