AnálisisPC

Outcast: Second Contact – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4, XBox One.

Antes de comenzar este análisis, tenemos que retroceder en el tiempo casi dos décadas. Concretamente hasta el año 1999, a un momento de transición para el mundo de los vídeojuegos, en el que los gráficos 3D ya se habían asentado tanto en PC como en consolas, y el hardware de aceleradoras gráficas iniciaba un auge que terminaría convirtiéndose en el gigantesco mercado que conocemos hoy en día. En ese contexto, un estudio belga llamado Appeal, de la mano de la extinta Infogrames (hoy en día Namco-Bandai), lanzó un juego para PC llamado Outcast, un sandbox que mezclaba acción con aventura gráfica, ofreciendo un mundo enorme, mucha libertad y un diseño artístico único. Todo ello funcionando sobre un motor gráfico basado en la tecnología voxel, que conseguía unos gráficos bastante imponentes sin usar aceleración 3D, aunque eso sí, a costa de unos requisitos mínimos muy exigentes. Outcast fue aclamado por la crítica y por los jugadores, que supimos apreciar el esfuerzo por llenar de vida y profundidad aquellas regiones, con un toque y una ambientación diferentes a todo lo visto hasta entonces.

El juego pudo tener una secuela, llamada Outcast II: The Lost Paradise, pero el proyecto, que llegó a estar en marcha para ser lanzado en PC y la recién nacida PlayStation 2, fue cancelado por la bancarrota del estudio, y nunca vio la luz. Después llegaron los problemas de Infogrames y su operación con Atari, los embrollos de las licencias, y finalmente Outcast cayó en el olvido, aunque gracias al buen recuerdo persistente en los que lo jugamos en su día, no tardó en convertirse en un juego de culto. Hace unos años fue lanzada en GOG y Steam , una actualización del juego original llamada Outcast 1.1, que lo hacía compatible con el hardware y los sistemas operativos actuales, mejorando ciertos problemas y adaptando la resolución a los paneles de hoy en día. Y tras todo esto, a mediados del año pasado, la distribuidora BigBen Interactive sorprendió con la noticia de que estaban trabajando en un remake del Outcast original para PS4, Xbox One y PC, y que Appeal sería nuevamente el estudio a cargo del proyecto. Así llegamos al juego que tenemos entre manos: Outcast: Second Contact.

Bienvenidos de nuevo a Adelpha

Este remake parte de una premisa muy a tener en cuenta antes de empezar a jugar. La gente de Appeal ha procurado respetar el juego original casi al milímetro, lo cuál implica incluir tanto las virtudes que hicieron mítico a Outcast, como los defectos propios del paso de los años. La estructura del juego está completamente rehecha usando Unity 5, un motor versátil y con capacidad multiplataforma, con el que el estudio belga ha recreado a la perfección la jugabilidad y el entorno del primer juego, respetando la IA, gran parte del control y las físicas, el desarrollo de la historia y sus personajes, y en general todos los componentes originales.

Nuevamente encarnamos a Cutter Slade, comandante de los Navy Seals, elegido para encabezar una misión ultra secreta del gobierno de Estados Unidos. Durante años, un equipo científico ha trabajado para demostrar la existencia de mundos paralelos, y lo consigue enviando una sonda que emplea un novedoso sistema de partículas. El experimento sale mal, y la sonda ocasiona un lapso en el espacio-tiempo, generando un agujero negro en el Ártico que amenaza con el colapso del planeta. Tras esto, los científicos William Kauffman y Anthony Xue, líderes del proyecto, recurren a Slade y a Marion Wolfe, periodista experta en misiones de riesgo. Ambos tienen un pasado de rencillas, por una trágica misión de entrenamiento, en la que la madre de Wolfe culpó injustamente a Slade de la muerte de un fotógrafo. Los cuatro formarán un equipo que será enviado a Adelpha, el planeta extraterrestre en el que se estrelló la sonda, con el objetivo de salvar a la Tierra.

