AnálisisPS4

Onechanbara Z2: Chaos – Análisis PS4

Versión analizada: PS4.

Es mi primera vez con una entrega de la serie Onechanbara aunque ya la conocía de sus anteriores juegos de Xbox 360 y Wii. Es un título que no engaña a nadie en su premisa, lo que ves es lo que hay; zombies, demonios, litros de sangre y cuatro chicas muy ligeritas de ropa.
Al ser la segunda parte puede que la historia te deje un poco desconcertado pero es de agradecer la pequeña introducción que nos hace el juego nada más empezar y que nos pone al corriente de los hechos acaecidos anteriormente en la historia. A partir de ahí comenzará nuestra aventura…

Empezamos hablando de su parte jugable, ya que sin lugar a duda es de donde destaca este juego, y decir que nos encontramos ante uno de esos juegos donde el desenfreno, el no pensar, y el arrasar con todo lo que se nos cruza por delante es su principal premisa… aparte de tetas y culos, que siempre son agradables de observar entre tanta casquería y litros de sangre. Controlaremos a una de las cuatro feminas (Saaya, Kagura, Aya y Saki) pero podremos echar mano de nuestras compañeras en cualquier momento para que nos ayude en la batalla, e incluso cambiar de personaje en el momento que lo deseemos. Mientras un personaje no este en combate su vida se regenera, por lo que es muy importante mantener vigilada nuestra barra de vida para cambiar puestos en el momento adecuado.

En los combates según el personaje dispondremos tanto de armas cuerpo a cuerpo como otras a distancia. Tendremos disponibles diferentes armas para cada una de las chicas y en cualquier momento del juego podemos intercambiarlas, ya que éstas también van perdiendo efectividad según se utilizan al llenarse de sangre, perdiendo velocidad y daño, para eliminar este debuff debemos limpiarlas pulsando L1. En ciertos lugares encontraremos una estatua donde podremos descansar y curarnos. Otra de las barras disponibles es la de combos, una vez que esté llena podremos lanzar un ataque poderoso contra nuestros enemigos y convertirnos en demonias literalmente. Mejorará en gran medida tanto nuestras habilidades físicas como la potencia de ataque, pero tiene un precio: nuestra barra de vida.

Todo esto tiene un pero, el control de su cámara podía estar un poco más pulido, ya que en muchos momentos puede carecer de imprecisión y descontrol por falta de visionado. Para fijar a un enemigo debes mantener presionado R1 y esto no es nada cómodo en los enemigos finales ya que no paran de moverse de un lado de la pantalla a otro.

Los enemigos son muy genéricos nos encontraremos zombies con distintos aspectos y una variedad de demonios, apenas hay unos cuantos diseños diferentes y tampoco son demasiado inteligentes pero nos llegan en grandes cantidades como si de un musou se tratara, esto hace que nuestros combos sean muy largos y es muy satisfactorio ver como nuestra cantidad de golpes (hits) aumenta a cantidades sumamente ridículas.

En general nos encontramos ante un Hack’n Slash muy frenético y lleno de posibilidades jugables y es un genero que ahora mismo en las consolas actuales la verdad es que escasea. Pese a su aspecto lleno de fanservice y alocado nos encontramos ante un juego que cumple a rajatabla los cánones de estos tipos de juego.

No es un juego que destaque precisamente por su historia, por un lado tenemos a Aya y Saki, que son las protagonistas de los primeros Zombie Zone y las cuales pertenecen al clan de las Banefuls, por el otro lado tenemos a Kagura y Saaya las cuales son las protagonistas de la precuela del Z2:Chaos, estas recién llegadas pertenecen al clan enemigo Vampirics, que como su propio nombre indica son algo parecido a un vampiro solo que en vez de chupar cuellos se fortalecen con la sangre que derraman los enemigos al luchar. La historia se divide en 16 capítulos bastante cortos entre los cuales no suman más de 4 horas de campaña y hasta que no nos hacemos con las mecánicas del combate, empezamos a mejorar nuestras habilidades y entendemos que está pasando, la historia se hace muy cuesta arriba.

Gráficamente nos encontramos con un juego que tiene bastantes altibajos, ya que más allá del diseño de nuestras protagonistas y algún enemigo, nos encontramos con un juego con escenarios vacios y con texturas mas cercanas a la generación de Playstation 2 que a la actual. Eso sí, el juego es fluido en todo momento cosa que se agradece en un título de estas características.

El apartado sonoro luce un poco mejor. Las voces con el doblaje en inglés están bastante bien y contaremos con subtítulos en el mismo idioma. Es de agradecer el poder cambiar el idioma a japonés si queremos disfrutar de las voces originales. La música acompaña de muy buena forma al videojuego, tanto en las batallas con temas de rock como en las escenas cinemáticas con temas K-Pop muy animados.

En definitiva, Onechanbara Z2: Chaos es un título divertido. Sabemos y el propio juego sabe que tiene muchos limites, pero en ellos está la virtud el que el mismo se pone el límite en algunas cosas y en otras se excede. Un juego difícil de recomendar, pero a la vez un juego que recomendaría a cualquiera si lo que quiere es diversión. Así que a vuestro libre albedrio os dejamos esta conclusión, solo os decimos que hay katanas, zombis y tetas…

Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X