AnálisisPC

Star Wars Battlefront II – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4 y Xbox One.

Los videojuegos de Star Wars no son una las franquicias más populares del mundo, sino que la creación de George Lucas es la franquicia más popular que existe; un verdadero fenómeno social en todos los sentidos. Cada uno de los productos relacionados a la franquicia se acaban convirtiendo en un éxito comercial importante; las películas suelen ser de las que más recaudan, sus cómics venden muy bien, las figuras de acción se agotan en poco tiempo e incluso su música es de la más escuchada y conocida del mundo. Evidentemente ha habido ciertos productos relacionados a dicho universo que se han pegado un batacazo comercial importante, pero no es algo que suela suceder. En condiciones normales trabajar con la marca Star Wars ofrece ciertas garantías en cuanto a recuperar la inversión se refiere. Partiendo de esa base, y como es natural, a las empresas no suele bastarles con ese hecho y buscan, por lógica, rentabilizar lo más posible sus productos. Esa parte es perfectamente comprensible, pero para lograr ese cometido hay diversas formas.

En el año 2015, Electronic Arts lanzaba al mercado Star Wars Battlefront, y con el objetivo de amortizar y rentabilizar la considerable inversión que representó para ellos el desarrollo del título, y especialmente el costo de la licencia para poder hacer juegos basados en Star Wars, se optó por una estrategia comercial que desató la polémica al entregar un producto que se sentía escaso de contenido y a la vez contaba con contenido descargable a precios que se pueden considerar excesivos. El juego no logró cumplir con las expectativas económicas de la compañía y sirvió de precedente para que la propia EA decidiera que para la secuela todo el contenido adicional sería gratuito. En esta ocasión se optaría por otras formas para rentabilizar el título y también ha acarreado polémica. A continuación, vamos a darle un vistazo a Star Wars Battlefront II y descubrir qué tal salió este nuevo proyecto y lo que tiene para ofrecernos.

La perspectiva del Imperio

Star Wars Battlefront fue un título al que, por cómo resultó su lanzamiento, se le pedían muchas cosas. Sin embargo, desde mucho antes de salir uno de los grandes reclamos para el título era la ausencia de una campaña para un solo jugador. Electronic Arts tomó nota de la situación y para esta secuela una de las novedades a las que más bombo se le ha dado es la inclusión de un modo historia. Recordemos que el señor Disney al momento de comprar la franquicia “decidió” que todo el universo expandido no valía y que el canon oficial estaba formado por las dos trilogías de películas y la serie de animación The Clone Wars. A partir de ahí a la cronología se incluirían solamente los productos y/o historias que fuesen producidas por la casa del ratón o que tuviesen el beneplácito de la misma. Esta situación da lugar a que cada relato galáctico genere especial atención dado que es una oportunidad de conocer y expandir este nuevo universo, por así decirlo, en construcción. Así que por un lado teníamos a los ultra fans de Star Wars deseando saber qué tenía para contarnos la campaña del Battlefront II, y por otro lado a una comunidad de jugadores que quizás solo quería el modo para un solo jugador que no había tenido en la anterior entrega. Por unas o por otras el trabajo de los chicos de DICE con la historia es algo en lo que había cierta expectación, y la verdad es que el resultado es una mezcla de sensaciones.

El juego nos cuenta la historia de Iden Versio, quien es comandante del Escuadrón Infernal del Imperio, el cual vendría a ser una suerte de unidad especial del ejército imperial. La historia tiene como punto de partida la explosión de la segunda estrella de la muerte, y a lo largo de 13 misiones vamos a tomar partido del lado más humano del Imperio y ver en primera persona la transición a la Primera Orden. Todo en el papel pinta muy bien y es una idea muy interesante, incluso en la primera misión nuestra heroína logra conquistarnos a base de un derroche de carisma. La primera puesta en escena nos cautiva y nos hace querer saber más sobre nuestro personaje y su historia. Lamentablemente con cada misión que realizamos, con cada paso que damos en dicha campaña, va quedando la sensación de oportunidad desaprovechada.

De entrada, el desarrollo de las misiones llega a ser muy repetitivo, concretamente lo de proteger a este personaje mientras hackea esto o aquello es algo que aparece más veces de las que debería. Más allá de eso, el argumento que se nos pretende contar no es especialmente memorable, o bueno, pero podría a tener un punto de interés si se plantease de forma distinta. El título constantemente deja en un segundo plano a la protagonista y a su aventura para centrarse en ser un festival de fanservice, deja de lado el intentar contarnos cosas interesantes para dar paso a misiones en donde controlamos a alguno de los personajes clásicos de la franquicia. Todo esto solo pone de manifiesto una realidad que es imposible tapar, además de ser una evidencia, Star Wars Battlefront II es un juego claramente enfocado al multijugador y por mucho que se estuviera pidiendo, o esperando, una campaña para un jugador, está claro que los esfuerzos van en su mayoría para el apartado online.

