AnálisisPC

Dishonored: La Muerte del Forastero – Análisis PC

Versión analizada: PC. También disponible en: PS4 y XONE.

La saga Dishonored ha sido uno de esos juegos que me han llegado al corazón. Es uno de esos flechazos que surjen sin previo aviso, pero que se quedan clavados en tu corazón y, además, Dishonored 2 fue el primer análisis que realicé en mis primeras andadas por esta web. Mucho ha llovido ya, cargo con más experiencia en mi mochila, pero cuando se anunció esta expansión independiente llamada Dishonored: La Muerte del Forastero supe que tenía que ser yo el analista.

Hay muchos secretos en la saga, quien lo haya jugado sabrá de la riqueza de su mundo steampunk y de magia negra, y todos esos secretos convergen en un mismo punto: El Forastero. Esta figura rige el mundo de Dishonored como una deidad que no se decanta hacia ningún lado, que observa, pero no sentencia. Que te tiende la mano, pero nunca te da un propósito. Cada acto de estas dos entregar guardaba en sus entresijos al Forastero, y aunque en Dishonored 2 supimos de su origen, quedaba una pregunta en el aire: ¿qué es lo que quiere?

Ecos del vacío

En esta ocasión nos olvidamos de los problemas de la corte para centrarnos en la figura de Billie Lurk, una ex-asesina de la banda de los balleneros, mano derecha del Puñal de Dunwall, Daud, aquel que arrebató la vida a una emperatriz y salvó a otra. Billie Lurk, quien traicionó al asesino más buscado de la historia, recibió su perdón y buscó una nueva vida, pero jamás pudo olvidar a aquel que la sacó de la calle y la entrenó para sobrevivir.

Ahora, un Daud envejecido y débil tiene un último encargo para Billie Lurk. Ha llegado la hora de cortar el mal de raíz… Ha llegado la hora de matar al Forastero.

En la campaña conoceremos mejor al Forastero y su historia, pero también a Billie Lurk, quien guarda más relación de la que creemos con esta figura.

La historia nos desgranará más profundamente a Billie Lurk y El Forastero, dos figuras que tienen muchas similitudes y que iremos descubriendo a medida que avanza durante su historia. La duración ronda las 8 horas, aunque esto variará si prefieres un enfoque sigiloso o más letal.

El gran problema de la historia, y es algo de lo que Arkane Studios no consigue deshacerse, es la torpeza de su guión, que sigue trabajando mejor el segundo plano, es decir, el lore, que la historia principal. No es hasta la misión final donde sentimos que esa información es abundante, comienza a construirse una imagen clara de esta deidad, quedando muy diluida en los 4 episodios, de los 5 que jugaremos. A veces de la sensación de que se ha alargado el momento solo para justificar que es una expansión diferente, pero esto no quiere decir que la campaña sea mala, ni mucho menos, es puro Dishonored y su fantástico diseño de niveles sigue patente.

Volvemos a Karnaca, la fantástica ciudad costera que ya visitamos en Dishonored 2, aunque en estas ocasiones veremos nuevos escenarios, a excepción de uno ubicado en la penúltima misión que revisitaremos, pero con modificaciones, por supuesto.

Hay nuevos lugares que visitar en Dishonored: La Muerte del Forastero, todos ellos con el mimo que caracteriza a Arkane Studios

Incidiendo de nuevo en Billie Lurk, resulta un personaje mucho más interesante que Corvo y Emily, y es interesante cómo Arkane Studios abarca diferentes puntos de vista con sus protagonistas. Mientras que los protagonistas de Dishonored 2 abarcan temas políticos y más personajes, Daud y Billie se adentran en lo más oscuro del mundo, entre sectas, como los Sin Ojos que forman parte importante de este título independiente, en las brujas o en el mismísimo Forastero. La búsqueda de Billie de esta figura, y de sí misma, acaba en un clímax interesante y que, para mi gusto, es el mejor final de la saga y el que podría ser un buen punto y final, aunque eso dependerá de cada jugador.

Además, nuestra protagonista ha vuelto a las andadas y con ello, en cada misión podremos acceder a contratos que van desde el robo al asesinato. Todos son variados e interesantes, funcionando a modo de misión secundaria y que alargarán la vida útil del juego. Algunos pondrán a prueba nuestras habilidades de sigilo, y se siente como parte del ADN de este título independiente y no como un añadido sin más.

Dilemas morales

Billie Lurk fue antaño una asesina que llenó las calles de sangre junto a Los Balleneros, un grupo de asesinos que sesgaron la vida de la mismísima emperatriz Jessamine Kaldwin hace 15 años, pero no ha pedido el toque. Esta asesina cuenta con poderes únicos y nuevas habilidades y herramientas que nos ayudarán en la aventura.

