AnálisisPS4

Patapon Remastered – Análisis PS4

Patapon es una de esas sagas que dotaron a la PSP de una gran vida. En su momento hubo tres entregas para la portátil y cuándo descubrí la primera de ellas recuerdo que me dejó asombrado, pues yo aún era un joven alocado y había visto pocas cosas semejantes. Ahora nos llega la versión Patapon Remastered para Playstation 4 y sigue siendo todo lo bueno y exigente que recordaba.

Se podría decir que Patapon es un juego de estrategia rítmico con ciertos puntos de RPG y crafteo, pero esos dos últimos aspectos son casi los menos importantes. La clave de este juego está en el ritmo. Para aquellos que no lo conozcáis, encarnaremos a la deidad de una curiosa tribu llamada Patapon (para mí siempre han sido Unown con brazos y piernas), la que, con nuestra ayuda, quiere ir a ver Eso al fin del mundo. Para que nuestros amigos logren su objetivo tendremos que guiarlos a través de fases ordenándoles atacar, defenderse, retirarse según lo creamos conveniente y para ello utilizaremos nuestro tambores mágicos.

Pata, pata, pata, pon

A medida que avancemos en nuestra aventura los cuatro botones del mando se convertirán en tambores que tendremos que tocar en cierto orden para comandar nuestras tropas. Hay varias canciones que también conseguiremos conforme avancemos, la básica para andar hacia delante, la de atacar, defenderse, etc. Para conseguir que nuestros Patapon nos hagan caso tendremos que tocar las canciones siguiendo el ritmo que suena, si se hace bien cumplirán la orden y obtendremos más combo; si fallas, los Patapon tropezarán y quedarán a merced de los enemigos. Al obtener un combo de diez canciones perfectas nuestros bichitos entrarán en el modo Fever, lo que hará un poco más difícil seguir el ritmo pero harán ataques especiales.

En nuestro camino nos encontraremos con tres tipos de niveles en los que comandar a los Patapon: los de caza, dónde obtener carne y materiales para crear nuevos soldados; los de combate, en los que combatiremos otras tribus de Patapon enemigas y las de jefe. Los jefes son exigentes en muchas ocasiones y si no planeas bien tus movimientos tal vez sea un poco frustrante.

En las zonas de caza obtendremos materiales además de dinero para así aumentar nuestras filas. Hay materiales de distintas rarezas, lo que servirá para crear Patapon especiales con distintos atributos a los estándar de cada clase. El juego tiene una buena variedad de unidades Patapon, como lanceros, arqueros o infantería que iremos cambiando y equipando con nuevas armas antes de cada expedición.

Chaka, chaka, pata, pon

Esta versión remastered no cuenta con ningún añadido especial con respecto a la de PSP, más allá de la revisión de los gráficos que, al ser un apartado más artístico que técnico, no era excesivamente necesario aunque se agradece. También hay que decir que se trata de un juego exigente en algunos aspectos, en la materia del ritmo, pues hay muchas cosas en pantalla que pueden llegar a distraerte del ritmo de fondo y algunas cosas no quedan del todo bien explicadas en un primer momento y tienes que descubrirlas poco a poco por tu cuenta.

Con todo, Patapon sigue siendo una experiencia de lo más refrescante y que Sony se haya animado a relanzar títulos como PaRappa The Rapper o LocoRoco puede ser síntoma de que pretenden realizar algo así de fresco en algún momento del futuro. Yo lo acogería con los brazos abiertos mientras paseo por mi casa a ritmo de pon, pon pata, pon.

Etiquetas
Ver más

Daniel González Camaño

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Deja un comentario

X

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar