AnálisisPC

Civilization VI – Análisis PC

Versión analizada: PC.

Un turno más. Sin duda es la frase que caracteriza este juego. Un juego capaz de ofrecer mucho, pero claro hay que saber buscarlo. Entré a este juego a palo seco, sin saber absolutamente nada y he salido fascinado.

Victorias

Nuestro objetivo en este juego será conseguir una de las 5 victorias posibles, ciencia, cultura, religión, dominación y puntuación

  • Ciencia: Esta requerirá de lanzar un satélite, llevar un hombre a la luna y establecer una colonia en marte. Para hacer esto deberás investigar antes múltiples campos, y por supuesto tendrás que centrarte en estos, lo complicado viene cuando los bárbaros nos atacan o a la vez algunas de las naciones rivales buscan la victoria por dominación, por lo que defenderse mientras investigamos será más complicado de lo que puede llegar a parecer.
  • Cultural: Esta es una de las más complicadas de obtener, por no decir la que más. se obtiene al conseguir una gran cantidad de turistas, al tener fronteras abiertas (algo que puede resultar bastante peligroso), reliquias, obras de arte, parques nacionales, museos, maravillas, lugares sagrados, etc.
  • Religiosa: Esta consiste en generar en tus ciudades un número considerable de mezquitas, iglesias y templos, que a su vez permitirán generar apóstoles, y estos te permitirán «evangelizar» sobre la población, al conseguir que la gran mayoría de ciudades (aliadas y enemigas) sean de tu religión, ganas. Personalmente pienso que no es una victoria fácil, pero es aburrida.
  • Dominación: Y contrastando con la anterior, para mi la más divertida sin duda. Esta victoria consiste en tener el control de todas las capitales originales el juego. Hay múltiples formas de conseguir esto, podemos empezar desde el principio creando un ejercito grande y potente, pero esto puede desembocar en que en un futuro no ganemos el suficiente oro o no tengamos servicios suficientes, lo que desembocará en múltiples rebeliones. O hacer todo lo contrario, enfocarnos en la creación de servicios y oro, de forma que vista al futuro podremos obtener mucho armamento avanzado. Y con mucho nos referimos a mucho, una de las grandes ventajas de centrarte en esta victoria es la variedad, al principio no habrá tanta, pero en cuestión de uno o dos días jugando… Fragatas, carabelas, biplanos, cazas, armadas, buques, portaaviones, bombarderos, caballería, infantería mecanizadas tanques, hasta el uso de las divertidísimas ojivas nucleares y por supuesto mucha más variedad que me dejo atrás. Requerirás de realizar guerras conjuntas, traicionar, o ser traicionado, infligir miedo, para obtener ciudades enemigas o no tener clemencia y arrasar con todo y todos.
  • Puntuación: En el año 2050, termina el juego (esto es un parámetro customizable pero hablaremos de ello más adelante.) El que más puntos haya obtenido de manera total en este año, gana. Esta es la victoria con la que te encuentras la primera vez que juegas a este juego (si no tienes información sobre el claro) ya que la mayoría de los jugadores, no sabe que debe centrarse una de las victorias, o también puede ser la victoria perfecta, para la gente que simplemente no quiere centrarse en nada, quiero alzar su imperio a base de variedad, mantener una religión considerable, tener territorios con un buen ejercito, pero no tenerlos todos,  con cultura, pero no una cantidad impresionante de turistas, maravillas, parques nacionales, etc. En resumen, es la victoria perfecta para cualquier persona que simplemente quiera ir a su bola, y hacer lo que quiera sin tener que centrarse en nada.

 

Sin duda, que existan estas 5 formas de ganar es un punto a favor muy fuerte. Ya que junto a la variedad en líderes, te invita a re-jugar el juego, con el simple y llano fin de saber como avanzan las respectivas civilizaciones, centrándonos en campos diferentes

Lideres

Es cierto que hay bastantes lideres por jugar y que absolutamente todos tienen diferentes habilidades pasivas que pueden beneficiarte en función de la victoria hacia la que te dirijas, en alguna que otra construcción única, y algunas unidades (normalmente belicosas) específicas. Pero personalmente, las he notado todas iguales, he jugado con los lideres de «España (Felipe II), Grecia (Pericles), China (Qin Shi Huang), América (Teddy Roosevelt), Roma (Trajano) y Japón (Hojo Tokimune) y a excepción de la Romana, la cual la noté especialmente divertida con los legionarios, las he sentido todas iguales. A pesar de que esto sea así también es cierto que esta variedad tiene dos papeles fundamentales, ayudarte junto a los tipos de victoria a querer re-jugar el juego, y lo más importante. Los enemigos, es realmente divertido tener esta variedad de enemigos, con diferentes personalidades, más o menos fáciles de convencer, menos o más belicosos, con los que te puedes aliar, o a los que puedes traicionar. En definitiva, es bueno que haya esta variedad, ya que a pesar de que en tus manos parezcan lo mismo o casi lo mismo, en manos de la IA  puede ser mucho más divertido. Aunque si vamos a hablar de la IA, tampoco podemos soltar maravillas de ella. Se le va, en general funciona bastante bien, pero a veces, te salen comentarios extraños, como por ejemplo cuando estás a +300 en oro, pasas turno y te sale alguno de los lideres rivales, diciendo algo como: «¿Que piensas hacer con las arcas vacías y todas esas deudas?» o cuando te declaran la guerra con la justificación de eres una persona belicosa, y ni siquiera tienes ejercito. A pesar de esto, la gran diferencia de lideres y sus respectivas IA, pienso que son algo bastante divertido.