La más curiosa es la capacidad de hablar con las ratas, algo necesario para descubrir los entresijos de la misión que queremos llevar a cabo, gracias a sus crípticos mensajes. Es una manera de recaudar información y abrirnos un abanico de posibilidades aún mayor, porque Arkane Studios mantiene intacta el alma de Dishonored y sigue apostando por una total libertad de afrontar la misión como creamos oportuno.

Seguimos pudiendo afrontar las misiones con mano dura o indulgencia, aunque Billie Lurk no es Corvo, no busca redención, y será la primera vez en la saga que nuestros asesinatos no den forma a la historia.

Billie Lurk no busca redención, no tiene un ejemplo que dar, y en Arkane Studios saben que no tiene la misma motivación que Corvo, Emily o Daud en aquel fantástico Puñal de Dunwall, a pesar de esto, aunque se justifique que nuestros asesinatos no dan forma al final de la historia, se siente como que ha perdido ese toque que nos motivaba a ser más indulgentes o duros, resumiéndose en una decisión final.

Por supuesto, sigue existiendo la posibilidad de no matar a nadie, pero ahora se siente más como un reto que como el núcleo del título, lo que nos separaba de ser justicieros de verdugos. Personalmente, he echado en falta esta mecánica moral, más allá de tomar la decisión que definirá la última escena.

Aún así, aunque este Dishonored: La Muerte del Forastero conserve la esencia de la saga, tiene un enfoque distinto. Aquí no tenemos objetivos a los que asesinar -o no-, si no una continua búsqueda de los elementos necesarios para afrontar la misión que se nos ha encomendado. Esto da lugar a momentos geniales, como un atraco a un banco de máxima seguridad, o su última misión, que no os detallaré.

Un asesino siempre será un asesino

Dishonored: La Muerte del Forastero nos trae nuevas opciones en cuanto a habilidades y armas. Más allá de la mencionada habilidad de hablar con las ratas, que tiene un uso más narrativo que jugable, contramos con un nuevo elenco de poderes y algunas herramientas como una bomba incapacitante, un disparo para alertar enemigos y la más interesante: la mina garfio.

Esta mina puede ser tanto letal como no, dejando pulsado el botón derecho del ratón cambiaremos su modalidad. Su uso es el de atraer enemigos e incapacitarlos a cierta distancia, pudiendo dejarlos colgados del techo, paredes o atraerlos a nosotros para usar sus cuerpos, como siempre, el límite está en nuestra imaginación.

En esta ocasión los poderes serán menos variados y más tácticos, como Semblanza, que nos permitirá robar la cara de un enemigo vivo para hacernos pasar por él.

Los poderes en esta ocasión no son muy variados, contamos con un marcados que podemos colocar para teletransportarnos a ese lugar, limitado por una cierta distancia y nuestra propia visión, pudiendo atravesar ventanas o rejas si lo combinamos con Presagio, que funciona a modo de Visión Tenebrosa pero de forma más activa. El tiempo se detendrá y tomaremos una forma fantasmal que nos permitirá ver los mecanismos, objetos y personas a nuestro alrededor, pudiendo acceder por los respiraderos como si fuésemos una rata y echar un vistazo a diferentes rutas,  pudiendo dejar un marcado de teletransporte.

Cabe mencionar que las pociones espirituales han desaparecido, en Dishonored: La Muerte del Forastero contamos con tres marcadores de maná -que pueden aumentarse con runas- que se gastarán con el uso, y se regenarán cuando estén en desuso, esto hará que abusemos de los poderes sin ningún tipo de temor a que, llegado el momento, no contemos con ninguna poción.

A pesar de eso, Arkane Studios ha apostado por unos poderes más tácticos, lo que requiere mayor pausa y en ocasiones, mucha más tensión. Predominan las zonas con aglomeraciones de personas y sitios sin poder ocultarnos de la vista de los demás, por lo que tocará tomar el rostro de alguien y cada paso irá vaciando gradualmente nuestro maná, por lo que debemos ser rápidos y cautos.

La personalización de talismanes suple la poca variedad de poderes, dándonos mayor posibilidad de personalizar a Billie y sus características, así como mecánicas de juego.

En esta ocasión, y para paliar un poco la limitación de los poderes, nos encontraremos con un buen número de talismanes -manteniéndose la creación de talismanes del Dishonored 2 de forma idéntica- que cambiarán las mecánicas de juego, por ejemplo, permitiéndonos que nuestro poder de teletransportación sea instantáneo en vez de dejar un marcador, funcionando de forma similar al Guiño de Corvo, o que al caer desde grandes alturas creemos una onda expansiva que aturda a los enemigos.

También podremos sacrificar nuestros talismanes para crearlos con las características de los talismanes sacrificados, pudiendo tener de una hasta cuatro cualidades en un mismo talismán, aunque a mayor número de rasgos, mayor posibilidad de que se corrompa y nos añada una cualidad negativa.

