Artículos

¿Generación perpetua o salto generacional? La duda de esta generación

Ya pasado el black friday, no sin hacer estragos en las carteras de muchos de nosotros, quería compartir con vosotros una reflexión que ha surgido a raíz de una consulta de un conocido para que le asesore sobre qué oferta aprovechar en ese viernes negro tan famoso.

Esta persona me planteó la idea de introducirse en esta generación, y su opción principal era la consola con más base instalada de la actualidad, la PlayStation 4. Esto me planteó la duda que me lleva más de un año rondando la cabeza ¿y si me compro la consola para navidades y dentro de unos meses sacan la renovación? A esta pregunta yo respondí con rotundidad que no debía preocuparse, que aun saliendo una renovación el catálogo ahora mismo es mucho mayor y tendría juegos para rato.

Después de ese momento empezó a rondar por mi cabeza la idea de una PlayStation 5, y viendo el panorama actual no lo vería lógico, pero estando tan reciente la Xbox one X y viniendo Nintendo Switch tan fuerte, un cambio de generación por parte de Sony a medio largo plazo como respuesta para mantener el trono de las consolas de sobremesa no me parecería muy descabellado, y más dando como “broche final” a la generación la cantidad de títulos pendientes que tiene para 2018, dando así paso en 2019 a una renovación del sistema de entretenimiento. Pero esto me llevó a otra idea viendo el comportamiento de estos últimos años, en el que las revisiones de los sistemas de entretenimiento nos han llevado a una versión Pro ó una versión X y prometiendo mejoras de calidad con respecto a la anterior. Estamos ante una generación perpetua con revisiones y mejoras del sistema y así las compañías no darán el salto a una nueva generación con todo lo que ello conlleva.

Viendo cómo el hermano mayor de las consolas (el PC) afronta este tipo de situaciones, en el que se van mejorando los equipos cada X tiempo para cumplir con los requisitos de los juegos, y el afán que tienen las consolas de sobremesa cada vez más de asemejarse a un ordenador, con todo lo que ello conlleva no lo veo una opción demasiado disparatada; aunque yo mismo no la comparto. Y por el otro lado me gustaría defender un aspecto de las consolas que en los últimos años se está perdiendo, y es la sencillez; ese momento en el comprabas una consola, la conectabas y te ponías a jugar. Ahora cada vez más es necesario configurar cientos de opciones o instalar varios parches antes de empezar a jugar, y para mí una consola es ese momento en el que desconectas del día a día durante un rato y no es una odisea iniciar el juego cada vez que quiero evadirme del mundo con mi personaje favorito. Creo que ese aspecto es el que deberían mejorar y potenciar las consolas, un aspecto en el que hasta hace no mucho eran los únicos y absolutos reyes.

Ahora mismo estamos en un escenario desconocido hasta ahora y está en manos de las compañías elegir el camino, diferenciarse del PC con las herramientas que tienen, o unirse a él y morir poco a poco.

Etiquetas

Marcosrg

Informático en mis ratos libres. Seriéfilo, amante de los videojuegos y la tecnología en general.

Actualidad

Close
X