Artículos

Nintendo Switch y el tren del hype

El pasado 20 de octubre las redes sociales estallaron. Se presentó, tras largo tiempo de rumorología y misterio el proyecto que Nintendo había bautizado con el nombre en clave de Nintendo NX. En su vídeo de presentación la Nintendo Switch, que es como se llama ahora, mostraba al mundo en un vídeo de aproximadamente cuatro minutos donde se enseñaba su aspecto y algunas de sus características. Éstas eran una portabilidad casi ilimitada, un mando que podía convertirse en dos y una base para colocarla y jugar en una televisión. Se enseñaron también algunos juegos, como el nuevo Zelda y un nuevo Mario en 3D que podría ser una nueva entrega para esta consola. Sin embargo, poco se sabe a día de hoy acerca de ella excepto la apuesta por el híbrido portátil y sobremesa y que en principio tiene un gran apoyo de las third. La cosa, por ahora, pinta bien.

El tema del que quiero hablar no es sin embargo la nueva consola: es demasiado pronto. El tema del que vengo a hablar es el hype, esa sensación de que lo que está por venir va a ser algo así como la segunda venida de Cristo, el Mesías de los videojuegos. El ejemplo de Nintendo Switch ha sido paradigmático. Con un vídeo que no llega a los cinco minutos, Nintendo consiguió que los foros y las redes sociales reventaran y las expectativas subiesen como la espuma. Una mirada al anuncio y a la poca información que se tiene sobre la consola revela más bien poco, como ya he dicho. Aún no se sabe qué tipo de apoyo por parte de las thirds recibirá la consola, ni qué juegos acompañarán el lanzamiento de la consola (aparte de los vistos en el tráiler, se supone). Sin embargo, las redes sociales reventaron. Lo mismo ocurrió con The Order 1886, Metal Gear Solid V, Destiny, No Man Sky y muchísimos juegos más. Se creó a su alrededor una burbuja de expectativas y hype tan grande que a la hora de salir al mercado la mayoría no pudo cumplirlas y el público castigó estas propuestas, no porque fuesen malas en sí mismas, sino por haber prometido demasiado.

Cierto es que Nintendo no ha prometido nada, simplemente ha enseñado la consola, pero el fenómeno es el mismo: el del tren al que todo el mundo se sube porque será el más rápido, el más cómodo, el que tiene mejor cafetería y el que tiene el mejor servicio de azafatas. También es cierto que tras el relativo fracaso de WiiU frente a sus competidoras, con una falta de apoyo por parte de las thirds preocupante, los seguidores de la Gran N (entre los que yo no me incluyo pese a disfrutar de sus propuestas) puedan ver en esta nueva consola la oportunidad de resarcirse de fracasos pasados y volver a ocupar el lugar de relevancia que había perdido desde WiiU. Ahora bien, a título personal, considero que por muchas expectativas que se tengan acerca de la nueva consola, es sabio esperar a que se desarrollen los acontecimientos antes de encumbrar a Nintendo Switch como la reconquistadora del mundillo.
Para finalizar, diré que por supuesto que me parece genial que Nintendo trate de innovar y presentar una consola con ideas nuevas y esta vez con el apoyo third que merecen, pero de tener sanas esperanzas a subirse a un tren que no se sabe a dónde va ni como es media un abismo. Sinceramente, espero que esta consola sea un éxito, Nintendo se lo lleva mereciendo años ya, pero eso no quita que prefiera relajar un poco los motores, soltar un poco el acelerador, y llegar seguro y tranquilo al lanzamiento que, estoy seguro, también dará de qué hablar.

Etiquetas

Navi Games

Navi Games es una página de actualidad sobre videojuegos desde el punto de vista de jugadores.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X