AnálisisPC

Super Man or Monster – Análisis PC

Versión analizada : PC.

Super Man or Monster parte de una premisa sencilla, o eres un Godzilla hecho de cubos o un humano con un ejército hecho de cubos también. Debes tomar parte y convertirte en la criatura que atemoriza ciudades, o el capitán en jefe que liderará la defensa. Con una idea así se podría haber llegado lejos como arcade en el que perder horas, pero su naturaleza repetitiva le hace perder fuelle. Al igual que ocurrió con Evolve allá por 2015, que nos planteó un multijugador asimétrico, la creación de Xform Games surge como algo novedoso y que llama la atención, pero que a la larga no se sostiene sobre sus cimientos.

De monstruos y hombres

Como ya he dicho, el título que nos atañe nos mete en la piel de una abominación cuyo objetivo es destruir capitales mundiales, como toda buena criatura monstruosa. O en la de un humano que tendrá a su disposición un arsenal de unidades como tanques o torretas para defenderse del ataque de lagartos gigantes y demás criaturas destructoras de ciudades.

Independientemente del camino que sigamos, tendremos por delante treinta misiones con sus objetivos opuestos en cada uno de los bandos. Y aquí comienza el problema, la novedad inicial y la diversión de poder realizar una misma misión de manera totalmente contraria se vuelven monótonas demasiado rápido, no digamos ya a lo largo de todo el viaje. Y es que el mejor momento de todo el juego es el comienzo, las cinco primeras misiones son realmente divertidas, pero la fórmula se agota enseguida. Llegas y destruyes o defiendes la ciudad de turno, ganas una cantidad de dinero variable dependiendo de los objetivos secundarios cumplidos y se gasta el mismo en mejoras que debes ir desbloqueando conforme juegas, creando un ciclo que termina al llegar al final. Al principio pensaba que estaba jugando un arcade de los de antes, de esos que te enganchaban y te animaban a echar una moneda tras otra, pero a pesar de su original enfoque no logra ser adictivo. No posee la cantidad suficiente de contenido como para entretenerte durante más de diez misiones, y esto lastra todo lo bueno que te ofrece a ti como jugador.

Podremos encarnar al primo lejano y cuadriculado de Godzilla para arrasar con lo que veamos

Tu amigo el monstruo y tú

A pesar de los esfuerzos del juego para que lo sigas jugando con sus coleccionables y sus mejoras, en el modo de un jugador no existe nada que invite a quedarse. Es divertido volar con tu jetpack mientras disparas al ser de turno y tus tanques, torretas y helicópteros te ofrecen apoyo. Es genial llegar a capitales mundiales y echarlas abajo con tus garras o tus gases mortíferos y devorar a esa gente tan diminuta que ni puedes diferenciarlos. Pero ninguna diversión puede con la monotonía de la repetición a la que nos vemos expuestos.

Pero donde brilla realmente Super Man or Monster es en su multijugador a pantalla dividida. Los problemas de repetición y aburrimiento que sufre el modo de un jugador aquí desaparecen. Es un duelo entre tu amigo y tú, sin nada más, donde ambos deberéis ingeniároslas para tumbar al otro. Y son duelos realmente divertidos que hace que valore más la obra de Xform Games. Aunque se echaba en falta un modo multijugador online que podría haber hecho las delicias de muchos jugadores, entre los que me incluyo. A pesar de que este modo no borra del todo los fallos de la campaña si no que ayuda a disfrutar más y alargar las horas de juego que el título tiene.

Podremos jugar a pantalla dividida contra un amigo en un modo muy divertido

Arcade al poder

No puedo terminar este análisis sin hablar de su apartado gráfico, y debo admitir que mi primera impresión fue pensar que era un juego feo. No me terminaba de convencer esa estética hecha con cubos en los que apenas se apreciaban los detalles. Pero me ha ido ganando al recordarme tanto por su música como por sus gráficos a aquellos arcades que había en los bares, y las representaciones de las ciudades llegan a un nivel de calidad que es para aplaudir a los diseñadores del juego. Aunque a pesar de esto, como ya he dicho, le falta ser adictivo para que termine de convencerme como arcade tradicional. El problema es que por mucho que me guste este estilo llega a dificultar demasiado la visión, llegando al punto de jugar como monstruo y no ser capaz de detectar desde donde te atacan.

Las ciudades que vayamos destruyendo serán fácilmente reconocibles

La calma tras la tempestad

Así pues, ¿qué nos queda tras jugar unas cuántas horas a Super Man or  Monster? Un juego que empieza siendo fresco, divertido y original, un título de los que quieren que juegues y lo pases bien sin pensar en nada más pero que flojea demasiado rápido por ser repetitivo. Posiblemente un modo online habría hecho que mi visión sobre el título mejorase mucho, puesto que me habría dado más horas de esas primeras misiones que logró engancharme; por desgracia se queda en un buen concepto pero que no se sostiene.

Etiquetas

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X