AnálisisNintendo 3DS

Fire Emblem Warriors – Análisis 3DS

Versión analizada: New Nintendo 3DS. También disponible: Nintendo Switch.

¡Bienvenidos al reino de Aytolis! Por primera vez en la saga, Fire Emblem se pasa al género “musou“de la mano de Omega Force y Team Ninja. Tras el paso de otra de sus más famosas sagas, The Legend of Zelda con Hyrule Warriors, Nintendo transporta a otra de sus más conocidas franquicias hasta batallas multitudinarias en las no se olvidan de añadir una buena dosis de estrategia.

La historia nos traslada al reino de Aytolis, que se encuentra en grave peligro. Seremos los encargados de controlar a los gemelos herederos del reino, Rowan y Liana, en una épica aventura por todo el mundo para salvar su hogar. A lo largo del viaje, los héroes se irán encontrando personajes tan famosos de la saga Fire Emblem como Lucina o Marth. El argumento en sí separa y agrupa a los personajes a placer, haciendo posible la reunión de míticos personajes en un mismo escenario.

La lucha por el Fire Emblem

Como en anteriores entregas de la saga Warriors, la mecánica de combate se mantiene igual. Atacamos con dos botones (ataque fuerte y ataque débil), un botón para sprintar/rodar y el último para el ataque especial. Las armas son parte fundamental del juego, y conservan la esencia Fire Emblem (hachas, espada, lanza) y sus debilidades tipo “piedra, papel, tijera”. Además, también contamos con la posibilidad de usar tomos de magia, piedras dragón y arcos. Estas armas cuentan con sus ventajas e inconvenientes pero no serán tan efectivos como los tres principales. Para conseguir las mejores armas, como en anteriores “Warriors” será necesario cumplir los requisitos en otros modos de juego, y así llevarlas al modo principal.

Lo que más me ha llamado la atención ha sido sin duda el componente estratégico de los combates. Es algo en lo que se diferencia a anteriores musou temáticos” y recoge muy bien la esencia de la saga Fire Emblem. Por un lado, podemos agrupar luchadores a nuestro antojo, los que controlamos con algún secundario que esté ayudando por el mapa o varios principales. El resultado se traduce en combates muy dinámicos donde podemos conquistar un bastión con un arma que esté en desventaja pero usar el personaje agrupado para mandarle atacar o incluso sustituir la posición de combate intercambiado papeles. Al final del combate, mejorará la relación entre ambos personajes así como todos aquellos que hayan luchado codo con codo (en el juego podemos ver como aparecen corazones sobre la cabeza) y nos proporcionará objetos muy útiles para mejorar las insignias (ataque, defensa y mejora).

Pulsar R + B nos permite agruparnos con otro personaje
Pulsar R + B nos permite agruparnos con otro personaje

El tema de las insignias es un elemento típico de los musou, en este caso, contaremos con tres tipos:

  • Ataque: desbloquean combos, más daño o aturdir más fácilmente.

  • Defensa: ofrecen resistencia extra a los distintos tipos de arma.

  • Mejora: permiten usar armas de más nivel entre otras funciones.

Al hacernos con un sello maestro durante el juego, solo lo podremos usar si somos nivel 15 o más, desbloquearemos una segunda clase más poderosa para nuestro personaje. Algo que resultará muy familiar a los fans de la saga.

El poder de controlarlos a todos

Dar órdenes en mitad de la batalla aumenta la estrategia
Dar órdenes en mitad de la batalla aumenta la estrategia

Si estáis familiarizados con el género musou ya sabéis un poco de que va la cosa. Las batallas consisten un mapa bastante extenso, donde habrá que ir cumpliendo misiones según se vaya desarrollando la historia. El mapa cuenta con los llamados “bastiones”, o fuertes enemigos, podremos hacernos con ellos si derrotamos al jefe de bastión. Personalmente, siempre que juego algo del género musou me gusta conquistarlos todos. Le da un toque de diversión extra acorralar al jefe del mapa en una esquinita, eso por no hablar de toda la experiencia extra que se consigue por limpar el mapa.

Como anécdota, durante las partidas he podido apreciar que los objetos rompibles del mapa no se aprecian con tanta claridad como por ejemplo lo hacen en Hyrule Warriors, están un poco más escondidos.

La parte técnica flojea un poco y no está a la altura de su homónino de Switch, ni se le espera que esté. Es una versión de portátil y como tal presenta esas carencias. Los “dientes de sierra” se ven a simple vista en personajes y escenarios aunque las cinemáticas y el combate son muy fluidos para contar con tantos elementos en pantalla. La banda sonora cuenta con canciones míticas de la saga reversionadas para la ocasión por lo que se disfruta inmensamente.

Conclusión

Fire Emblem Warriors es una gran introducción del género musou en la saga que hará las delicias de los “machacabotonoes” por su jugabilidad y modos de juego. Aunque el modo historia se completa en unas horas, existen varios tipos de dificultad así como varios modos de juego para exprimirlo al máximo. La banda sonora ayuda bastante a hacernos sentir parte de las batallas multitudinarias. El único inconveniente es la parte gráfica, aún corriendo combates con un montón de personajes en pantalla sin perder fluidez. Podéis echarle un vistazo al análisis de la versión de Switch en el siguiente enlace. ¡Nos vemos en el campo de batalla!

Etiquetas

Jose Donaire

Mi hogar es el reino de los píxeles, en el país de las piruletas. No hay palabras para describir lo que siento por The Legend of Zelda: Majora's Mask. La H es mi letra favorita.

Actualidad

Cerrar
X