AnálisisPC

Hob – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4.

El minimalismo es un valor en alza, y en los juegos indie es donde más se aprovecha. Ahora estamos ante uno de sus máximos exponentes; hablamos de Hob, un juego con una cámara que recuerda a los Zeldas clásicos y con unos puzles de un estilo similar, pero sin caer en la copia; este juego tiene muchísimo valor por sí mismo.

No hacen falta palabras

En Hob somos un personaje del que no sabemos nada, solo que está encerrado y, por alguna razón, es liberado por un golem que trata de enseñarnos un camino. Pero algo saldrá mal en esta historia y nos llevará a recibir un brazo de golem. A partir de entonces ya no somos un seguidor de nadie y nos convertimos en el guía de nuestro propio camino.

La historia de Hob está implícita en muchas cosas que vamos viendo durante el juego, pero de manera sutil, ya que no hay narrador ni hilo argumental como tal, solo sabemos que esto es un videojuego y como tal el protagonista tiene un objetivo que cumplir. En este sentido es muy interesante lo que plantea Hob, aunque a veces parece que se pierde en su propia mecánica y acabamos jugando por inercia. Esto nos lleva a perdernos un poco de lo que nos pueda estar contando, o más bien tenerlo poco en cuenta.

Hay que valorar el intento de los creadores de Torchlight (Runic Games), de crear una historia diferente, que no necesita traducción. Con unos medios de comunicar la historia de forma universal, aunque el propio desarrollo del juego a veces entorpezca esto, no lo hace de una manera exagerada, aunque sí que le quita algunos puntos. Pero aún así merece mucho la pena, ya que hoy en día nos lo dan todo masticado o tenemos historias complicadas de entender, y Hob es algo que no es lo uno ni lo otro. La historia es sencilla pero sutil, escueta y al mismo tiempo corre a tu alrededor y aunque a veces falla en esto, es meritorio crear nuevas formas de narrar.

Puzles y combates

Hob es un juego de puzles ante todo, pulsadores y acciones a desarrollar, para poder seguir avanzando. Aunque no es extremadamente difícil, es cierto que alguna veces podríamos desorientarnos y dar alguna vuelta de más.  Muchas veces la clave será volver sobre nuestros pasos para poder desbloquear aquellas zonas que antes no nos eran accesibles. Mientras exploramos interactuaremos con el entorno y, aunque en parte parezca un poco predefinido, cosa que es normal en un videojuego, crea una sensación de que existe algo ahí más allá de ti, dándole más sentido a la exploración.

Pero ningún juego de este estilo estaría completo sin su ración de combate, para eso tendremos nuestra espada y nuestro puño, que nos hará las veces de escudo. Aunque no estamos ante un juego que esté enfocado a ser un Hack and Slash, cumple bien sus fases de combate, como las que incluye entre los puzles. El propio desarrollo de las habilidades es sencillo, según vamos mejorando durante el juego. Un punto interesante es que dispondremos al menos al principio de poca vida y por lo tanto tendremos que jugar a la defensiva, es decir, de forma inteligente, haciendo que esta parte del juego se vuelva una parte completamente diferente de la exploración. Claro está, iremos mejorando eso y siendo cada vez siendo más fuertes, pero por contra nuestros enemigos también lo serán.

Puede que como juego a veces sea demasiado sencillo y acabe sabiendo a poco. En parte por sus apenas ocho horas de duración, par de horas arriba o abajo. Esto es algo negativo, pero también dice cosas positivas del juego, como que realmente nos gusta y queremos más; aunque a diferencia de otros juegos que no necesitan realmente más duración, Hob necesitaría más desarrollo para sentir que la obra es más redonda.

Un imagen vale más que mil palabras

Como hemos comentado antes, Hob es un juego mudo, pero que se vale de otras herramientas para narrar su historia y mostrarnos su mundo. El apartado visual es posiblemente el más importante, destacando sobre todo lo demás. Su estilo un poco cartoon pero con seres indefinidos crea una sensación agradable que permite jugar y disfrutar solo con mirar. La elección de un entorno natural-mecanizado, con animales y al mismo tiempo máquinas o que parecen serlo, es más que acertada, otra muestra más de que grandes diseñadores se encuentran hoy en día haciendo muchos indies. Esto suele ser así por que sus diseños nacen de la ilusión de un proyecto y de la creatividad, por lo que no suelen ser el resultado de un estudio de marketing ni de aclamación popular.

Gráficamente no exige demasiado, pero al mismo tiempo los que tengan PC poco potentes tendrán ciertos problemas aunque bajen los gráficos del juego, ya que no gestiona del todo bien esto y se nota poca diferencia. Esto puede ser un cierto problema para las ventas del propio juego, ya que así queda limitada su adquisición por parte de algunos jugadores que pudieran estar interesados, pero esto es solo un pequeño detalle.

El apartado sonoro también es destacable, con una banda sonora que acompaña muy bien a las situaciones, dotando todo lo que ocurre de contexto implícito y, por lo tanto, dando empaque al conjunto del juego. Es más, y sin desmerecer al resto del juego, la música y lo visual son lo que a más nota da este título, pero no hay que pensar en esto como algo malo, sino que el conjunto del juego está creado para que la sensación de exploración y aventura enriquezca a lo que es una experiencia visual y auditiva muy notable.

La narrativa del silencio

Hob es un cuento hecho videojuego, de estos que no tienen letras, que con las propias imágenes te cuenta la historia. Puede que estemos ya un poco saturados de tanto juego bonito y Hob no es perfecto ni mucho más lejos, pero tiene algo especial que te atrapa. Las pocas horas que pasas con él pasan rápido, lo cual en parte crea una desazón y mal visión del propio juego, cuando no es nada más y nada menos que la clásica depresión al pasarte un juego del que querías más. No es el primero en el que pasa, pero posiblemente en este título llega demasiado pronto.

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X