AnálisisPC

Prey – Análisis PC

En el espacio nadie puede oír tus gritos...

Versión analizada: PC. También disponible en: Xbox One, Playstation 4.

La marca Prey cautivó a muchos allá por el 2006 con un juego de acción con reminiscencias a la saga DOOM. Tras su esperada secuela, la cual llegó a ser anunciada, el nombre se olvidó en el limbo de los videojuegos y todo el mundo perdió la esperanza de ver la continuación de aquella IP. Arkane Studios, creadores de la fantástica saga Dishonored, vieron la oportunidad de revivir la IP, aunque decidieron darle una total vuelta al concepto y crear algo propio con toques de System Shock, Half Life, Bioshock y, por supuesto, de su niño querido Dishonored.

Ahora ha llegado el momento de poner nuestra mejor canción de synthwave, cargar la escopeta y adentrarnos en la Talos I para acabar con la amenaza Tifón.

Todo va a salir bien

Te despiertas una mañana, apagas el despertador y recibes la llamada de tu hermano. Hoy comienzan las pruebas antes de ir al espacio a la Talos I, el buque insignia de Transtar, una enorme multinacional que ha llevado su carrera espacial y de la neurociencia a lo más alto gracias a los Neuromods, un aparato que mejora nuestras capacidades físicas y mentales. Te pones tu uniforme, coges un helicóptero y te reúnes con el equipo, todo marcha bien, y entonces… Algo ocurre en las pruebas antes de que caigas inconscientes.

Te despiertas una mañana, apagas el despertador y recibes la llamada de tu hermano. Hoy comienzan las prue… Un momento, ¿esto no lo hemos vivido ya?

Así comienza Prey, el thriller espacial de Arkane Studios que nos llevará a las instalaciones de la Talos I, una enorme estación espacial donde la compañía Transtar ha descubierto a los Tifón, unos seres extraterrestres de aspecto abstracto y con unas capacidades excepcionales, pero como es común, todo se ha ido al traste y te toca a ti solucionarlo. Así que como Morgan Yu tendrás que dar lo mejor de ti para que la amenaza que ha asolado la estación espacial no llegue a la tierra, y por supuesto, no será fácil.

El jugador elegirá el sexo de Morgan Yu. Esto no trae ningún cambio a la experiencia de juego, pero es un punto a favor para la representación del jugador.

El guión, como suele ocurrir con Arkane Studios, no es el más elaborado. De hecho, la historia, como ya ocurría con Dishonored, es simple y con algún que otro giro de guión sin demasiada gracia, pero lo que sí saben crear es un mundo profundo y lleno de detalles, desgranado en documentos, correos electrónicos y notas de audio.

Prey nos pone en un mundo en el que John F. Kennedy no murió asesinado, y consiguió impulsar la carrera espacial americana a lo más alto, ahí entra Transtar, la compañía de la familia Yu, que siempre han apostado por una competencia agresiva y arriesgada, llevando al límite los las fronteras morales y políticas. Descubriremos a través de un Morgan con la mente en blanco qué papel juega su hermano, y líder de la empresa, él y los Tifón.

Durante el camino nos encontraremos con la tripulación, ya sean cadáveres, desquiciados o aterrorizados esperando a que la amenaza pase. Como si de un Dead Rising se tratase podremos iniciar sus búsquedas e intentar salvar a todos los supervivientes posibles, para ello podremos toparnos con ellos durante nuestra aventura o iniciar su búsqueda activa en los ordenadores de vigilancia, donde encontraremos la lista de tripulantes y su ubicación… Aunque llegar no siempre será tan sencillo.

La búsqueda de tripulantes es un gran añadido en Prey, alarga su jugabilidad y recompensa la exploración con nuevos dioramas, tarjetas de acceso o armas.

Es aconsejable buscar a la tripulación para conseguir diferentes tarjetas de acceso, información sobre la Talos I o para algunos secretos que no os desvelaremos.

La Talos I, el buque insignia de Transtar

El diseño de la Talos I es excepcional, marca de la casa de Arkane Studios, con un cariño por los detalles y el diseño que nos hará sentir en un auténtico palacio. Como bien descubriremos en los documentos que pueblan la estación espacial, la Talos I ha sido creada por los mejores diseñadores para sacar a relucir el poder y el buen gusto de la compañía, con estatuas de oro, última tecnología y lujos.

Además, recuerda a aquellas películas de Ciencia Ficción de los 80, con cierto retro futurismo en el que aún se usan enormes ordenadores de bobinas, el terciopelo rojo y el tapizado puebla las oficinas de los más altos cargos y los robots son armatostes lujoso y llamativos.

