AnálisisPS4

Resident Evil 7: Biohazard – Análisis PS4

Capcom ha empezado el año con los deberes hechos, sacando del fondo del pozo a una de sus franquicias más emblemáticas. Resident Evil vuelve a lo grande con un título diferente pero con el sabor de siempre. ¿Quieres saber más? ¡Descubre con nosotros la gran vuelta de una de las sagas más grandes de la historia!

En el juego encarnamos a Ethan, quien está buscando a su mujer tras estar desaparecida tres años. Un vídeo suyo en aparente peligro le hace ir a buscarla a una casa en la que estaba haciéndose cargo de los cuidados de una niña. Así empieza este impresionante título, en el que no faltan giros argumentales, personajes entrañables y momentos agónicos, los cuales no voy a contar para no destrozar la trama. La historia es corta, la cual se puede completar en ocho o nueve horas. Eso sí, te hace estar enganchado al mando en todo momento, lo que hace que las sesiones se puedan alargar en demasía. Existen coleccionables, como monedas, documentos o figuritas, lo que añade un poco de rejugabilidad a la historia. También encontramos los clásicos desafíos que nos otorgan objetos especiales, como completar el juego en X horas. Como opinión personal no me gusta nada que antes de salir el juego a la calle, ya hayan sacado a la venta un DLC de pago, ya que pienso que podrían haber venido incluido en el juego final. No va a ser el único DLC de pago, ni mucho menos, pero también sacarán contenido gratuito, lo que siempre se agradece.

Lo primero que hay que destacar de este título es el apartado visual, ya que el diseño de los escenarios es espectacular y recuerda mucho al de las primeras entregas, al menos en la primera mitad del juego. La zona del juego está ubicada en Luisiana, EEUU. Como os podréis imaginar, los pantanos y el clima hacen de él, el compañero ideal de la lúgubre casa, en la cual no faltan los pasillos estrechos, las mil y una puertas, escondrijos y la más negra oscuridad. Porque es así, es una realidad, nos pasamos la gran mayoría del juego en completa oscuridad, ayudados de la linterna que llevamos. La casa, inmensa en cuanto a tamaño, es un sinfín de estancias y pasillos, todos decorados y diseñados para que el agobio y la tensión no bajen ni un ápice. Los personajes que salen no son numerosos, y tienen buenas expresiones, pero jugando con las gafas Playstation VR como es mi caso, se nota como bajan los niveles de calidad de todo, aunque hablaré del tema de la realidad virtual más tarde.

El sonido es el complemento perfecto al apartado visual, para mí el aspecto más destacable de este Resident Evil. Escuchar sonidos por todas partes, puertas cerrándose solas, golpes en los cristales y una música que acompaña a la perfección para dar esa sobredosis de pánico en cada vuelta de esquina. El doblaje al español es exquisito, y todos los textos traducidos a un perfecto español, pero yo como jugador prefiero siempre el doblaje en inglés.

Las mecánicas del juego se centran en la supervivencia, como en los primeros Resident Evil: poca munición, movimiento lento y pocos objetos de curación. Los combates contra jefes son geniales, con momentos de mucha tensión, en los cuales aprenderte la serie de movimientos del enemigo supone la diferencia entre la vida y la muerte. Como ya se sabía, los enemigos que vamos encontrando no son zombies, sino una especia de infectados e insectos, de todos los tamaños imaginables. Guardar la munición específica para cada peligro que encontremos es esencial para nuestra supervivencia, y más de una ocasión nos veremos sin munición y con la única opción que correr. Aquí tengo que añadir que al jugar el juego en VR, los momentos de acción más intensa, como algún jefe, se hacen tremendamente difíciles, pero el juego es satisfactorio en su totalidad con las gafas. Encontramos puntuales puzles que añaden ese toque mental que te hace parar tus pulsaciones para resolver el acertijo y continuar nuestra aventura en la casa.

Como he dicho, el juego es totalmente diferente si se juega con las VR. La inmersión que produce es asombrosa, te hace estar en la misma casa y tener a un palmo cada objeto que veamos. La calidad de las texturas baja, pero las gafas hacen que la investigación y la búsqueda de objetos se haga más fácil y amena. Yo en ningún momento me he sentido mareado jugando, pero respetaba la duración de las sesiones que recomienda Sony, ya que la pérdida de la referencia y el sonido 3D puede desorientarte y producirte algún mareo. Los únicos dos puntos negativos que le encuentro a jugar al Resident Evil VII con las VR es la dificultad en los momentos de acción, y los «brazos cortados» del personaje, que hace que te saque de la experiencia. A pesar de esto, recomiendo a todo el mundo jugar el juego al menos una vez con las VR, no hay color entre jugarlo con y sin ellas, es la experiencia Resident Evil completa.

En resumen, Capcom ha sabido reconducir el cauce del río de Resident Evil, que últimamente estaba perdiendo caudal en gran medida. Con su séptima entrega han vuelto a sus orígenes desde una perspectiva nueva, que le sienta de lujo. El mimo que le han dado a cada detalle se nota, y hacen de este Resident Evil un título esencial para todo jugador de nueva generación. Por ello os invito a todos a ser bienvenidos a la familia.

Etiquetas

Navi Games

Navi Games es una página de actualidad sobre videojuegos desde el punto de vista de jugadores.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X