AnálisisPC

BOOR – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Los videojuegos indie suelen gustarme, son juegos interesantes y frescos que, aunque cortos, suelen estar a buen precio. En este caso tenemos que añadir el orgullo nacional a un título plataformero con puzzles y pruebas de habilidad que nos propone una historia bastante interesante, todo de la mano de Dazlog Studio.

Saltar y pensar

BOOR es un título que lleva por bandera el ser un juego de plataformas con puzzles de una manera increíble. Con sus más de 80 niveles, necesita del jugador que piense y, al mismo tiempo, que sea hábil, y no por que sea un juego exigente, pero requerirá pararse a pensar de vez en cuando o morir para controlar bien donde saltar o simplemente reiniciar el nivel porque el jugador la ha cagado estrepitosamente.

Las mecánicas de salto son esenciales, ya que es la forma de moverse por el nivel y desentrañar sus mecánicas, aunque es un salto muy ligero, lo cual nos permite maniobrar mejor. Será fácil en ciertos momentos de tensión hacerlo mal y morir, teniendo que reiniciar la habitación. Por suerte, es un juego muy rápido en este sentido y morir no implica largas cargas ni impedimentos, ya que quiere que el jugador esté pendiente de qué tiene que hacer e intentar diferentes cosas para resolver el acertijo propuesto.

Nuestra protagonista tiene el poder de crear una especie de doble espectral de sí misma, que puede ser destruida sin repercusión, pero que deja inconsciente su cuerpo real; esto, junto con el salto, es el centro de todo. Tendremos que conjuntar esas dos habilidades para interactuar con el entorno y poder avanzar en el juego. También para vencer a los diferentes jefes, como por ejemplo usando nuestra imagen astral como señuelo o manejándola para llegar donde no podemos o no queremos entrar.

Con las habilidades mencionadas, tendremos que desentrañar los puzzles de cada nivel, en los cuales incluimos a los Jefes. El juego quiere que te impliques y que pruebes cosas, no siempre todo es instintivo ni sale solo, convirtiéndose en un juego de ensayo y error. No tiene un nivel de dificultad excesivo y es un juego muy corto, pero creedme, que por 5 € te hace pensar bastante y pasar un muy buen rato, ya que no siempre sabes para qué es cada elemento por lo que tendrás que experimentar y en ocasiones simplemente pensarás que no eres capaz y dejarás de jugar, y eso es una grandeza de este juego. Cada habitación es un nivel, y si salimos, siempre empezamos desde ese nivel. A veces puedes tomarte BOOR como un pequeño momento para hacer cierto ejercicio mental.

Como extra, BOOR tiene unos coleccionables en forma de piezas para invitarte a revisitar los niveles y conseguirlas, -pero la verdad no estoy seguro de si te dan alguna recompensa, ya que no he podido conseguirlas todas-. En este sentido el juego es mas pícaro y no te lo pone fácil, a veces esas piezas pueden estar dentro de una habitación que no puedes ver y parece parte de una pared.

Lo bueno si breve dos veces bueno

BOOR es un juego corto, pero no por ello es un juego corriente, es como si fuera bello por ser efímero. Evidentemente te dejan con ganas de más, pero disfrutas cada segundo de lo que has jugado y lo puedes paladear. Yo lo catalogaría como un juego minimalista en todos los sentidos, pero extrayendo mucho de lo poco que da. La sensación al jugarlo es de que todo está aprovechado y todo tiene algún sentido, ya sea por narrarte algo de la historia en imágenes o para conseguir superar algún puzzle; en BOOR no sobra nada.

La historia también esta narrada de una forma minimalista, te explican lo justo, pero si te fijas puedes extraer bastantes datos para montarte tu película. Es como si el juego quisiera explicarse por sí mismo, pero sin hacerte perder el tiempo de los acertijos que es de lo que va el juego. Pero al mismo tiempo, juegas no solo para ponerte a prueba, si no para saber qué narices esta pasando en Eden y como puedes detener a BOOR.

Insisto en que el juego es minimalista en muchos sentidos y es que aunque puedes rejugarlo, no es necesario. Según pasan los minutos y analizas la experiencia, genera en ti mucho más de lo que te ha dado, sobretodo con su final (el cual lógicamente no desvelaré). Pero en muchos sentidos es una experiencia de pensar y moverse por encima del simple videojuego, está hecho para darte una sensaciones y que caviles, con sus mecánicas, historia y con su apartado visual. Son un conjunto difícil de clasificar y realmente escueto, pero como he dicho antes no genera sensación de ser poco, si no de ser efímero como una estrella fugaz.

Como detalle positivo extra y breve, decir que el juego está en castellano, y aunque es lógico contando que Daniel Moreno (su creador) es español, se agradece.

Un mar de rojos y grises

Creo que lo mas destacable de todo el juego, sin desmerecer el resto de cosas, es el apartado artístico, otra vez minimalista como muchos indies, pero muy superior al resto. Visualmente BOOR es una genialidad, cómo consigue crear esa fluidez con tan poco, lo agradable y representativo que son esos tonos rojos y grises.  Con un dibujo simplificado pero efectivo, precioso, que ante todo es un juego muy bonito, pero sin ser recargado ni complicado. Otra vez tenemos esa sensación de la belleza de lo simple o efímero muy bien combinada.

La música no es nada del otro mundo por sí misma, pero combina muy bien con el conjunto del juego. No cansa ni atolondra, tampoco es demasiado variada pero sí es muy efectiva y transmite muy bien ese «apocalipsis tecnológico«, que al mismo tiempo pretende ser bonito. Otra vez podemos ver que BOOR es un juego pensado en su conjunto, nada está al azar, nada sobra y según escribo estas lineas, me doy cuenta de que no es para todo el mundo o mas bien no todo el mundo es para BOOR.

Hay juegos que son dignos de ser jugados

Habéis leído bien, hay juegos que merecen y son dignos de ser jugados, BOOR es uno de estos juegos. Merece la pena jugar y meditar sobre lo que hemos visto. No penséis que este juego compite con nada, no intenta quedar por encima de nada, simplemente aporta y de la sensación de que su creador ha puesto todo lo que tenía en este juego, al mismo tiempo que puede ofrecernos más. BOOR es un indie y tiene sus limitaciones, eso sí, muy bien aprovechadas, sin duda creando un juego único, que es normal y una maravilla al mismo tiempo.

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X