ArtículosPCPS3PS4PSVITAWii UXbox One

La niña pelirroja que luchaba contra dragones -Child of Light-

Hoy en día hay muchos héroes y heroínas en el mundo de los videojuegos, y con el Día de la Mujer Trabajadora muchos harán su homenaje a estas duras guerreras. Pero yo quiero ir por otros derroteros y hablar de otro tipo de dureza. Continuamente escuchamos historias sobre grandes héroes masculinos y niños intrépidos que luchan contra la adversidad espada en mano y tengo la sensación de que se relega a las niñas a papeles mas pasivos o secundarios, incluso con una sensación de que deben comportarse como un niño para ser valientes, cambiando su esencia y personalidad para acomodarse a los gustos de los jugadores. Yo no creo que eso sea justo y precisamente creo que juegos como Child of Light nos enseña que las niñas también pueden ser valientes por sí mismas y que pueden enfrentarse a cualquier mal sin necesidad de renunciar a su propio ser y aprendiendo y creciendo por el camino. Ya aviso que puede haber algo de spoiler en este artículo.

Aurora es una princesa que pierde a su madre y después de que su padre se case con otra mujer, nuestra protagonista muere repentinamente; aunque para su sorpresa despertará en un mundo mágico donde intentará buscar la verdad sobre qué le ocurrió y dónde se encuentra. Dejaré un poco aquí la historia para spoilear lo menos posible, pero diré que esta trama es una OBRA DE ARTE en toda su extensión. Un cuento de hadas visualmente precioso y con una banda sonora increíble. Aurora correrá numerosos peligros, conocerá amigos y crecerá por el camino como protagonista de su propia historia, esta niña se enfrentará a terribles monstruos con una corona que le viene enorme, una espada casi tan grande como ella y sólo vestida con un sencillo camisón, pero sin miedo ni necesidad de renunciar a lo que es, una niña y Princesa de Lemuria, hasta ser una mujer adulta.

Es una historia que considero deberían conocer todos, tanto adultos como niños y niñas, pero sobretodo estas últimas porque las pone en el centro de la acción y les enseña que las niñas tienen el valor y las herramientas para luchar sus propias batallas, ellas pueden ser líderes, grandes reinas que pueden vencer al mal y guiar a los demás con sus propias herramientas. Aurora ocupa el lugar que le corresponde en esta historia y no es un pegote, no está forzado, demostrando que las mujeres en los videojuegos no sólo pueden ocupar el espacio que ocuparía un hombre (que también), sino que pueden tener su propio espacio donde no sólo son las protagonistas, si no que les acepta como son y aun siendo una pequeña niña se le reconoce su valor propio, echando abajo estereotipos de «pegas como una niña» o cualquier otro que indique que lo femenino es negativo o te convierte en un cobarde.  Ella puede hacer lo mismo que cualquier otro héroe simplemente por que no se rinde, se desenvuelve en su mundo y toma las riendas. Desde mi punto de vista, sin duda esta obra es un gran aporte a la igualdad de la mujer en el mundo de los videojuegos (cuyos personajes femeninos están tan encasillados en arquetipos obsoletos y sexistas) porque como he dicho antes le da un espacio propio que nadie más que ella podría ocupar, sin limitaciones de ningún tipo ni estereotipos.

En conclusión creo profundamente que si los niños crecieran con esta historia, aprenderían que las niñas también pueden ser grandes compañeras en sus aventuras, que no hay nada malo en identificarse con un personaje femenino sin convertirla en un objeto, y que ellas pueden ser fuertes como sus héroes masculinos si lo desean, pero que también pueden ser fuertes como Aurora. Y si nuestras hijas crecieran con esta historia, podrían ser conscientes de que son capaces de enfrentarse a lo que sea, nada es demasiado grande para ellas, por que como enseña Aurora, ser una niña implica ser valiente y esa valentía las llevará a ser grandes mujeres que nunca se plantearán que su género las limita en realizar sus sueños.

 

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X