AnálisisPC

Rotation Phonology: Break – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Desde que conocí el rol japonés he tenido especial fascinación por lo que los nipones son capaces de hacer en el género. Trato de profundizar en el mismo y probar las distintas propuestas que de ahí surgen. Así es como terminó en mis manos un título llamado Rotation Phonology: Break, el cual es desarrollado por el estudio independiente ButterChain y que se aleja, en muchos sentidos, de la línea marcada por los grandes exponentes del JRPG.

Decisiones, linealidad y malas traducciones

La historia del juego es muy sencilla. Básicamente se nos relatan las consecuencias y la búsqueda de soluciones, luego de una mala decisión tomada por el gobierno. Desde el estudio responsable optaron por una historia que, pese a que puede llegar a ser interesante, se nos plantea de forma extremadamente lineal, tanto en desarrollo como en ritmo. El guión nos pone en el nivel correspondiente, el cual es un mapa muy sencillo que deberemos recorrer y en el que nos encontraremos con enemigos, objetos, dinero y alguna trampa por ahí. Basta con vencer al jefe de turno e iremos progresando en la aventura. Lamentablemente, añadido a la linealidad extrema, nos topamos con una barrera significativa: el idioma. Contamos con la opción de jugarlo en japonés, chino o inglés. Aunque mi amor por Japón es grande y no hay nada que me guste más en el mundo que la comida china, no han sido razones suficientes para intentar aprender alguno de los dos idiomas; con lo cual tuve que inclinarme por la opción del inglés para poder enterarme de algo. En mi primer contacto, luego de seleccionar idioma, me hizo mucha gracia que se estaban disculpando por su nivel de inglés. Creí que era una broma. Ojalá lo hubiera sido porque la realidad es que la traducción es un poco mala y no permite enterarnos de todo lo que sucede en nuestro trayecto. No digo que sea totalmente incomprensible, pero hay frases y palabras en las que claramente se notan los errores de la traducción. Nunca he puesto como un problema en ningún juego el tema del idioma, pero en este caso si tus conocimientos sobre el inglés son muy básicos, la experiencia se ve afectada de forma considerable como resultado de los fallos en la traducción. Al menos voy a reconocer que el juego tiene el valor de decirte que no controla mucho del inglés; en tiempos donde las compañías se van por las ramas y no hablan claro, yo agradezco el gesto de honestidad que se tiene desde el minuto uno.

Táctica pura

Afortunadamente no todo en Rotation Phonology: Break es malo. Es en el sistema de combate donde encontramos su punto más fuerte. Los enfrentamientos se desarrollan con un estilo táctico, aunque tiene ciertas variaciones y agregados con respecto a las mecánicas convencionales de esa forma de combatir. La primera característica que apreciamos es que los tres personajes que controlamos comparten la barra de salud, es decir, un daño a cualquiera de ellos afecta a todo el grupo. Los enemigos están situados frente a nosotros en una especie de tablero y bastará con seleccionar a quien queremos atacar y nuestro personaje irá sobre él con una especie de dash, o puede lanzarle magias o flechas. Todo depende de la acción que nosotros elijamos y de cual sea el personaje con el que nos dispongamos a atacar. Mecánicas muy sencillas, pero bien pulidas y funcionales. Es muy simple acoplarse a los controles y al estilo de lucha; pero el juego, a medida que vamos avanzando, va integrando poco a poco más elementos al combate, y eso ofrece mucha profundidad y variedad durante nuestra experiencia, además, añade el factor sorpresa ya que constantemente nos preguntaremos con qué novedad nos vamos a topar.

El factor estratégico es importante más allá del combate. Esto debido a que, gracias a la única barra de salud para todo el grupo, tendremos que saber el momento exacto para usar los ítems curativos en nuestra odisea. Además, en los niveles nos encontraremos con distintos objetos y armas, y el juego no nos dice cuál es mejor para cada situación. Eso lo aprenderemos, o deduciremos, nosotros mismos, añadiendo así un valioso elemento de gestión de recursos que nos hacer pensar y planear cómo y cuándo usar los elementos de nuestro inventario.

En cuanto al apartado técnico y sonoro en general no es un título que destaque mucho. Tampoco es que falle en estos aspectos, simplemente son aspectos que cumplen con su labor sin destacar demasiado. Gráficamente es variado, aunque lo más recurrente es toparnos con escenarios muy coloridos. En el tema sonoro tenemos un estilo musical que, personalmente, no es de mi agrado y por momentos no encaja con lo que el guión del juego nos quiere contar; pero en otras situaciones de los niveles los temas que acompañan son ideales considerando lo que sucede en pantalla.

Conclusiones

Rotation Phonology: Break es un juego atípico, pero con propuestas muy interesantes. Ofrece una historia muy agradable, pero con un desarrollo narrativo y jugable demasiado lineal, que además se acentúa con una dificultad muy sencilla, prácticamente no representa ningún reto. La traducción al inglés no está todo lo bien que debería y esto puede opacar mucho la experiencia. El sistema de combate se siente novedoso y constantemente añade cosas para aportar variedad que consigue mantenernos atrapados en el universo que construye. En temas técnicos no es un portento, ni mucho menos. Visualmente, logra alejarse de la monotonía, pero varios de los escenarios se caracterizan por ser bastante coloridos. La música no termina de ser de mi agrado, por momentos se siente idónea, pero otros se siente fuera de lugar.

Rotation Phonology: Break es una apuesta atractiva y que pese a sus problemas, logra ser muy divertido y engancharnos. Algunos detalles opacan la experiencia, pero aún así llega a ser agradable. Eso sí, está pensado para los amantes del género, y si no son de tu agrado los JRPG, ya sea convencionales o tácticos, este juego no va a hacer que ames el rol japonés.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X