El progreso en la batalla

Star Wars Battlefront II tiene una campaña que quizás se quede corta para lo que se podía esperar de él, pero su punto más fuerte y su gran apuesta va en el apartado multijugador. En ese sentido hay que recalcar que a nivel jugable se controla de maravilla, es muy fluido y el control en sí mismo es sencillo de dominar. Aquí las municiones no existen, aquí nuestra principal arma funciona a base de calentamiento, al llegar a su límite habrá que esperar para que se enfríe y seguir pegando tiros. Todo muy intuitivo y nos resultará fácil adaptarnos.

Antes de entrar al multijugador en línea tendremos la campaña para poder acostumbrarnos a las mecánicas o para ir familiarizándonos con los mapas; pero si esto no ha sido suficiente para nosotros, tenemos también un modo arcade a nuestro alcance. En dicho modo básicamente está la opción de jugar en los diversos escenarios disponibles y enfrentarnos a la inteligencia artificial, es posible hacerlo en solitario o a pantalla partida con algún colega. Ya sea por el arcade o por la campaña, el juego nos da alternativas para que dominemos relativamente bien el control y las mecánicas antes de entrar al online, y en ese sentido tener las opciones disponibles es algo que se agradece.

Bien pasando por el proceso de acoplarnos al juego o bien entrando directamente al multijugador; al entrar nos toparemos con muchas cosas que son, cómo mínimo, interesantes. Para empezar, tenemos que los modos de juegos son variados. Vamos a toparnos con clásicos enfrentamientos por equipos con el único objetivo de destruir al rival, pero también tenemos enfrentamientos marcados por centrarse en que cada bando debe cumplir determinados objetivos, lo típico de proteger tal cosa o destruirla; pero si queremos una experiencia distinta podemos optar por un modo centrado en los héroes, batallas de cuatro contra cuatro en donde hay que eliminar a determinado objetivo del equipo rival. Por ejemplo, si en uno de los equipos está Luke Skywalker y se nos da el objetivo de acabar con él, será labor de su equipo protegerlo mientras el otro equipo empieza una cacería para tratar de eliminarlo. Es este modo el que a título personal más diversión me ha dado, junto con el tema de las batallas de naves. Dichas batallas espaciales se caracterizan por gozar de la espectacularidad vista en las películas y cuenta con la variedad y profundidad necesaria para hacernos pasarlo bien.

A niveles generales podemos darnos cuenta que Battlefront II nos ofrece tanta, o más, diversión como su predecesor y cuenta con mucho más contenido. Parece que la cosa salió a la perfección, pero lamentablemente nunca es así de sencillo. Aquí hay un inconveniente y es un elefante en la habitación del cual es imposible no hablar: la progresión.

Nos encontramos en un punto de la industria en el cual los desarrollos cada vez son más largos y caros, cada vez es más difícil que un juego sea rentable. Eso es comprensible, la existencia del contenido descargable de pago, pases de temporada o clásicas expansiones es algo a lo que nos hemos ido a costumbrando, y aunque hay casos que rozan lo excesivo, se entiende que prácticas como estas permiten que los grandes proyectos AAA sean más rentables. Repito, se entiende que esto sea un negocio; pero hoy día nos topamos con dos cosas que cada día afectan más a los juegos: las cajas de loot, en particular, y los micropagos, en general. Podrán estar bien o mal, ser mejores o peores, podemos estar a favor o en contra; pero lo más importante siempre debería ser que la monetización de los títulos no condicione los elementos jugables de los mismos, y en el caso de Star Wars Battlefront II está claro que el sistema de microtransacciones ha influido de forma considerable en el progreso del juego.

La forma de progresar en el juego de por sí es bastante compleja de explicar, pero todo se resume en que tenemos personajes de diversas clases y categorías. Las clases principales se resumen en: asalto, oficial, especialista y pesado. Mientras que las categorías se dividen en personajes básicos, los héroes y semi-héroes. Los últimos vendrían a ser una especie de intermedio entre las otras dos y en ciertos momentos puede ser de mucha utilidad llevar a alguno de ellos. Al inicio contamos solo con personajes de rango bajo y para acceder al resto habrá que comprarlos con moneda del juego o con dinero de verdad; sí, soy consciente de que ahora mismo han quitado los micropagos, pero de eso hablaré un poco más adelante.