En cuanto al combate todo sigue igual, se mantienen tanto las opciones letales como las no letales, incluso se ha añadido un ataque especial con el arma que desbloquearemos al avanzar en la historia y que es una especie de hoz de energía a media distancia. Esto también implica los fallos con los que cuenta la saga, como su torpeza para el combate cuerpo a cuerpo, notándose la clara inclinación al sigilo o a los asesinatos más ocurrentes, eso sí, si tomamos la vía letal podremos disfrutar de ejecuciones, sangre y trozos de nuestros enemigos por todas partes.

Otro añadido que hay que comentar es el Nuevo Juego +, una modalidad que nos permitirá usar algunos poderes de Corvo y Emily para ampliar nuestras posibilidades, lo que nos animará a dar una segunda vuelta y buscar un nuevo enfoque con más habilidades en nuestra mano para causar estragos, o ser una sombra.

Te echaremos de menos, Daniel Litch

Al final del título hay un pequeño mensaje de agradecimiento y en memoria del fallecido Daniel Litch, que ha formado parte del título desde su nacimiento con su estilo musical marcado, elegante y con un toque oscuro que se mantiene en este Dishonored: La Muerte del Forastero, su último trabajo donde siguen predominando las cuerdas y pianos, incluso algunos temas vocales que conciernen a un personaje que se dedica a la música y que son geniales, como de costumbre.

Si que es cierto que no destaca ningún tema como “Drunken Whaler” y “Honor For All” del primer Dishonored, o el fantástico “Gold Dust Woman” de Dishonored 2, pero mantiene ese estilo único de la saga que nos transporta a su  mundo de confabulaciones, magia negra y decadencia.

En cuanto a lo artístico, sobran las palabras. Karnaca sigue mostrándonos sus calles costeras, desde los lujosos barrios altos de Cyria, hasta clubs de boxeo clandestino o instalaciones de una secta. A lo largo de sus cinco capítulos, este Dishonored: La Muerte del Forastero sigue el buen hacer de Arkane Studios y su increíble diseño de niveles y artístico. Es cierto que al ser el mismo escenario que Dishonored 2, no supuso el cambio de ambientación tan drástica del primero al segundo, pero vemos nuevas zonas, partes de la ciudad más lujosas y pomposas, clubes y hasta bancos que recorrer por completo.

Rendimiento caótico

Me encantaría decir que esta expansión no comete el error de su antecesor, de hecho, pensé que esta expansión independiente se debía a una manera de separarse del título y mejorar el penoso rendimiento que nos trajo Dishonored 2 a PC, pero me temo que no es así.

Se arrastran los mismos problemas de rendimiento. Mi equipo sigue siendo el mismo: FX 8350 Black Edition, 16GB de RAM a 1666Mhz y una R9 290. Un equipo de gama media que, incluso bajando todos y cada uno de los efectos gráficos no consigue mantener una estabilidad en los FPS. Esto resulta molesto, ya no solo porque empañe la jugabilidad, si no porque ha pasado un tiempo desde el lanzamiento de la segunda entrega y Arkane Studios debería haber solucionado dichos problemas, pero parece que sigue siendo su gran asignatura pendiente, a pesar del loable trabajo que realizaron con PREY.

En cuanto a bugs, vuelve el famoso de bug de la “muerte gratuita”, en la que tu contador de asesinatos dejará de estar en cero y acabará destruyéndote la “ruta pacifista” sin explicación de por qué ha sucedido esto. Esto no es nada nuevo, los veteranos en la saga ya sabrán que esto es algo que ha acompañado a cada entrega desde sus primeras etapas, destruyendo el ansiado logro de “manos limpias” en el que podíamos pasarnos el juego sin matar a nadie.

Conclusiones

Dishonored: La Muerte del Forastero es el punto y final de una de las sagas que han abanderado el sigilo y el diseño de niveles en la actualidad. Un título que viene a traernos una visión más humana del Forastero y que pone el cierre adecuado. Si bien es cierto que es necesario completar los otros títulos para jugarlo -por mucho que Arkane Studios lo niegue- lo disfrutarán todos aquellos amantes del sigilo.

Arrastra fallos como el rendimiento, el dichoso bug que nos impide completar el título sin matar a nadie, y además, su guión no siempre está a la altura, pero aún así, es puro Dishonored, y si lo tienes en tus manos es porque buscas algo como él. Este es un adiós, un deicidio que pone punto y final la saga de mis amores, y como fan, he sentido que era un bonito adiós y una mirada al futuro, porque las cosas buenas un día han de acabar, por amor a nosotros y a la obra.

Adiós Corvo Attano, Emily Kaldwin, Daud, Billie Lurk y El Forastero. Puede que algún día nos encontremos en el frío vacío.

Dishonored: La muerte del Forastero

Puntuación Final - 7.5

7.5

Una expansión que ata muchos cabos y que deja el protagonismo a la grandiosa Billie Lurk, pero que sacrifica algunas mecánicas por el camino.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Close
X