AnálisisSwitch

Neon Chrome – Análisis Switch

 Versión analizada: Nintendo Switch. También disponible: PC, PS4, PS Vita y Xbox One.
10TONS desarrolló un juego de acción del género de los Twin Stick Shooters o doble stick (títulos donde el movimiento y el apuntado del arma se manejan de manera independiente utilizando cada uno de los joystick) adornado con una estética cyberpunk. Ahora Neon Chorme nos llega a Nintendo Switch, llevando la lluvia de disparos láser donde queramos.

Que nadie domine tu mundo

Neon Chrome muestra un futuro donde la sociedad tiene un papel secundario y los ordenadores controlan el ritmo de nuestro día a día. Nos encontramos en Neon Corp, un edificio que alberga a millones de personas cuya seguridad y vigilancia está al cargo de Overseer. Este director está conectado directamente al ordenador central del edificio mediante un interfaz neuronal, y como muchos villanos que controlan un gran poder, ha decidido eliminar a aquellos que no son de su gusto para su residencia.

Nosotros como jugadores tomaremos el rol de un hacker anónimo con la misión de revelarnos contra el tirano, que controla todo desde el piso más alto de su Neon Corp. La historia es algo simple, pero no necesitaremos mucho más para armarnos hasta los dientes e ir subiendo planta por planta hasta llegar a nuestro objetivo e intentar eliminarlo.

La rebelión de los maniquís

Nos encontraremos en una sala llena de máquinas donde destaca una silla, podremos tomar asiento en ella y se nos conectará a otra sala llena de cápsulas con personas en suspensión. Se nos dará la opción de elegir entre tres mercenarios, que se generan aleatoriamente cada vez que nos conectemos a la red de la megacorporación. Cada uno de ellos dispone de una clase distinta, variando en sus parámetros de estadísticas y habilidades.

Al existir diferentes clases, consiguen que nos enfrentemos al desafío de manera diferente, ya que hay personajes que favorecen el enfrentamiento cuerpo a cuerpo, otros van acompañados de un dron ofensivo o incluso hay algunos que avanzan de manera sigilosa entre las sombras para así evitar que tengamos que cruzar fuego con los enemigos. También debemos sumar una extensa cantidad de armas disponibles y un gran abanico de habilidades que enriquecen de manera muy positiva el gameplay.

Neon Corp tiene una estructura piramidal que se divide en 6 plantas compuestas por varios niveles cada una. Nuestra misión es ir ascendiendo sala por sala, y para ello debemos encontrar el ascensor que nos lleve al siguiente nivel. No será una tarea tan sencilla porque las salas estarán repletas de enemigos que intentarán que no lleguemos a nuestro objetivo. En algunos niveles para desbloquear la puerta del ascensor deberemos eliminar unas especies de maquinas, que a media que vayamos avanzando en el juego se irán haciendo más pesadas por su repetitividad. Al final de cada planta nos enfrentaremos a un jefe final que si derrotamos se creará un acceso directo a ese punto, pero si fallamos, deberemos volver a empezar desde el principio o la sala más baja de ese nivel. Nuestra aventura por Neon Corp. puede ser más sencilla o más complicada dependiendo del equipamiento que consigamos o mejoremos durante la partida.

Cuando morimos volveremos a la sala de control donde se encuentra nuestro protagonista, y tendremos la opción de volver a la carga con un nuevo o podremos invertir el dinero obtenido en la partida anterior en los ordenadores que se encuentran en la sala para mejorar estadísticas, elegir una arma diferente y mejorarla, cambiar la habilidad de nuestra clase, etc… Todo este reinicio para prepararnos para el combate o tener que empezar desde lo más alto del nivel crea una sensación de pereza que puede llegar hacer que nos aburramos por momentos.

Es hora de cazar

10TONS sabe que su título tiene que tener su punto fuerte en la jugabilidad, y es aquí donde han puesto todo su potencial, con un control del personaje y una precisión de las armas bastante buenos. El ritmo de los combates se encuentra en un punto intermedio entre muertes instantáneas usando el sigilo o la estrategia, y el salir a enfrentarnos a varios enemigos para intercambiar una gran cantidad de balas de manera frenética. Gran parte del escenario es destructible, añadiendo un punto estratégico a la hora de ir a por nuestros enemigos. Punto que resaltaría mucho más si la IA de los enemigos fuese algo más destacable, porque la gran mayoría de ellos son bastante fácil de burlar, volviendo a una habitación anterior y esperarlos a la vuelta de la esquina para vaciarle el cargador, de esta manera irán cayendo de uno en uno. Tampoco hay mucha variedad de enemigos, la mayoría cambian el color de su diseño y el arma que portan; pero en poco tiempo conoceremos perfectamente a todos y cuáles son sus puntos débiles.

Los jefes finales son los que nos muestran algo más de reto, teniendo que mostrar una mayor habilidad como jugadores ante estos enemigos que, la verdad, crean una dificultad artificial por bajarnos nuestra barra de vida de manera excesiva.

La rebelión mejor en compañía

El título dispone de un modo cooperativo local para cuatro jugadores que amplifica toda la diversión del juego, pero que puede crear algo de caos en la pantalla por tener una visión tan alejada del escenario. En estos tipos de juegos donde la cooperación añade un gran plus siempre serán criticables si se lanzan solo con un modo u otro. Neon Chrome carece de modo online, limitando a las personas que tengan el título y no dispongan de amigos cercanos para jugar.

Cerrar los ojos para entrar en su universo

Neon Chorme nos intenta adentrar en un mundo de neones con una gran saturación de colores, donde tendremos presente en todo momento la amenaza de esa maligna megacorporación que hará de este mundo tan contaminado un lugar aún peor. Todo este ambiente se consigue gracias a que el estilo cyberpunk se fusiona con una estupenda banda sonora de temas electrónicos y retrofuturistas, que sin ser demasiado variada se acaba convirtiendo en una parte del juego a destacar, creando a la perfección el tono que busca. Lástima que el apartado visual no acompañe, siendo mucho más discreto. Todas esas pantallas de televisión gigantescas mojadas por una constante lluvia atraen mucho más que el diseño tan simple de los personajes que nos vayamos encontrando o la limitada temática que se encuentra en el interior de cada sala. La sensación de haberlo visto todo cuando hayamos visitado tres o cuatro escenarios no ayudará en la lucha de monotonía que intenta evitar el juego al crear niveles de manera procedimental.

Conclusión

Neon Chrome es un título que está por encima de la media de los juegos de tiros, con un control que nos divertirá acompañado de mucha personalización y maneras diferentes de jugar según el mercenario escogido; rompiendo esa repetitividad  que peca en algunos momentos. El juego se encuentra totalmente en inglés, pero su historia simple no hará que nos limite a la hora de disfrutar el juego. Dispone de una banda sonora que enamora que tiene que lastrar con un apartado gráfico simplón. Su llegada a Nintendo Switch le sienta muy bien, sobre todo en su modo portátil, pudiendo llevarla donde queramos y tapar en cierta manera esa ausencia de modo online.

Etiquetas
Ver más

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Deja un comentario

X

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar