AnálisisPC

Xenoraid – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: Xbox One, PS4, PSVita, Ios & Android.

Otra vez lo retro vuelve a nosotros con un toque más moderno, aunque guardando la esencia de siempre; es este caso, un juego al estilo de clásicos como Galaga, pero con diferencias notables.

La mecánica del PEW-PEW

Xenoraid es un juego de naves en el cual el jugador debe superar una serie de fases y acabar con un número determinado de enemigos, bastante simple en este aspecto, aunque lo hace muy bien. Es muy entretenido y fluido y aunque según avances en el juego puedes acabar sintiéndote superado, permite una capacidad de reacción bastante alta y, por lo tanto, se convierte en un juego muy justo.

La cantidad de niveles es irrelevante, ya que nos encontramos ante un tipo de juego que no necesita ninguna justificación para ser jugado; aunque tiene historia, de la cual hablaremos más adelante, las propias mecánicas se reafirman a si mismas. Mecánicas sencillas: moverse y disparar, un tiro continuo normal o un tiro más fuerte pero que se agota (una especie de misiles). Pero referente al tiro principal tiene una mecánica muy interesante y es que disparar de forma continua sobrecarga el arma en cuestión y nos genera unos segundos en la que nos encontramos indefensos,  mecánica típica de ametralladoras en otros videojuegos. Ya no tenemos solo que disparar, sino que tenemos que gestionar nuestro tiro y, por lo tanto, movernos con fluidez para aprovechar la oportunidad de esquivar a algún enemigo y volver a la carga.

Habiendo comentado ya las mecánicas básicas de este juego, señalaré un factor interesante, y es que manejamos 4 naves (no a la vez, claro está), pero si tenemos que ir cambiado de una a otra durante el combate si la que estamos usando ha sufrido muchos daños y pudiera ser destruida. Aquí es donde enlaza con un tema muy interesante en el que hablaremos en el siguiente apartado y es la modificación y compra de naves.

Naves custom, a tu gusto

Xenoraid evoca, como ya hemos comentado, el espíritu clásico de juegos como Galaga o, siguiendo la linea de juegos un poco más modernos, como Resogun. Además, añade un toque muy particular que es la personalización de naves. Podemos mejorar nuestras armas o elegir distintas y también tenemos la posibilidad de desarrollar tecnología. Las naves customizadas pueden ser más fuertes o desarrollar ciertas características ofensivas y defensivas, simplemente ser mejores en lo que hacen o equiparlas con un láser en lugar de una ametralladora o incluso una ametralladora con una candencia diferente, todo esto limitado por unos puntos que ganamos en cada partida y de los cuales tendremos que gastar parte para reparar los daños en nuestras naves.

Las cuatro naves son una buena forma de tener variedad y podernos adaptar a la situación o simplemente a nuestro gusto. Además, según las modifiquemos cambian también de aspecto, pero ¿qué ocurre cuando son destruidas? Pues si perdemos una o más naves y queremos seguir siendo operativos necesitaremos reponerlas, y eso se consigue volviéndolas a comprar. Según avancemos podremos comprar naves mejores con características distintas o también mejorarlas, esto hace que Xenoraid tenga cierta variedad por encima del simple disparar.

Tantas opciones de personalización puede llegar a cortar el ritmo, ya que tendremos que gestionar cómo vamos a gastar los puntos sabiamente. Debemos decidir si reparar las naves o comprar nuevas, o gastar los puntos en mejorar las naves que ya poseemos, todo formará parte de nuestra estrategia.

No solo de mecánicas se vive

La historia en este juego no es más que una excusa. Se trata de lo de siempre: una fuerza alienígena  que pone en peligro a la humanidad y debes luchar contra ella. Aunque sí es cierto que se agradece darle un contexto y una coherencia a lo que estás haciendo.

En cuanto al apartado visual me cuesta un poco dar un opinión rotunda, ya que si bien la imagen de los personajes no es que sean ilustraciones especialmente interesantes en parte, ni siquiera bien dibujadas, esto se suple con el diseño de naves y fondos durante el combate es más llamativo, aunque el diseño de enemigos es muy limitado y puede llegar a hacerse demasiado repetitivo. Posiblemente en este aspecto es lo que le hace perder muchos puntos a la hora de lo que podría ser un juego muy notable, pero que se queda en un juego que esta bastante bien sin más. Lo cual tampoco le quita mérito y no deja de ser por ello un juego muy entretenido que cumple bien su función.

La música sí que resulta destacable, lo que podríamos llamar toques de odisea especial emanan de ella constantemente y casi le da un toque de seriedad a lo que estamos haciendo por encima del simple destruir naves. Somos una fuerza de defensa de la Tierra y estamos en una misión en el vasto e inabarcable espacio exterior. Aunque como punto negativo falta más variedad en la elección temas musicales ya que se terminarán repitiendo a la larga.

¿Que se extrae de todo lo expuesto?

Una de las conclusiones que podemos sacar de todo esto es que no todos los juegos tienen que ser hiper espectaculares, lo último o la experiencia de nuestras vidas, a veces con que un juego nos entretenga y divierta es suficiente. No se le puede pedir a un juego de estas características más de lo que da, aunque podrían haber mejorado algunos puntos.
Pero Xenoraid es un juego que merece la pena jugarlo y ser disfrutado, además, nos permite un modo cooperativo local, lo cual siempre puede venir bien para echar unas partiditas con un amigo y, a veces, eso es más importante a la hora de divertirse.

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X