ArtículosPC

Los MOBA y la toxicidad

Servidor no es un gran fan de los MOBA (o Multiplayer Online Battle Arena). Estos juegos, que vieron su nacimiento con un Mod de Warcraft III: Defense Of The Ancients, abreviado DOTA, nos proponen formar un equipo de cinco jugadores para competir por destruir la base enemiga. Con sus más y sus menos, el resto de MOBAs, como League Of Legends, DOTA 2, Heroes Of The Storm o, si nos vamos a los que se desarrollan en tercera persona, Smite (del que me declaro fan acérrimo, lo confieso) y Paragon, es innegable que se han constituido por derecho en uno de los géneros estrella del mundillo hasta tal punto que hay mundiales de estos juegos. Hace poco se dio la final del mundial de League of Legends con SKT1 proclamándose por tercera vez campeón.

Estos juegos requieren, como es natural, que el equipo se coordine para vertebrar una estrategia viable que los lleve a la victoria. No es cuestión de elegir el héroe que te guste, es cuestión de elegir el héroe que tu equipo necesita, y en estar comunicado con él para sacar el máximo partido de las habilidades. Como ejemplo citaré uno personal: jugando a Smite nos tocó contra un equipo premade de cinco jugadores (esto es, que los cinco contrincantes del otro equipo eran del mismo grupo). Y se notó. Nos dieron tal paliza que estuve muy tentado de reportarlos a todos por acoso.

Sin embargo, el tema del que quiero hablar aquí no es de lo molón que es sacar unas buenas jugadas, o de las risas que te puedes echar cuando juegas con unos colegas. El tema que vengo a tratar es uno que más o menos todos los que hemos jugado a este tipo de juegos nos hemos encontrado: el de la toxicidad. Los MOBAs son juegos exigentes, donde un error puede costarle a tu equipo caro, y un inocente click mal pulsado puede suponer la diferencia entre ganar o perder la partida. Ahí entra el elemento humano. Yo, personalmente, he tratado de jugar al LOL con un par de amigos o solo, porque en un momento dado me atrajo lo bastante y consideraba que, al venir del Smite, con sus más y sus menos, el núcleo jugable ya me era familiar. Sin embargo, como todo en la vida, al principio no se me daba bien jugar. Ya sea por el cambio de perspectiva y el manejo con el ratón o el desconocimiento de los campeones a usar, solía morir mucho, o no enterarme bien de lo que pasaba o hacer jugadas malas, insisto, no porque fuese malo yo (que lo soy, también), sino porque no estaba acostumbrado. El resultado fue que los miembros del equipo con el que me tocó se acordaron de repente de mis familiares, me amenazaban con reportarme o me instaban amablemente a que me dedicase a hacer punto de cruz en lugar de tratar de aprender a jugar a un juego que se supone es para echarle un rato y pasarlo bien.

La pregunta que quiero lanzar es la siguiente: ¿de verdad es necesaria tanta toxicidad en un videojuego? Lejos ya de entender que una mala decisión o simplemente estar empezando a jugar al juego, ¿por qué insultar al que la fastidia? Más de una vez me ha pasado a mí en Smite o le ha pasado al miembro del equipo y hemos acabado perdiendo, pero no pasa absolutamente nada. Estoy hablando en todo momento en las partidas no clasificatorias, las que se supone que son para divertirse. Sobreentiendo, por supuesto, que perder en una clasificatoria pueda doler más, pero seguimos hablando en todo momento de un juego. Soy consciente de que se procura que los usuarios se respeten, pero cuando el insulto por cualquier error es la norma, y no la excepción, comprendo que las ganas de aprender a jugar o el interés por el género desaparezcan a las pocas partidas.

Etiquetas

Navi Games

Navi Games es una página de actualidad sobre videojuegos desde el punto de vista de jugadores.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X