Nuestro papel en la historia

Sin entrar en muchos detalles propios del guion, nuestra tripulación ha desaparecido, y hemos perdido nuestro equipamiento. Su búsqueda, y nuestro contacto con los primeros seres que encontraremos, nos llevará a visitar las seis regiones del planeta Adelpha: Ranzaar, pequeño reino con un invierno permanente, dónde iniciamos nuestra misión; Shamazaar, tierra de cultivos, naturaleza y tempos; Talanzaar, la mayor ciudad del planeta, corazón cultural y artesano; Motazaar, zona montañosa, tierra hostil y de prisiones; Okasankaar zona pantanosa y de pescadores; Okaar, antigua región del bosque, zona de leyendas y clanes primitivos. Dicho planeta está habitado por los Talan, una raza pacífica y trabajadora, que vive oprimida por Fae Rhan y su ejército. Los talans  confían en la llegada del “Ulukai”, un guerrero extranjero destinado a salvarles del tirano. La historia es bastante profunda desde el principio, y se irá complicando con cada paso que demos. La carga narrativa queda en manos de nuestros diálogos con el resto de personajes, que serán muchos, con todo tipo de detalles. Tendremos que buscar a los líderes que manejan los entresijos de cada región, ayudándoles a resolver sus problemas o revelarse contra sus rivales. Y simultáneamente nos enfrentaremos a los soldados de Fae Rhan, que advertidos de nuestra presencia en Adelpha, patrullarán cada rincón con el objetivo de acabar con nosotros. Todo esto le da al juego un fuerte componente de exploración y búsqueda, dónde muchas de nuestras acciones tendrán repercusión, tanto en nuestros aliados como en el enemigo.

De nosotros dependerá el grado de implicación en las tramas, y cómo resolver las distintas situaciones. Hablar con todo el mundo, recurrir al sigilo, disparar sin preguntar o correr para evadir el peligro. Podemos crearnos enemigos en cualquier parte, aunque la eliminación de un personaje imprescindible acabará con la partida.

Apartado gráfico y trabajo artístico

Una vez metidos en materia, nos encontramos con un juego bastante llamativo visualmente. Los gráficos tienen aspectos realmente buenos, destacando especialmente el motor de luces y sombras y la profundidad de campo. La iluminación, en sintonía con un diseño muy trabajado de los escenarios, nos ofrece unas vistas espectaculares de las regiones y ciudades que visitaremos. Se han reciclado texturas originales de algunos modelados, mejorando la resolución para que el resultado sea lo más fidedigno posible. El resultando en conjunto es notable, aunque si nos fijamos en los pequeños detalles, encontraremos que las texturas y el modelado de ciertos elementos flojean, con poco detalle y una construcción muy simple. Es el caso, por ejemplo, de algunos decorados, interiores de viviendas o alienígenas. Por el contrario, los personajes principales, la fauna o las zonas naturales, están bastante logradas. Insisto nuevamente en que el conjunto visual es bueno, y si no sois de los que se detienen a inspeccionar cada rincón, quedaréis bastante satisfechos.

En el apartado puramente artístico, Outcast: Second Contact saca a relucir su principal virtud. Heredado del original, hace que poder contemplar en alta definición las regiones de Adelpha, sea un regalo para los ojos. Con una paleta de colores muy variada y que encaja a la perfección con cada localización, nos encontraremos con una excelente ambientación, que hace sentir que realmente estamos en un planeta vivo. Elementos característicos como la simpatía que generan los Twon-Ha con sus gestos y siluetas –personalmente me recuerdan a los gallimimus-, la caracterización de los alienígenas según su estatus o clase, los increíbles paisajes naturales, o las vistas del horizonte, confieren al juego de un toque visual único.