Personalización

Puedes elegir los lideres a los que te enfrentarás, el número (con hasta un total de 12), las reglas, hay bastantes tipos de dificultades, e incluso podemos escoger desde que época queremos empezar, pero sin duda los mejores apartados vienen ahora, podemos escoger la velocidad de juego, este es uno de los apartados fundamentales, pues es cierto que el juego puede llegar a hacerse aburrido o excesivamente largo, con el paso del tiempo. así que esto nos permitirá reducir los turnos de espera en la construcción de estructuras, acelerar las rutas y en definitiva acelerar el juego bastante. Podremos elegir el tipo de mapa: Pangea, islas, continentes o simplemente, lo que la suerte decida. Elegir la calidad de nuestra posición inicial, la seed (semilla) que queremos escoger, la abundancia de recursos, etc.

Y lo más importante de todo, los términos y turnos máximos para la victoria. Esto nos permitirá des-habilitar hechos como que el año 2050 d.c. Sea el final del juego independientemente de la situación,  o tipos de victorias concretas, lo que puede llevar a obligarte a ganar por un solo medio.

¿Como funciona?

Bien pues ya sabemos,  los objetivos, los diferentes «protagonistas» a los que podemos escoger e incluso su configuración. Pero ¿Como se juega realmente a Civilizations 6?

Es relativamente sencillo, el juego se basa en un sistema por turnos. Empezaremos creando una ciudad principal, la cual será nuestro centro (capital) mayormente un «centro de operaciones». Este rige un territorio, el cual irá aumentando progresivamente en función de como aumenten nuestros ciudadanos, desde aquí se crearan facciones, estructuras, unidades e incluso colonos, los cuales podrán fundar más ciudades, con un segundo centro de operaciones y por tanto, un segundo territorio. El mapa se rige por hexágonos, los cuales se podrán considerar casillas, y este estará completamente vacío, hasta que enviemos alguna unidad a explorar que hay en esa zona la cual parece vacía.

Las unidades tienen un limite de avance de casillas por turno, el cual puede variar en función del bioma, y obviamente las estructuras funcionan igual ya que tardan cierta cantidad de turnos en crearse. Esto puede resultar un poco tedioso y aburrido al principio, pero más tarde cuando tienes varias ciudades a la vez y con la ayuda de la configuración de velocidad de la partida, se puede solventar fácilmente. El apartado realmente jugable ya está mencionado. El resto consiste en menús, los cuales tienes que ir configurando, menús como pueden ser el de la investigación y cultura el cual simplemente consiste en un «árbol» que va dándonos diferentes estructuras o unidades en función de los que seleccionemos (obviamente tarda cierta cantidad de turnos en obtener estos beneficios), menús para administrar las acciones y ubicaciones de nuestros espías, los enviados en Ciudades-Estado conocidas, las grandes celebridades históricas (Como pueden ser Juana de Arco o Erwin Schrodinger, para hacernos una idea) nuestras propiedades importantes en museos e incluso un considerablemente elaborado sistema de políticas la cual nos permite elegir entre, democracia, comunismo, fascismo y unas cuantas más. Además de diferentes políticas para las cuales tenemos unos espacios limitados y obviamente, debemos escoger la que más nos beneficien. También añade un menú inferior, el cual usaremos para seleccionarlo todo con mayor facilidad y el cual cada turno nos irá recordando todo lo que dejamos en proceso, o todo lo que se pueda mover, a no ser que nosotros «durmamos» a las unidades, para que no molesten cada vez que pasamos turno.

Probablemente me deje algún que otro menú, pero la idea de como funciona el juego ha quedado clara, en resumen es un conjunto de unidades movibles y estructuras, las cuales tardan cierta cantidad de turnos en poder realizar sus acciones, junto a varios menús. Esto sin duda da lugar a una adictiva formula, la cual genera el famoso, solo un turno más, que ninguno de nosotros, jamás cumplirá.

Conclusiones

En conclusión, mi experiencia con Civilization VI ha sido altamente satisfactoria, una vez que empiezas con él nunca sabes cuando acabaras, siempre esta el dicho «un turno más y termino» y cierto que es, una vez lo pruebas ya no querrás jugar a otra cosa.

Etiquetas

Alberto Plaza

Me muevo entre cómics, videojuegos y partituras. Adoro la estrategia sobre cualquier otro tipo, aunque también me doy vueltas con Dante de vez en cuando.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X