AnálisisSwitch

Dead Synchronicity – Análisis Switch

Versión analizada: Nintendo Switch. También disponible en: PlayStation 4, Xbox One y PC.

El género de las aventuras gráficas ha sufrido una profunda renovación durante los últimos años. Auténticos clásicos como Maniac Mansion, Monkey Island o Day of the Tentacle han dado lugar a los actuales Heavy Rain, The Walking Dead de Telltale o Life is Strange, que han modificado en gran parte la estructura de los títulos de este peculiar género, adaptándolo al público y a los tiempos que corren.

Es por esto que hoy en día los amantes de LucasArts y compañía se ven obligados a recurrir a los títulos independientes para saciar su sed de rompecabezas, diálogos e historias de la vieja escuela. Pues bien, la llegada de Dead Synchronicty supone un gran motivo de celebración, pues el estudio español Fictiorama Studios ha apostado por la faceta tradicional de las aventuras gráficas con el objetivo de revivir le época dorada del género. ¿Lo habrá conseguido? ¡Vamos a descubrirlo!

¡Despierta, Michael!

La premisa del título es tan tópica como efectiva. Encarnamos a Michael, un hombre de mediana edad que despierta en una misteriosa caravana tras un aparente largo letargo. Al parecer, hemos sido rescatados y acogidos por una amable familia, que tras una breve presentación nos pone al día de lo ocurrido y nos advierte de los peligros de un mundo devastado por un extraño fenómeno sobrenatural. Por si fuera poco, nuestro protagonista sufre de amnesia y solo recuerda su nombre gracias a unas voces que escucha en su cabeza de forma reiterada.

Si bien es cierto que no estamos ante un mundo post-apocalíptico rompedor, cuenta con sus peculiaridades y, gracias al tratamiento tanto de la catástrofe -de la que no os diremos nada- como de los propios personajes, logra desmarcarse lo suficiente como para no ser predecible. Toda la civilización se ha ido al traste, y las pocas personas que han sobrevivido se agrupan en campamentos vigilados por el ejército, que han tomado el control de la sociedad. La electricidad y el agua son recursos muy escasos, y la basura y escombros que inundan los escenarios dan forma a un lienzo lúgubre y desesperanzador.

Este ambiente decadente se respira en todo el campamento, acentuado más si cabe por una extraña enfermedad que da el nombre de disueltos a sus portadores. Dicha enfermedad parece ser contagiosa, y los militares evacuan a los infectados de forma violenta y sin escrúpulos, lo que crea constantes revueltas entre los refugiados y el ejército.

La Gran Ola es la catástrofe que ha transformado el planeta en un yermo lleno de residuos, enfermedad y locura.

Aunque los primeros minutos puedan ser algo lentos, es fácil interesarse rápidamente por las historias de los carismáticos personajes del campamento. Gracias a ellos descubriremos más sobre lo sucedido, pero al poco tiempo tendremos que movernos para conocer más sobre nuestro dudoso pasado y desentrañar los misterios de la extraña enfermedad que azota con fuerza a numerosas familias.

Dead Synchronicity trata temas realmente crudos, y lo hace con soltura y elegancia. En muchos momentos será difícil empatizar con Michael, y nos hará plantearnos muchas de las difíciles decisiones que nos veremos obligados a tomar.

La amnesia de Michael permite sorprender al jugador con constantes revelaciones sobre el pasado del personaje, y aquí los descubrimientos están muy bien suministrados, manteniendo el interés del argumento durante las aproximadamente 7 horas que dura el título. A pesar de tener un final inconcluso -apuntando a una segunda parte- el título se cierra de forma muy satisfactoria, pues prácticamente todas las tramas establecidas con los personajes quedan bien resueltas.