Optimización y rendimiento

Algunos problemas llegan cuándo nos centramos en el rendimiento. El juego ofrece una configuración gráfica bastante limitada, con solo tres opciones de detallado (normal, alto, muy alto) y tres posibles resoluciones (576p, 720p o 1080p), con la posibilidad de activar o desactivar la sincronización vertical. Esto no debería suponer un problema, pues la optimización es muy buena, pero jugando me he encontrado ciertos inconvenientes. En mi equipo (i7 5930k @ 4.5 GHz, SLI 2x MSI GTX 980Ti 6GB, 32 GB DDR4 3200) el juego se mueve a 60 fps con la configuración más alta y 1080p, aunque sufre ciertas caídas al realizar algunos giros de cámara en movimiento, algo que no debería ocurrir rebasando muy ampliamente los requisitos recomendados. Hay juegos que no se llevan bien con las configuraciones SLI, pero la cuestión es que ese problema persiste rebajando el nivel de detallado y resolución al mínimo, funcionando con la misma fluidez salvo en esos momentos concretos. Por si el causante fuese mi equipo (algo que no me ha pasado a día de hoy con ningún juego), hice las pruebas pertinentes en un segundo equipo, en esta ocasión bastante por debajo de los requisitos mínimos (i5 3450 @ 3.2 GHz, Asus GT 730 2GB, 16 GB DDR3 1600), y es dónde pude comprobar que la optimización es muy buena. El juego sigue funcionando con bastante fluidez a 720p y detalle normal, pero continúan las mismas caídas de framerate en los giros de cámara. Creo que se trata de un problema de estabilidad del propio juego, que no es grave, pero sí algo molesto, y que además parece acrecentarse cuándo se juegan varias horas de forma ininterrumpida, habiendo tenido en ocasiones que reiniciarlo. Desconozco si estos errores se repiten en las versiones de PS4 y Xbox One, y también si el problema será corregible mediante alguna actualización.

Jugabilidad y mecánicas

Decir que el Outcast original tenía un control algo tosco, y unas físicas y motor de colisiones algo limitadas, no es decir demasiado, ya que es un problema generalizado en los juegos de la época. En su día no se apreciaba de tal manera, pero el paso de los años y la evolución de los motores gráficos ha ido sacando a relucir esas carencias. Y aquí nos vemos en un dilema importante: ¿Debe un remake recrear al 100% el control original? La respuesta es compleja, y cada uno lo verá a su manera. En el caso de Outcast: Second Contact, el control y las físicas se han depurado levemente, pero su tosquedad y lagunas persisten. Quiénes estén acostumbrados a juegos de generaciones pasadas, reconocerán rápidamente la lentitud de reacción y las limitaciones direccionales. Tropezar con elementos insignificantes, no poder escalar algunas paredes con la mitad de tamaño de otras que sí podemos alcanzar, caídas imprecisas o recuperaciones milagrosas que en ocasiones nos hacen sentir que más que andando, estamos flotando sobre el terreno. Todo esto engloba una de las posibles respuestas a mi pregunta anterior -el sí-, y es que en este remake, no se ha trabajado una evolución importante, y posiblemente necesaria en este aspecto. Y como siempre se puede ver el vaso medio lleno, habrá quiénes encontrarán aquí un tributo perfecto a la obra original. Cuestión de gustos, supongo.

Con esta advertencia, otro de los aspectos cuestionables del Outcast original, sigue el mismo camino en el remake. Hablo de los enfrentamientos armados, dónde el lastre del control y las físicas se entremezclan con un gunplay bastante básico. Es cierto que no estamos ante un shooter, así que se trata de un mal menor, pero en muchas ocasiones tendremos que recurrir al fuego cruzado, y comprobaremos que el paso de los años tampoco ha sentado bien a este apartado. La IA cumple su papel, con enemigos que si bien no serán muy inteligentes, sí que se moverán de forma más o menos coherente, buscando coberturas, persiguiéndonos y reaccionando de manera básica.