La Talos I es la gran protagonista de Prey, y funciona como un mundo interconectado.

La estación espacial es prácticamente un mundo abierto que se expandirá mientras avancemos en la historia, permitiéndonos recorrerla por completo y abriendo sus puertas mediante la exploración. Lo único que puede echársele en cara son los largos tiempos de carga cuando cruzamos diferentes zonas de la estación, algo incomprensible dado los tiempos que vivimos de rápidas experiencias de juego.

Como ya hemos visto en juegos recientes como Deus Ex: Human Revolution o su secuela, podremos acceder a los lugares de la forma que mejor creamos, ya sea consiguiendo la llave -con una previa búsqueda por la nave-, buscando algún conducto o con las habilidades necesarias para apartar obstáculos o colarnos, nosotros decidimos cómo queremos afrontar las tareas y funciona de forma fantástica.

Además de sus lujos, la Talos I es un lugar que nos hará sentir, en un principio, como una auténtica presa. Los Tifón son una amenaza palpable que campa a sus anchas por las instalaciones, nunca sabremos qué vamos a toparnos en la siguiente sala, así que tendremos que hacer uso del entorno, ya sea pirateando torretas, colocándolas estratégicamente o usando el sigilo para aprovechar nuestra situación. Tendremos que andarnos con mil ojos mientras recorremos las salas buscando supervivientes.

Y es que, como dije antes, los supervivientes juegan una parte fundamental en la Talos I, creando pequeñas historias personales que enriquecen el guión. Nos ayudará a expandir la densa historia de la compañía, la estación y de sus propios trabajadores.

Podremos salir al espacio exterior para explorar la Talos I desde fuera, donde encontraremos objetos interesantes, o entradas secretas… Aunque también nos espera un terreno más tormentoso y agresivo.

No solo podremos visitar la Talos I desde dentro, el espacio exterior será un lugar al que podamos acudir una vez tengamos el jetpack necesario para poder movernos libremente por él. Allí encontraremos tripulantes, objetos y entradas, pero también nos enfrentaremos a amenazas más agresivas en un entorno que juega menos a nuestro favor. El control es simple, intuitivo y la sensación es espectacular. La primera vez que salimos al exterior nos sentiremos un grano de arena al contemplar la enorme estación espacial.

La amenaza Tifón

Los Tifón son otro de los grandes protagonistas de Prey, una amenaza extraterrestre que campa a sus anchas por la estación espacial y que nos complicará la existencia allá donde vamos. Desde la distancia, juegan un papel parecido a Alien, El Octavo Pasajero, en la que nos hace sentir una presa, al menos en los primeros compases.

Estos seres se dividen en diferentes categorías, los más básicos son los miméticos, una masa oscura con zarcillos que es capaz de transformarse en objetos de nuestro entorno, llevándonos en muchos casos a la paranoia de haber visto algo que se mueve o que hace algún tipo de ruido. A pesar de que su amenaza desciende cuando desbloqueamos los dioramas para crear munición, los primeros compases harán que queramos conservar hasta la última bala y que nos andemos con ojo, porque además de los miméticos, la versión más débil de los Tifón, nos encontraremos con los Fantasmas y muchos más que no desvelaremos.

Los Tifón son la principal amenaza de la Talos I. Su gran fallo es el diseño, pecando de simplista y poco elaborado, no siendo más que un amasijo oscuro.

El gran fallo de esta amenaza es su diseño artístico, simple y sin mucha gracia, no siendo más que amasijos oscuros con formas diversas. Se echa en falta una criatura algo más elaborada y más icónica, aunque esto no empaña el trabajo, pero sí que he echado en falta otro tipo de caracterización, sobre todo cuando se notan las referencias a películas icónicas como Alien, donde H.R. Giger realizó un diseño sobresaliente sobre la criatura.

Además, podremos someter a estudio a los Tifón para estudiar sus capacidades y desbloquear habilidades, como la mimetización, que nos permitirá transformarnos en objetos para acceder a nuevas zonas u ocultarnos de nuestros enemigos, como crear señuelos con un doble o poner a un Tifón de nuestra parte.

Estudiar a los Tifón es una mecánica simple, pero interesante. Cuanto más los estudiemos, no solo encontraremos sus puntos débiles, si no que desbloquearemos sus habilidades para usarlas a nuestro favor gracias a los Neuromods.

Con el Psicoscopio, una tecnología modificada para detectar a los Tifón, podremos entender sus debilidades o detectarlos cuando se oculten bajo la apariencia de algún objeto. Además, no solo podremos usarlo con los Tifón, si no con todo tipo de enemigos para desbloquear una entrada de diario que nos hable sobre el enemigo, objeto o persona en cuestión.