Cada uno de los personajes que seleccionemos para la partida cuenta con tres ranuras para colocarle cartas, las cuales actúan como potenciadores o habilidades, tanto pasivas como activas; por ejemplo, hay cartas que mejoran la regeneración de la salud, otras aceleran el enfriamiento de las armas, entre algunas otras más. Un detalle bastante significativo es que además de las mencionadas, también hay cartas de personaje, cuya finalidad es que al reunir determinada cantidad se desbloquean la segunda y tercera ranura, porque al inicio solo está disponible un único slot para equiparnos las cartas. Como era de esperar, la forma de conseguir esos objetos es mediante cajas de loot, que se pueden comprar con moneda del juego o con dinero de verdad.

Seguramente todos sabemos el alto componente de azar que existe en esas cajas, con lo cual nos topamos con la primera barrera. Si nos gusta mucho jugar con Dath Vader, más allá de la gran cantidad de partidas que habrá que jugar para conseguir suficiente moneda para comprarlo, al ir abriendo cajas puede no tocarnos ninguna de Vader para desbloquear las ranuras o pueden tocarnos cartas que no sean de mucha utilidad en él. Esto nos forzaría a pagar, pero tampoco hay una garantía de que al poner dinero de verdad vamos a conseguir las cartas que queremos. Así que a nivel de personalización dependemos totalmente del azar, al igual que para ir progresando en general porque las cartas que nos salen, en un fallido intento de dar equilibrio, o son bastante comunes y las tenemos repetidas o no obtenemos ninguna para desarrollar a alguno de los héroes, o personajes, a tope. Todo el sistema y todo el progreso están basados en hacernos gastar dinero, es un juego basado en micropagos, pero que ahora ya no los tiene y es ahí donde está el segundo problema. Electronic Arts quitó los micropagos, personalmente creo que Disney tuvo que ver en eso, pero ahora mismo es un juego cuya progresión sigue siendo mala, sigue dependiendo más de lo que debería del azar y sigue estando estructurada de forma tal que pone muchos obstáculos a la experiencia. Pienso que eventualmente las mencionadas microtransacciones van a volver y entonces el juego se acercará, todavía más, a ser un pay-to-win.

Lo impactante de la galaxia

Star Wars Battlefont II tiene muchos problemas, pero si hay un apartado en donde cumple con creces es el tema técnico. He podido jugar la versión de PC y sin tener un equipo de altísima gama he podido jugarlo a 60 fps con los gráficos en alto. El título está muy bien optimizado para ordenador y las versiones de consolas también están muy bien adaptadas. A nivel visual es impresionante. Cada uno de los escenarios está calcado a las películas, se ve un apartado gráfico muy bueno, y cuando el caos de la batalla se apodera de la pantalla, el nivel gráfico y técnico se mantiene intacto. El tema de las naves, las explosiones, disparos y demás se ven sencillamente impresionantes. Por su parte, en temas de sonido la ambientación sonora es bastante buena y de la música pues tiene el característico sello, y calidad, de la franquicia. Escuchar los temas icónicos de la saga mientras nos estamos liando a tiros es un verdadero espectáculo.

Conclusiones

Star Wars Battlefont II es un juego difícil de valorar. Sinceramente me he llegado a sentir decepcionado por sus grandes problemas, pero a la vez cuando estoy en una partida me lo paso muy bien. El juego pone obstáculos constantes en la experiencia de juego gracias al citado sistema de progresión, pero pilotar una de las naves en plena batalla o controlar a un Jedi en medio de un tiroteo o simplemente pegar tiros se siente muy bien. El gameplay como tal está muy bien y es muy bueno, los modos de juego cuentan con la suficiente variedad, los modos arcade aportan contenido interesante; pero no podemos pasar por alto el tema de la campaña, la cual se queda bastante corta, incluso si consideramos que la apuesta fuerte esta en el multijugador. Pese a todas las cosas buenas que el juego tiene, el tema del progreso y los micropagos son un factor en contra bastante significativo y afecta más de lo que debería. A menos que lo reestructuren, cuando eventualmente vuelvan a añadirse, las microtransacciones seguirán siendo un problema bastante duro para los que desean disfrutar del juego. Quizás por tratarse de Star Wars en EA creyeron que podrían colocar su sistema de progreso y la gente lo aceptaría sin más, no ha sido así y las críticas han sido contundentes. El juego recibirá más contenido, en teoría, gratuito en los próximos meses así que habrá que estar pendiente en qué resulta todo.

Por ahora el juego tiene muchas virtudes, así como muchos defectos. Quien sea muy fan incondicional de Star Wars seguramente ya lo haya comprado, pero a los que no les aconsejo esperar para saber en qué termina el asunto de los micropagos, a menos que quieran toparse con un juego cuya progresión está basada en hacerte gastar dinero; pese a esta situación el título nos da buenos momentos, pero también nos da más disgustos de los que uno esperaría.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Cerrar
X