El resto de aspectos que afectan a la jugabilidad se mantienen bien. Durante la aventura podremos comprar un buen arsenal (pistolas, metralletas, rifles, explosivos y muchas más), y tendremos a nuestra disposición un repertorio de objetos recolectables de los que servirnos, como munición, dinero, minerales, fuentes de energía, reliquias, botiquines, etc. El menú de acceso a nuestro inventario y estado, es simple pero efectivo. Quizás echo en falta una pequeña descripción de los ítems, que en este juego son muchos, y algunos bastante extraños. Además disponemos de un cuaderno de misiones, con anotaciones sobre nuestros objetivos, un diccionario de léxico Talan, y un análisis con el resumen de nuestro estado, la reputación y la logística de nuestros enemigos. También tendremos un scanner que hace las veces de mapa, indicando la posición todos los personajes que nos rodean, con marcas rojas para los enemigos y verdes para aquellos con relevancia. El hecho de no disponer de una guía directa, ni puntos de orientación, explotará positivamente el factor de exploración, incitándonos a hablar con todo el mundo, a anotar cosas que puedan ser de interés, y en definitiva, a involucrarnos en la aventura sin la sensación de estar “yendo de A a B”.

Así como la vertiente de acción se ve resentida por los problemas comentados durante el análisis, creo que la faceta de aventura gráfica es la que más consigue conectar con el jugador, y la que realmente convierte a Outcast: Second Contact en un juego interesante, que puede atrapar con sus historias, y con el incremento de la curiosidad que suscita cada nuevo vistazo hacia el horizonte.

Música y efectos de sonido

En el apartado sonoro tenemos que hacer nuevamente una diferenciación. Por un lado tenemos otro de los puntos fuertes del juego: la BSO. La música original, obra de Lennie Moore e interpretada por la Orquesta Sinfónica de Moscú, ha sido remasterizada para seguir envolviendo al juego de una atmósfera sublime. Las melodías acompañan a los bellos paisajes por los que nos moveremos, invitándonos a parar y contemplar tranquilamente el espectáculo. Temas armoniosos que se combinan con las notas épicas de las batallas. Si bien cabe decir que se echa en falta más variedad en los momentos de acción, el trabajo musical es sensacional.

En contrapartida, en el otro lado tenemos las voces y los efectos. Respecto a los diálogos, que están subtitulados en castellano, escucharemos horas y horas de charla, con un aceptable doblaje a elegir entre inglés, francés o alemán. Algunas interpretaciones están faltas de carisma, lo cual resta personalidad a los interlocutores, e imprime cierta monotonía a las conversaciones. La nota más baja llega con algunos de los efectos, que si bien podrían ser otro tributo al sonido de los noventa, desentonan demasiado en el conjunto. Algunos ejemplos muy mejorables son el sonido del agua al nadar, los gritos de los personajes o el ruido de las armas. Y para terminar, la voz femenina del sistema de reconocimiento de nuestro scanner, que nos va advirtiendo de objetos importantes en nuestra cercanía, martillea nuestro oído de forma incansable durante todo el juego, pisando en algunas ocasiones los diálogos de las conversaciones.

El juego no ofrece opciones de configuración del sonido, más allá de cambiar el idioma del doblaje. Por este motivo, no podemos regular el volumen de la música, de los efectos, o silenciar las voces que no queramos escuchar. Habría estado bien poder disponer de un pequeño menú para todas estas cosas.

Conclusión

Podemos decir que Outcast: Second Contact, es un remake a escala 1:1 del original. Nos brinda la oportunidad de revivir un clásico, con un lavado de cara gráfico completo, que nos va a permitir disfrutar en alta definición, de uno de los juegos más bellos visualmente jamás creados, con una historia profunda y un fuerte componente de aventura gráfica, que en su día lo convirtieron en juego de culto. Por otra parte, creo que se ha desaprovechado la oportunidad de atraer a nuevos jugadores, que si no conocen o jugaron al original tiempo atrás, encontrarán una importante barrera jugable. Esta aventura pedía a gritos la reedición de ciertos pilares –el control por encima de todos-, que hubiese supuesto un factor decisivo para convertirlo en un remake imprescindible.

En definitiva, el estilo único de Outcast se mantiene intacto, y los nostálgicos de la historia del Comandante Slade tienen en este juego una parada muy recomendable. Y aquellos que no conocen esta aventura, pueden darle la oportunidad y conocer a uno de esos juegos que tienen su nombre grabado en la historia.

Outcast: Second Contact

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Outcast: Second Contact es un remake completamente fiel, que no decepcionará a los fans del juego original, pero que puede chocar con generaciones más actuales.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Cerrar
X