AnálisisPC

Evil Genome – Análisis PC

Versión analizada: PC.

En pleno año 2017 queda clara una cosa: los chinos están en todo, o intentan estarlo al menos. Industrias altamente rentables como lo son el cine y el fútbol han visto año tras año cómo inversionistas del país oriental querían participar del negocio. Cada vez son más las empresas chinas que se expanden a todo el mundo y es bien sabido el poderío económico que ostentan. Partiendo de ahí no es de sorprender que con el paso de los años se hayan ido abriendo a la industria del videojuego y que incluso cada vez existan más estudios chinos desarrollando juegos para distribución global. Hoy vamos a darle un vistazo a un título de desarrollo chino, y tenemos la expectativa de que sea tan buena como la comida que proviene de aquel país.

Buscando la verdad

Evil Genome es un título desarrollado y publicado por Crystal Depths Studio y está inspirado en el clásico sistema metroidvania, pero cuenta con el añadido de ofrecer más acción que los juegos propios de dicho estilo. La historia nos pone en piel de Lachesis, quien al ser enviada a una misión especial sufre un accidente, y como consecuencia del mismo pierde la memoria y acaba en el planeta Espoo. Partiendo de ahí nuestro objetivo es explorar el distópico mundo para así ir recuperando la memoria. Por vueltas del destino, y del guión, nuestra heroína termina involucrada en una guerra civil y acaba asumiendo la responsabilidad de frenar dicho conflicto. En líneas generales la historia resulta interesante y logra atraparnos, posee el ritmo adecuado y logra hacer lo necesario para mantener nuestra atención, los personajes no están especialmente desarrollados ni son del todo profundos, pero cumplen su función dentro de la trama -y alguno que otro que resulte interesante hay por ahí-. Cada uno de los escenarios y el planeta en sí mismo son una fiel representación de la historia que nos quieren contar. La construcción del mundo y la situación que en él se vive es reflejada de forma competente a nivel de diseño, aunque en el diseño de niveles peca de cometer algunos fallos que, pese a no ser excesivos, sí se notan y se sienten como obstáculos innecesarios para la experiencia. El género en sí mismo basa buena parte de su éxito en el conocido backtracking y muchas veces la mala implementación del mismo puede ser un lastre significativo para el juego, pero en esta ocasión dicho elemento es utilizado lo justo y no logra volver tormentoso el tener que recorrer de nuevo algunos niveles por necesidades de guión metidas con calzador. El backtracking incorporado no es altamente sobresaliente, pero al menos no es una molestia añadida a la experiencia.

Acción desenfrenada en 2D

Evil Genome desde el minuto uno nos deja claro que opta por ser un metroidvania, pero también pone de manifiesto que utilizará elementos de otros géneros y logra crear una mezcla entretenida. Principalmente nos damos cuenta de lo frenética que resulta la acción para tratarse de un juego de este estilo; quizá sea su sistema de combate lo más pulido de la experiencia. Nos topamos con la posibilidad de afrontar cada lucha con ayuda de nuestra espada o tirar por armas de fuego o incluso usar alguna de nuestras habilidades especiales. El combate es del más puro estilo Hack and Slash, y para dar una aproximación más fiel a dicho tipo de juegos cuenta con muchas posibilidades en lo que a combos se refiere. Conforme vayamos adquiriendo experiencia y manejando mejor los controles podremos elegir entre optar por el pragmatismo de salir victorioso con el uso de un par de botones, habilidades y poco más o por otro lado podremos utilizar una mezcla de combos y habilidades para darle un toque de espectacularidad a nuestras victorias. Incluso es posible usar un punto medio entre estas opciones o variar la forma en la que nos enfrentamos a cada enemigo o a cada jefe.

El título también adopta esquemas propios de juegos de rol, como lo es la presencia de un árbol de habilidades que iremos desbloqueando conforme avancemos en nuestra aventura. Por su parte, las batallas con jefes finales no vienen a inventar nada, pero están muy bien planteadas y consiguen ser muy entretenidas. En el plano puramente de diseño hay unos cuantos fallos, pese a los muchos aciertos. Quizás el fallo más significativo es el hecho de que en ocasiones hay elementos en pantalla que cubren por completo a nuestra protagonista o a los enemigos. Esto da lugar a situaciones un tanto molestas pues no sabemos que está haciendo el oponente o qué hacer nosotros. Agregado a esto tenemos el tema de las plataformas, en las secciones de este tipo que el juego posee hay una sensación de imprecisión a la hora de los saltos que complica de forma innecesaria la aventura.

La música de la distopía

En el terreno sonoro la ambientación del mundo decadente que se busca presentar es bastante adecuada al contexto visto en pantalla. Los sonidos del mundo y del entorno acompañan bien y encajan bien con lo que se busca transmitir. La música por su parte es muy buena, pero sin llegar a ser memorable. Los temas son pegajosos y encajan a la perfección, tanto con el guión como con el sistema jugable. Hay un par de piezas que se quedan resonando en nuestra cabeza gracias al gran componente épico que poseen, pero la gran mayoría de las melodías se limitan a cumplir sin más.

Por su parte, del apartado visual poco que comentar. Estamos un planeta azotado por una guerra y en donde se vive un ambiente hostil, y esto se representa muy bien en cada uno de los escenarios, resulta muy atractivo apreciar los entornos de dicho planeta. El apartado técnico y gráfico se limita a funcionar y ya. Hay algunos problemas en algunas zonas concretas pero nada demasiado grave. Lo más grave y alarmante son los tiempos de carga, los cuales se han excesivamente largos, pero en líneas generales no hay mayor problema en el apartado técnico y no representa un obstáculo para realizar nuestro trayecto en dicho planeta.

Conclusiones

Evil Genome es una apuesta muy interesante. Bebe directamente de clásicos como Castlevania Symphony of the Night y sus influencias son claras. Su historia resulta interesante, está bien planteada y bien llevada. El esquema jugable es muy sólido y tiene puntos muy altos, sobre todo en el combate. Pese a los problemas que posee es una experiencia disfrutable y una gran alternativa para los amantes del género. Nuevos estudios que aportan proyectos interesantes siempre son bienvenidos en esta industria y los chicos de Crystal Depths Studio se nota que tienen talento y ojalá que este juego sea el principio de una larga y exitosa trayectoria. Más allá de eso hay que reconocer que Evil Genome es un buen juego pero nada más. Se limita a cumplir muy bien algunos aspectos, pero flaquea en otros. Es el tipo de juegos que se merecen una oportunidad, seguro que no vienen a revolucionar de sobremanera nada, pero tenemos aseguradas unas cuantas horas de entretenimiento de calidad.

Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Close
X