AnálisisPS4

Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas – Análisis PS4

Versión: PlayStation 4. También disponible: Xbox One, iOS, Microsoft Windows, Mac OS.
Oceanhorn, la aventura desarrollada por Cornfox and Bros, que cuenta entre sus filas con el mismísimo Nobuo Uematsu, no esconde en ningún momento cual es su fuente de inspiración, de hecho encontraremos muchísimas referencias en nuestra aventura que nos evocarán recuerdos de la mítica saga de Nintendo, The Legend of Zelda.

El título nació siendo un juego para iOS, un juego que demostraba que las plataformas móviles cada vez tienen más títulos con una calidad irrefutable y que nada tienen que envidiar a juegos de otras plataformas más grandes. Prueba de ello es el reconocimientos de otras tantas webs internacionales que solo tienen palabras bonitas para esta pequeña joya que ahora ve la luz en consolas como PlayStation 4 y Xbox One, después de su paso por PC.

En busca de Oceanhorn

La historia del juego comienza en Arcadia, reino que antaño guareció de gran ingeniería y magia y que desgraciadamente menguó tras una oscura guerra que dejó todo en un simple y vago recuerdo. El señor oscuro Mesmeroth, lideró los ejércitos de Direfolk contra el mágico pueblo de Arcadia, logrando desenterrar de las profundidades de la tierra una masa de energía oscura que había quedado oculta tras la creación del mundo (conocida con el nombre de Triloth). La luz del mundo fue apagándose poco a poco y la esperanza de los hombres se esfumo para siempre tras aquella catástrofe. De la magia oscura llegaron tres monstruos diferentes, y pese a su grandísimo poder, tan sólo uno de ellos logro sobrevivir hasta nuestras fechas. Nuestra historia comienza con la partida de nuestro padre en busca del tercer monstruo, llamado Oceanhorn. Tras una fría noche, despertaremos solos en casa, con una carta que nuestro Padre nos ha dejado junto con su viejo diario y un misterioso collar que pertenecía a nuestra querida madre. Nuestro viaje, lleno de preguntas sin respuesta, comienza aquí…

Un juego sencillo pero muy divertido

Tras ponernos en situación y entrando en mecánicas, Oceanhorn no va a destacar por su originalidad o por tener mecánicas complicadas. Cuanto más avancemos en nuestra aventura, las referencias serán más evidentes, desde los enemigos, a los movimientos de nuestro personaje, pasando por nuestro barco para visitar distintas islas lo cual resulta imposible no acordarse de The Legend of Zelda: Wind Waker, claramente, el estudio de desarrollo ha querido evocar este sentimiento de añoranza a los títulos de Nintendo, pero recordemos su carácter indie, en valores de producción queda muy lejos de la mítica saga.

En cuanto a su dificultad, los enemigos no son complicados de eliminar y sólo la destreza que tengamos, para recordar los caminos recorridos o puntos con los que tengamos que interactuar en un futuro, harán que podamos o no quedarnos atascados sin saber qué hacer o a donde ir. Nos encontraremos con diversos puzzles a superar en las mazmorras que encontraremos en algunas islas, algunos van desde mover una caja, activar una palanca o a jugar un poco con alguno de los poderes adquiridos en nuestra aventura. En ese sentido peca de ser demasiado sencillo, tal vez es debido a que nació siendo un juego de iOS y estamos ante un port directo. Pero eso no quiere decir que no sea divertido, es un juego muy agradecido de jugar, un título alegre que nos hará querer explorar cada uno de los rincones de cada isla.

The Legend of Oceanhorn

Visualmente estamos ante un juego llamativo, bonito de ver, sin ser un portento de ingeniera gráfica te entra por los ojos y te gusta, gracias a sus decorados muy coloridos y a un diseño artístico muy acertado. No es que sea un juego técnicamente potente, pero sabe cómo llamar la atención del jugador.

A nivel musical es una delicia, no hay que olvidarse que bajo este título se encuentran Nobuo Uematsu (Final Fantasy) y Kenji Ito (Seiken Densetsu), dos genios que hacen gala de su talento en este Oceanhorn y marcan la diferencia sonora con unos temas esplendidos y brillantes. El resto de efectos sonoros cumplen con su cometido sin destacar, no obstante, y contrasta el gran trabajo de la banda sonora con el resto de sonidos ambientales.

Conclusiones

Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas es una gran aventura realizada con cariño, que tiene como puntos fuertes una jugabilidad divertida, su banda sonora y una duración en torno a las 14 horas. Es un juego que si bien es cierto que no ha venido a revolucionar nada, y peca de poca personalidad, es muy entretenido y está cuidado en todos sus aspectos. A poco que te guste The Legend of Zelda, este Oceanhorn te encantará y si nunca has tenido la oportunidad de jugar ninguno, es un juego muy accesible y muy adecuado para iniciarse.

Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X