No es una mecánica profunda, y de hecho, le quita cierta gracia a los Tifón, ya que nos permitirá descubrirles aunque estén ocultos, algo contraproducente y que acaba quitándole tensión al asunto, sumando el exceso de balas que tendremos cuando podamos fabricarlas por nosotros mismos.

Arsenal espacial

La jugabilidad de Prey recuerda, como dije antes, a una variedad de juegos clásicos como System Shock, con el que comparte muchas similitudes en su ambientación, Bioshock y al propio Dishonored. De hecho, es casi como un Dishonored espacial, aunque esto significa que también arrastra sus carencias, como en el combate, que sigue resultando tosco y no tiene la suavidad esperada, en especial el combate cuerpo a cuerpo.

A pesar de eso, hay una buena variedad de armas y objetos del entorno que podremos usar a nuestro favor, como operadores que nos curen cuando estemos heridos, regeneren nuestro escudo o torretas que ataquen a los organismos Tifón una vez estén en su campo de visión. Esta flexibilidad, heredada de la saga de Corvo y Emily, la que dota a Prey de gracia y consigue que nos olvidemos un poco de su tosquedad.

El arsenal de Prey es variado y genial, con armas como el Cañón Gloo, una de las mejores aportaciones.

Entre las herramientas que tendremos a nuestra disposición están las clásicas como una pistola con silenciador y la escopeta, además de un cañón láser para los enemigos más poderosos, pero los más curiosos son el Cañón Gloo y la Cazadora.

El primero, ya visto en los tráileres, es un cañón de espuma que se endurece y que nos permite retener al enemigo para asestarle un golpe crítico, pero que además nos permite abrir nuevos caminos para escalar. Es una genialidad cómo puede usarse para multitud de ocasiones, como mitigar un fuego o tapar una fuga de gas, es versátil y el arma que más usaremos durante la campaña. La Cazadora, sin embargo, es una ballesta de juguete que lanza dardos de goma espuma, nos servirá para llamarla atención de los enemigos o pulsar botones que nos sean inalcanzables, y siempre da pie a que hagamos un poco el tonto con ella.

Además del equipo de asalto, tenemos las clásicas Granadas PEM para los robots, como señuelos para los Tifón, lo que nos permite preparar una emboscada. La más llamativa es la Granada Recicladora, que absorberá todo lo que esté a su alrededor y lo transformará en minerales que podremos usar para fabricar objetos. Esta granada no solo tiene un uso en el combate, si no que desbloqueará zonas en las que no podamos acceder porque, por ejemplo, no tengamos una mejora que nos permita levantar objetos pesados.

También hay lugar para el sigilo, de hecho será una de nuestras principales opciones cuando entremos al combate, ya que se nos puede complicar la vida considerablemente según la cantidad de enemigos que merodeen por nuestro alrededor. El sigilo nos añadirá un bonus de daño que aumentará con la mejora necesaria, por lo que un disparo a un enemigo completamente despistado nos puede dar gran ventaja en el combate.

Con enemigos como los Fantasmas nos veremos obligados a ser cuidadosos por su agresividad en el combate, por lo que el sigilo es una buena estrategia.

Además, tendremos enfrentamientos contra seres humanos, a los que podemos decidir si asesinar o dejar inconscientes mediante una pistola aturdidora. Es aquí donde entra el sistema moral del juego y que, dependiendo también de diversas decisiones y condiciones que realicemos a lo largo de la aventura nos llevarán a diferentes finales.

Otro detalle que no quiero dejar es saco roto es que el inventario recupera la esencia de aquellos juegos como System Shock en el que nos veíamos limitados por su tamaño. Podremos ampliarlo mediante la mejora adecuada, pero debemos tener un buen balance entre los objetos de fabricación, las armas que portamos y la munición. Será necesario elegir en muchas ocasiones si debemos llevar un arma o abandonarla, pudiendo crearla más adelante con un sencillísimo sistema de fabricación que, personalmente, me ha gustado. No es terriblemente elaborado, pero es creíble dentro del mundo de Prey.

El método científico

No solo disponemos de herramientas balísticas en Prey, también dispondremos de chips para mejorar nuestras facultades y de los Neuromod, un dispositivo que instala en nuestro cerebro mejoras basadas en los mejores atletas, intelectuales… Y también en los Tifón.

Funcionan de forma similar a los huesos de ballena en Dishonored, aunque su ubicación no nos será desvelada y los iremos encontrando mediante misiones o la propia exploración.  Tendremos a nuestra disposición tres ramas de habilidades humanas, y tres de habilidades Tifón, cada una de ellas centrada en una serie de cualidades.