Una aventura gráfica ‘de las de antes’

La estructura jugable del título es calcada a la de sus inspiraciones, una aventura gráfica point ‘n click de corte muy clásico donde debemos explorar escenarios en 2D en busca de objetos que, combinados -o no- entre sí, nos permiten desbloquear nuevas zonas. Esto nos llevará a hacer numerosos recados e ir de un lado a otro de los escenarios constantemente, pero es coherente con la naturaleza del personaje; un ‘don nadie’ recién llegado al campamento donde nadie le va a regalar nada.

Estos puzles son, por lo general, bastante asequibles, ya que atienden a la lógica y, de nuevo, son coherentes con los recursos que los asolados escenarios proporcionan. Quizá echemos en falta una mayor variedad en la resolución de los rompecabezas, y es que los pocos que no consisten en la combinación de varios objetos son muy escasos y simples. Todos los objetos, tarde o temprano, cumplen una finalidad más o menos previsible y, también, más o menos macabra.

Los escenarios son bastante similares entre sí, pero plasman a la perfección el mundo post-apocalíptico planteado por Fictiorama Studios.

Los diálogos están muy bien escritos, y de vez en cuando tendremos que tomar alguna que otra decisión que, por lo visto, no tienen ningún efecto en el devenir de la aventura. Es una pena, pues se podría haber incorporado alguna variable, así como la posibilidad de afrontar las tareas de diferentes formas o con distintos objetos. Aún así, cumple sobradamente con lo esperado de un título de estas características.

El mayor ‘pero’ a nivel jugable está en su control, que inexplicablemente no ha sido adaptado a los controles táctiles de Nintendo Switch. Es toda una pena, pues hubiera agilizado mucho el paseo entre los escenarios, que aún así ha sido resuelto de forma eficiente con la cruceta y el joystick. Es un port muy básico, y a pesar de la humildad del proyecto se podrían haber aprovechado las capacidades de la consola híbrida de Nintendo.

El Nuevo Mundo

El apartado gráfico de Dead Synchronicity no deja indiferente a nadie. Los modelados angulosos de unos personajes con rasgos muy marcados y el estilo de cómic dotan al título de una tremenda personalidad. La mayor pega que podemos achacarle es que tanto los fondos como los primeros planos son muy estáticos, pero nada que ensombrezca el gran trabajo artístico realizado por Fictiorama Studios.

Hemos sufrido algún que otro bug gráfico en el modo sobremesa, pero más allá de de eso y como no podía ser de otra forma, se mueve correctamente en Nintendo Switch.

El apartado artístico brilla con luzpropia, y junto a la banda sonora proporciona al título una marcada estética y personalidad.

Por otro lado, la banda sonora, agresiva y con numerosas melodías corales, ayuda a crear el ambiente opresivo que caracteriza al título, y además viene acompañado de un doblaje al inglés excelente. Se echa de menos, más aún siendo un trabajo nacional, que no llegue con voces en español, pero al menos la traducción de los diálogos es de muy buena calidad.

Tomorrow comes today

Dead Synchronicity hará las delicias de los amantes de las aventuras gráficas de los 90, pues calca su estructura y bases jugables con una estética muy peculiar y original. El desolado mundo propuesto por Fictiorama Studios cuenta con los suficientes matices para sorprendernos y, en mas de una ocasión, dejarnos sin aliento por la crudeza de los acontecimientos. Eso sí, mas allá de un sorprendente apartado artístico y un notable guión, no aporta demasiado al género, y echamos de menos alguna mecánica propia o más inspirada.

Aún así, es un gran añadido al catálogo de Nintendo Switch, que gracias a su portabilidad parece una plataforma ideal para un título de estas características. La ausencia de controles táctiles nos sorprende de forma negativa, pero ni mucho menos es motivo para dejar pasar una de las mejores aventuras gráficas de su catálogo.

Dead Synchronicity

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Una apuesta segura para los amantes de las aventuras gráficas de corte clásico. Su mundo postapocalíptico os atrapará.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Álvaro Novoa

Apasionado de los videojuegos desde renacuajo. En mis ratos libres estudio Comercio y Marketing.

Actualidad

Close
X