AnálisisPS4

AER – Memories of Old – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible: Xbox One y PC.

Recientemente el estudio sueco Forgotten Key ha saltado al ruedo de la industria con su ópera prima: AER – Memories of Old. Una aventura sencilla y vistosa que llama la atención por su apartado visual y la habilidad de su protagonista para surcar los cielos.

El cielo es el límite

En esta aventura controlaremos a Auk, una joven que vive en un mundo que fue devastado por una gran catástrofe hace tiempo, dejándolo reducido a un puñado de islas flotantes. Auk se ve metida en medio de una gran profecía y una gran misión: deberá recuperar los tres fragmentos de un medallón por los distintos templos de su mundo para evitar una nueva catástrofe. La historia la conoceremos principalmente mediante pergaminos e inscripciones a lo largo de las islas, así como con una especie de espíritus que vagan por el mundo y a los que podremos ver gracias a un farol especial. Así avanzaremos sobre los pasos de nuestros antepasados y descubriremos los secretos de la civilización que pereció con el cataclismo junto a sus leyendas y mitología.

Una de las claves jugables de este título es la habilidad de Auk de transformarse en un ave para moverse entre islas. La sensación de vuelo consigue ciertos momentos de paz increíbles y el hecho de volar entre las nubes ha sido una de mis sensaciones favoritas al jugarlo. Desde el primer momento podremos movernos por todo el mapa libremente e ir a cualquier punto. No nos acompañará más HUD que una pequeña brújula en la parte superior de la pantalla, y no habrá ni marcadores ni enemigos ni nada que pueda enturbiar la sensación de paz al avanzar por los cielos de este mundo.

El otro gran valor de AER es su apartado gráfico y artístico. Han apostado por un look de bajo poligonaje y texturas simples para la recreación de todo el mundo que, personalmente, me parece un acierto y muy atractivo a simple vista.

Simplista en todas sus propuestas

No solo gráficamente se ha apostado por el minimalismo, como bien dije más arriba, no habrá ningún tipo de enemigo, y la estructura del juego se basa en encontrar tres llaves para abrir el templo que corresponda y terminar con un final bastante anticlimático. Para conseguir encontrar las llaves y superar las mazmorras tendremos que superar puzles muy sencillos relacionados normalmente con el plataformeo o el uso de interruptores. Nada realmente innovador en ese aspecto. Podremos encontrarnos cavernas heladas, antiguas ruinas comidas por el avance de la naturaleza, minas de aspecto industrial o grandes cascadas entre los paisajes de las islas flotantes. Cabe destacar que Auk no podrá transformarse en ave dentro de los templos y puede que sea una oportunidad perdida para realizar algún tipo de puzle dentro de ellos basándose en el vuelo.

Y ahí es donde reside uno de los mayores atractivos de AER. Remontar el vuelo sin rumbo fijo y avanzar por los vistosos paisajes para ver qué podemos encontrarnos, esas ruinas de allí parecen de lo más sospechosas y seguro que llevan a algún lado. El ir descubriendo el mapa poco a poco y con calma es la principal apuesta de este juego.

Vuela con calma, no hay prisa

Mientras volaba por este mundo tan bien construido siempre se me venía a la mente las partes de vuelo con el pelícaro de The Legend of Zelda: Skyward Sword, si bien aquí el vuelo de Auk es más un fin en sí mismo más que un medio y aporta bastante más paz y sosiego; no pude evitar ver esta comparación. Inevitablemente también tendré que mencionar su reminiscencias de Journey, aunque no sería justo para ninguno compararlos. En el apartado sonoro también podemos ponerle pegas, pues no hay prácticamente ningún tema excepcional y mucho se basa en sonidos ambientales y, sobre todo, el viento.

La principal pega que se le pueden poner a este título, aparte de las pantallas de carga que se me han hecho un poco tediosas, es su brevedad. Esa sencillez de la que hablamos se transmite también a su desarrollo y más allá de los tres templos no hay mucho más que hacer. Si bien hay unos cuantos papiros que podemos encontrar y leer para saber más sobre el mundo, no hay más que hacer y se presta poco a una segunda visita. Mención especial a un final totalmente anticlimático que me dejó mirando a los créditos con cara de ¿esto ha sido todo?

Terminando el viaje

Con todo, AER es un título para escapar. No escapar de la realidad, sino para escapar de otros videojuegos. Volar con Auk y perderse en los paisajes, dejarse embriagar por su tranquilidad y su estado zen son las claves para disfrutar de las 3-4 horas que puede durarte. No aporta nada nuevo en el apartado de puzles y desarrollo, pero la sensación de calma puede hacer que merezca la pena como refugio contra otras propuestas más largas o intensas. Podemos confiar en la capacidad de Forgotten Key para realizar buenos títulos en un futuro pues AER es un buen comienzo.

AER - Memories of Old

Puntuación Final - 6

6

AER es un juego sencillo que encuentra su punto fuerte en la libertad que nos otorga volar por su mundo de islas flotantes. Si queréis un juego tranquilo y relajante este es vuestro título.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel González Camaño

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Close
X