Los Neuromods desbloquearán capacidades excepcionales en Morgan Yu, como mejorar su resistencia y vitalidad, aumentar su fuerza o incluso otorgarle poderes sobrenaturales.

Como comenté, también dispondremos de cualidades Tifón, que iremos desarrollando tras el estudio previo de los diferentes tipos de extraterrestres que nos encontremos en las instalaciones. Podremos desbloquear poderes como el de mimetizarnos con objetos, crear señuelos con nuestro aspecto o incluso tener la capacidad de crear un aliado fantasma a partir de un cadáver.

Un detalle interesante es que estas mejores Tifón tendrán un impacto directo en el juego, ya que las torretas nos detectarán como organismos Tifón y tendremos que andarnos con cuidado de no recibir el impacto de sus terribles ráfagas. Narrativamente, por desgracia, no tiene el mismo peso, algo desaprovechado en mi opinión, ya que haría que nos pensásemos seriamente si modificar nuestro propio cuerpo, pudiendo peligrar nuestro humanidad.

Los poderes entran dentro de ese marco de posibilidades que tenemos para realizar una misma tarea, desde mimetizarnos en taza para colarnos por una rendija, o invertir en fuerza para levantar objetos enormes que bloquean la entrada. Al igual que el hackeo, que nos evitará buscar la tarjeta que necesitemos.

El hackeo es un minijuego no muy original, pero que logra dar diversión a la tarea.

Dependiendo del terminal requeriremos de un nivel mayor de hackeo. Una vez accedamos al panel y elegida la opción de hackeo, tendremos que llegar al punto que se nos indica en el circuito, dependiendo del nivel del terminal habrá que repetirlo de forma más complicada según lo consigamos. En caso de que el tiempo llegue a 0, seremos desconectados perdiendo un poco de nuestra vida por la expulsión.

Como podéis ver algo sencillo, pero que ayuda a hacer del hackeo algo más activo y no una simple cuestión de pulsar el botón de turno. Recordando, salvando las distancias, al minijuego que se producía en Bioshock cuando queríamos piratear cualquier artilugio.

Synthwave y Ciencia Ficción, ¿qué puede salir mal?

Jugar a Prey es como meterse de lleno en una película de Ciencia Ficción de los 80, con su cuidada ambientación y con unos gráficos, a pesar de no ser los más llamativos, que cumplen con creces. El diseño de Arkane Studios es algo que salta a la vista desde el primer minuto por el diseño de sus personajes de rasgos exagerados, hasta en el arte que rodea al juego a modo de ilustración.

Su motor, que en esta ocasión es el Unreal Engine, funciona a la perfección. Aquí no hay problemas de rendimiento como sí los hubo con Dishonored 2 y su Void Engine, todo funciona fluido y sin problemas, aunque en ocasiones las texturas tardan en cargar un poco. Como comenté, los gráficos no son el punto fuerte de Prey, pero lo compensa con un gusto exquisito por su diseño, dotando de una personalidad excepcional a la Talos I.

En cuanto a la Banda Sonora, solo basta decir que Mick Gordon vuelve a colaborar con Bethesda y, después de su sobresaliente trabajo en DOOM, vuelve a demostrar que su talento no tiene límites. Con un marcado estilo synthwave y electrónico consigue ambientar a la perfección esta odisea espacial. Con una magistral puesta en escena durante la presentación del juego, Prey goza de una de esas bandas sonoras que no pararás de tararear en sus momentos más emocionantes y que conseguirá inquietarte en los más tensos.

Es un verdadero gusto cargar la escopeta, avanzar por sus salas y matar unos cuantos Tifones mientras Mick Gordon hace su magia una vez más. Logran crear esa sensación futurista y espacial que pretenden en Arkane Studio que vivamos.

Conclusiones

Prey quizás no es el título que los amantes de la anterior IP que esperaban, pero sí que es un producto robusto, con personalidad y heredero espiritual de alguno de los títulos más grandes que hemos visto en la historia de los videojuegos. Bien es cierto que intenta tocar demasiados frentes y no todos obtienen la misma calidad, y que como es costumbre, el nivel narrativo de Arkane Studios no es el mejor, pero consiguen crear un telón de fondo profundo y rico, tal y como nos tienen acostumbrados.

Prey ha sido uno de los grandes lanzamientos de este año, y la prueba de que, con sus similitudes, Arkane Studios puede dar mucho más de sí y traer a las viejas glorias como System Shock o Bioshock a la vida.

Prey

Puntuación Final - 9

9

Recordará a aquellos jugadores más clásicos a los grandes juegos de la Ciencia Ficción, coronándose como uno de los juegos más interesantes del año.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Ver más

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Close
X

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar