AnálisisPS4

Lumo – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible: PC, PlayStation Vita y Xbox One

Lumo es un juego que trata de homenajear la década de los ochenta con su sencillez, su perspectiva isométrica y su dificultad gradual.

Sin historia, pero con muchos puzles

Sin apenas contar con argumento, el juego comienza con un niño que asiste a una exposición retro cuando de pronto un ordenador le absorbe, claro homenaje a  Tron. A partir de aquí comenzamos a manejar a un simpático mago que tendrá que avanzar por cientos de habitaciones diferentes para conseguir reunir cuatro partes, objetivo principal del juego.

Contando con cierta variedad de coleccionables que el jugador puede tratar de reunir, el objetivo principal será recorrer las diversas habitaciones resolviendo puzles, ya sea saltando plataformas, moviendo cajas, buscando objetos que puedan ser de utilidad al personaje o esquivando pinchos que saldrán por el suelo y fuego que nos quemará con solo tocarlo.

Jugabilidad clásica

El juego tiene dos modos: modo Aventura, en el que se podrá jugar con mapas y vidas ilimitadas;  y el modo Clásico, en el que cada vez que nuestro personaje muera, perderemos una vida hasta que finalmente acabe el juego.

La dificultad no es excesiva, aunque va aumentando gradualmente desde el principio, haciendo que a medida que se avance, los puzles a resolver sean algo más complicados y tengas que romperte un poco más la cabeza para poder ir avanzando.

El juego cuenta con una jugabilidad muy básica, pues lo más importante en Lumo es moverse y saltar para poder esquivar trampas y superar obstáculos, como en los videojuegos clásicos. Además, la cámara tampoco ayuda mucho, pues puede hacer de algo tan simple como saltar, una tarea tediosa. Al tratarse de una vista fija, puede resultar un poco complicado calcular distancias, y llegaremos a morir una gran cantidad de veces hasta que consigamos alcanzar sanos y salvos el otro lado. También puede resultar algo complicado encontrar ciertos objetos que necesitemos para pasar algunas habitaciones, como cajas que se encuentran escondidas entre muchas otras, y que sin girar la cámara puede darnos verdadero dolor de cabeza encontrar.

En conclusión

Con cientos de habitaciones diferentes (aunque la mayoría solo son de paso) y muchos puzles por resolver, la música puede hacerse algo repetitiva, pues no hay mucha variedad y, si te atascas en una habitación llegando a morir muchas veces, puede llegar a cansarte.

En conclusión, Lumo es un buen juego de puzles y plataformas que puede llegar a entretener a cualquiera, haciendo que con cada puzle que se te presente, sientas la necesidad de resolverlo y avanzar hasta el siguiente.

Etiquetas

Cristina Navarro

Estudiante de realización que se vicia en sus ratos libres. Amante de las buenas historias por encima de cualquier cosa. Naughty Dog como forma de vida.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X