AnálisisSwitch

Crimsonland – Análisis Switch

Versión analizada: Switch. También disponible en: PS4, Xbox One, PC iOS & Android.

En la primavera de 2003, 10tons llevó un juego llamado Crimsonland al PC, un título que tintó todo de color rojo en aquella época, con un Twin Stick Shooters o doble stick totalmente arcade que llega a Nintendo Switch para eliminar a las grandes oleadas de enemigos que están por llegar.

Let´s Rock

Nos encontramos ante un título simple y directo, donde nuestro único objetivo es matar. Nuestro personaje aparecerá en zonas de combate y deberá enfrentarse a varios ejércitos donde encontraremos arañas gigantes, zombis y reptiles mutantes. Crimsonland se trata de un  Twin Stick Shooters o doble stick con una jugabilidad bastante arcade, donde el control del personaje que, aunque se nota algo pesado, es bueno al igual que la precisión de las armas. El ritmo de los combates se basa en un frenetismo que va aumentando a media que avancemos en el nivel, vayan saliendo más y más ordas y se vayan acumulando, quedando nosotros rodeados completamente de enemigos, teniendo que eliminarlos a base de balazos como única vía de escape. Los enemigos no destacan por una I.A. super elevada, pero son monstruos que quieren comerte y en eso cumplen de maravilla, consiguiendo que sudemos la gota gorda en más de un momento.

Los diseños de niveles son bastante pobres, con unos escenarios que carecen de cualquier mínimo detalle y harán que todos sean iguales, variando solo en el color. Se echa en falta algún tipo de característica en alguno de los mundos, dándole algo de frescor a un título que crea una sensación de repetitividad de manera muy temprana.

Caminos hacia la destrucción

En el juego disponemos de dos modos, el primero trata de una especie de campaña formada por unas 60 fases divididos en cinco capítulos, todos ellos jugables con varios niveles de dificultad. Este modo carece de historia, solo vamos directo hacia nuestro objetivo de matar a legiones de monstruos. Iremos pasando de nivel en nivel desbloqueando nuevas armas, habilidades y modos. Por lo general, los niveles son cortos; pero dependerán de nuestra habilidad y el tiempo que tardemos en eliminar a todos los enemigos del zona de batalla.

El segundo modo y el más adictivo es el de supervivencia, que nos ofrece cinco desafíos diferentes donde la diversión llega a unos niveles bastante altos y exigentes. El objetivo es sencillo, y aquí encontramos el modo donde la idea del título llega a todo su potencial. Debemos aguantar como auténticos guerreros a infinitas ordas de enemigos, que buscarán desesperadamente la manera de alcanzarnos y acabar con nuestra vida. Si hemos conseguido llegar lejos podremos presumir de nuestra puntuación en los marcadores online, algo que le le aporta mucha más rejugabilidad y desafío al título.

Todo esto podremos disfrutarlo de manera cooperativa local con tres jugadores más, amplificando al máximo la diversión que puede brindarnos el título. Como pega podemos encontrar situaciones de bastante caos debido a la visión tan alejada del escenario y la lluvia de balas que van en todas las direcciones, llegando a crear una confusión sobre nuestra ubicación. Desgraciadamente carece de modo online, limitando esa rama que tanto podría aportar al juego.

Hasta los dientes

Dispondremos de una gran arsenal, existiendo 30 armas diferentes con sus propias características que nos ofrecerán diferentes formas de eliminar a los enemigos y satisfacer nuestra sed de sangre. Al empezar el nivel llevaremos una pistola bastante básica, y a medida que vayamos matando aparecerán nuevas armas y deberemos decidir si cogerlas o no; porque solo podremos llevar una arma equipada. Hay que comentar que aunque la munición es infinita, debemos de prestar atención al número de balas que tenemos en el cargador para evitarnos alguna sorpresita cuando nos veamos muy rodeados de enemigos. Además existen unos potenciadores que romperán la rutina de la batalla, haciendo que nuestro personaje se más rápido o tenga más vida, nuestra arma provoque más daño y dispare con una ráfaga mayor o que los enemigos sean congelados.

Nuestro personaje, a medida que vaya avanzando durante las fases, ira consiguiendo experiencia, y al subir de nivel se nos ofrecerán cuatro Perks (habilidades) aleatorias, pudiendo elegir solo una entre ella en ese momento.  Existen una 50 habilidades aproximadamente donde elegir que harán que las características de nuestro personaje vayan creciendo a medida que subamos de nivel. Todo esto dará un toque estratégico, algo simple, pero que finalmente cumple para dar nuevos enfoques a cada partida.

Sonido de bala

El título vuelve con una versión en alta definición, pero estamos hablando de un juego que salió en el año 2003 y gráficamente no destacó mucho en su momento, quedando a día de hoy como un título visualmente mediocre, con unos escenarios simples y  bastantes genéricos, la gran distancia que se nos propone al jugar al título desde una cámara aérea impide que apreciemos el modelado tanto de los personajes como de los enemigos, ademas los efectos de explosiones y salpicaduras de sangre son pobres.

La banda sonora con un estilo más o menos roquero encaja con la idea del título, pero carece de personalidad y se acaba haciendo bastante repetitiva al poco tiempo de estar jugando. Los efectos de sonido son algo pobres, quedando en un apartado demasiado secundario que no acompaña al frenetismo de la batalla. El juego llega totalmente en inglés, pero es algo que afecta casi nada en la jugabilidad.

Conclusión

Crimsonland es un título bastante sencillo que ha recibido un lavado de cara y puede atraer bastante a los jugadores de la vieja escuela, con un arcade de acción Twin Stick Shooters que llegará a divertirnos con su fórmula de echar un par de partidas en las que no tendremos que preocuparnos de nada más, que además se ve muy beneficiado por la portabilidad de Nintendo Switch. Aunque el título podría haber sido algo más ambicioso mejorando sus bajos niveles audiovisuales o implementando un modo online para mejorar la experiencia.

Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Cerrar
X