AnálisisPC

SanctuaryRPG: Black Edition – Análisis PC

Versión analizada: PC

Hay ciertas cosas que solo son posibles gracias al desarrollo independiente, proyectos que sólo pueden ver la luz gracias a una arriesgada apuesta de un pequeño estudio. La industria AAA tira generalmente por los mismos tópicos, juegan a lo seguro y hay poco espacio para ponerse experimental. A partir de ahí es que varias de las propuestas más interesantes de los últimos años vengan de la escena indie. Alejados de grandes presupuestos y gráficos hiperrealistas orientan sus juegos a mecánicas novedosas y éstilos de arte que puedan resultar interesantes. Bajo esta línea nos topamos con SanctuaryRPG: Black Edition, un juego desarrollado por Black Shell Media y que vendría a ser una revisión mejorada de su juego SanctuaryRPG. Una obra que tiene clara su apuesta y se vale de sus fortalezas para intentar atraparnos.

El ASCII como forma de arte

SanctuaryRPG: Black Edition es básicamente un roguelike en donde todo es texto y que no cuenta con gráficos como tal, en su lugar cuenta con dibujos en ASCII. La jugabilidad se basa en comandos, cada tecla tiene una acción asignada y aquí no vale lo de sólo aporrear botones para salir victorioso de los combates, los cuales se desarrollan por turnos; así, por ejemplo, podemos atacar con teclas como  1, 2, 3, Q, R o alguna otra más y podremos curarnos presionando el 4. Un sistema de combate bastante sencillo, pero funcional y, a pesar de tener ese aire retro, nos da la sensación de ser novedoso y a la vez logra integrar de forma adecuada un factor estratégico en cada enfrentamiento.

Nuestro personaje podremos elegirlo entre distintas clases, por llamarlas de alguna manera, y en las cuales nos topamos con las habituales del género como lo son el paladín, el mago, el arquero o el bárbaro; también tendremos disponible la opción de elegir entre el asesino o el druida. Luego de seleccionar nuestra clase, podemos personalizar algunos aspectos de nuestro protagonista para obtener algunos beneficios que favorezcan a nuestro estilo de juego. 

En cuanto al nivel narrativo el juego es bastante confunso en un principio. Sabemos que somos un aventurero en busca de Matron; quien es una especie de demonio que estaba encerrado, pero ahora su sello se rompió y anda por ahí libre causando problemas. Toma tiempo enterarnos exactamente de lo que está pasando y de quienes son los héroes y los villanos. Aunque, eso sí, la historia es completamente lineal, pero algunos de los acontecimientos del juego suceden de forma aleatoria. Nos topamos con alguna referencia o chiste que pueden aportar un toque de humor a nuestro viaje. Como de costumbre en el género tenemos los sitios de interés para nosotros y nuestro personaje. Los cuales vendrían a ser, evidentemente, aquellos en donde podemos obtener alguna recompensa útil o encontrar algún objeto, por ejemplo podemos ir a la biblioteca a leer y así adquirir más experiencia o si lo que queremos son armas pues por ahí nos encontraremos al típico herrero de turno.

Hardcore o softcore

El juego cuenta con dos modos de juego que bien podrían ser resumidos en el modo difícil y el modo fácil. El primero de ellos, denominado modo clásico, consiste básicamente en que si por las casualidades del destino llegamos a caer en batalla, esto es permanente y tendremos que volver a empezar la aventura creando un nuevo personaje y es literalmente comenzar todo de nuevo y hacer todo de nuevo. Por su parte, el modo fácil lleva por nombre Softcore y en cual si llegamos a morir esto no implicará volver a empezar el juego, simplemente sufriremos algún tipo de penalización, perder experiencia u objetos, y podremos retomar la aventura en el nivel en el que estábamos.

En cuanto al tema sonoro, se trata de un título que carece de voces, todo se nos presenta en forma de texto. Aunque tenemos los sonidos del ambiente y, claro está, la banda sonora. A nivel personal, la música que nos acompaña no se me hizó especialmente destacable. Encaja bien, pero luego de un tiempo se vuelve monótona, deja la sensación de que le hace falta variedad a la misma. Y sobre el apartado gráfico hay poco que comentar, optaron por un estilo visual que se adapta bien a las pretensiones de la obra; pero que de cara al jugador todo está condicionado a si dicha éstetica llama tu atención o no. En mi caso particular, me pareció muy interesante la idea de apostar por un apartado gráfico que no es que hoy en día sea muy común.

Conclusiones

SanctuaryRPG: Black Edition es una apuesta diferente. De algunos juegos se dice que no son para todo el mundo y éste es un claro ejemplo. Busca a un público muy concreto con gustos muy específicos. Un proyecto muy interesante con varios puntos destacados, como lo son su apartado visual, su sistema de combate o sus modos de juego. La historia está bien llevada, aunque el inicio es bastante confuso y podemos pasar un buen tiempo sin enterarnos de lo que pasa, pero conforme vamos avanzado esto se va corrigiendo. La banda sonora y algunas de las mecánicas implementadas pueden volverse muy repetitivas y opacar un sólido y refrescante planteamiento de juego. A pesar de sus problemas, logra atraparnos en ese mundo y hacernos disfrutar nuestra aventura. Si eres fan del género y te atrae el diseño de arte del juego, sin duda se merece una oportunidad.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X