AnálisisPS4

The Surge – Análisis PS4

Versión analizada: PS4. También disponible: Xbox One & PC.

The Surge es lo nuevo de Deck13 Interactive, los creadores de Lords Of The Fallen, un título recordado por intentar replicar de una forma poco sutil la reconocida fórmula de los Dark Souls. Vamos, que lo habían calcado.

Finalmente, el resultado no estuvo ni cerca de alcanzar el nivel de las obras de From Software, y –en general- no fue bien acogido ni por la crítica ni por el público. Con esta nueva IP, la desarrolladora alemana tiene otra oportunidad para intentar hacerse un hueco en el cada vez más saturado catálogo de los que podríamos llamar Souls-like.

En las siguientes líneas os contaremos si el cambio de ambientación y las nuevas propuestas jugables son suficientes para sostener el producto, o si por el contrario Deck13 sigue sin dar con la tecla en este ya establecido subgénero del Action-RPG.
De momento os adelantamos que, por lo menos, este título funciona mejor a todos los niveles que su anterior obra, y es una experiencia mucho más compacta y satisfactoria.

Un futuro oscuro y oxidado

La trama se desarrolla en un futuro de ciencia ficción distópico, muy similar a lo visto en películas como Elysium o en recientes videojuegos como Fallout 4. De hecho, los escenarios nos recuerdan mucho a lo visto en el título de Bethesda, pero eso ya lo comentaremos más adelante.

Encarnamos a Warren, un hombre de mediana edad que se dirige a las instalaciones de una empresa llamada CREO con el fin de conseguir un puesto de trabajo. Esta compañía lucha por preservar el medio ambiente e intentar de alguna forma salvar el planeta, que por lo visto está en las últimas. Tras someternos a una dolorosa operación en la que nos instalarán el exoesqueleto –funciona como herramienta de trabajo-, despertamos en un desértico y metálico Yermo, siendo recogidos por una extraño robot y listos para ser reciclados. Algo había salido mal durante el proceso, y de nosotros depende descubrir qué ha sucedido con las instalaciones y sus trabajadores.

La historia no es ningún alarde de originalidad, y parece que ni los propios desarrolladores quisieron darle demasiada relevancia. Es una trama muy sencilla, la cual será narrada a través de notas de audio y conversaciones con diferentes NPC’s. Funciona bien como hilo conductor de lo realmente relevante en este juego, que es el sistema de combate, pero poco más. No esperéis un lore profundo como lo visto en la saga Dark Souls, ya que The Surge se siente algo vacío en lo que a trasfondo se refiere.

Los escenarios no son un derroche de originalidad, pero cumplen con el cometido de introducirnos su universo.

Un diseño de niveles excelente

Como adelantamos unas líneas atrás, los escenarios y enemigos, además de poco variados, resultan muy familiares, e incluso pueden llegar a dar la sensación de encontrarnos ante un producto algo genérico en este aspecto. Los patrones de ataques de los enemigos, aun siendo desafiantes, son bastante básicos -salvo alguna excepción-. Los jefes, por lo general, están bien diseñados y son tan duros como cabría esperar de un juego de estas características.

A pesar de todo, y gracias a los efectivos juegos de luces y sonido, la atmósfera es sobrecogedora –sobre todo en espacios cerrados- y el ambiente de tensión y peligro constante se mantiene durante todo el juego, con algún que otro jumpscare incluido y, por supuesto, enemigos colocados y escondidos con muy mala fe en los sitios más insospechados.
Nos moveremos entre espacios tanto abiertos como cerrados, que tienen en común un magnífico diseño de niveles, sin duda uno de los puntos fuertes del título. Son laberínticos y están llenos de recovecos con secretos y atajos, cosa que no podía faltar tratándose de un Souls-like. Por si fuera poco, el juego hace abundante uso del backtracking, y más os vale tener memoria fotográfica, porque de verdad que se hace complicadísimo avanzar a lo largo de un nuevo nivel sin sentirte perdido y desubicado durante los primeros minutos -u horas- .

El diseño de niveles es excelente; laberíntico, coherente y enrevesado.

Estos niveles están bien diferenciados y separados por pantallas de carga no muy prolongadas. En cada nivel hay un centro de operaciones que hace las veces de hoguera en los Souls, y ahí es donde podremos fabricar y modificar las armas y partes de nuestra armadura, además de subir de nivel y equiparnos con potenciadores. Todo esto tendrá un precio a pagar con la chatarra electrónica -la moneda del juego- obtenida por cada eliminación y que perderemos si nos derrotan, con el añadido de que esta vez aparecerá una cuenta atrás a la hora de intentar recuperarlas.

Sistema de combate familiar, pero con novedades

Las comparaciones con Dark Souls en este apartado son inevitables. Es un juego difícil -muy difícil- que bebe directamente de la conocida fórmula, y hereda las barras de salud y stamina clásicas de la saga de From Software. Añade también una barra de energía del núcleo que funciona como medidor de carga para el uso de diferentes habilidades, la cual aumentará cuando enlacemos series y combos de golpes.

Sin embargo, y desde que el videojuego se mostró por primera vez, el mayor reclamo y aportación de The Surge al género es su sistema de desmembramiento, mediante el cual podemos elegir la zona del cuerpo del enemigo a la que queremos atacar y así conseguir la parte de la armadura correspondiente. Pues bien, en la práctica funciona, aporta frescura y cierto componente estratégico de riesgo y recompensa -atacar a las zonas débiles y acabar más rápido con el enemigo o, por el contrario, conseguir una pieza de su armadura de cara al crafteo-, pero a fin de cuentas y más allá de eso, el combate se siente muy parecido a lo visto en otros juegos recientes del mismo género. Sin embargo, esto sí que afecta en mayor medida a la recolección de ítems, que se ve limitada casi por completo a esta mecánica, al menos en cuanto a la recolecta de partes de la armadura se refiere.

Otra pequeña novedad son las espectaculares ejecuciones, que se activan al llenar la barra de energía del núcleo y varían dependiendo del arma utilizada y de la parte del cuerpo mutilada. Son muy vistosas, sangrientas y variadas.

Las ejecuciones son muy explícitas, y cuentan con unas coreografías de lo más espectaculares.

La personalización del personaje funciona muy bien, gracias a la cantidad de mejoras y potenciadores disponibles –implantes– y la moderada pero suficiente variedad de sets de armas y armaduras, diferenciándose entre pesadas, ligeras y estándar. Cabe mencionar que las armas se sienten pesadas y los impactos muy potentes, y es que todo lo relacionado con la kinestética -al menos en el combate cuerpo a cuerpo- está muy cuidado. Como pequeño apunte, a partir de cierto punto nos acompañará un pequeño dron, al cual podremos asignar diferentes habilidades y será capaz de abrir algunas puertas o atacar a enemigos, ya sea cuerpo a cuerpo o desde la distancia.

El juego se mueve con soltura -al menos en la versión de PlayStation 4 estándar- y, por lo general, es bastante resultón. Los efectos de iluminación se llevan la palma, así como las partículas y el tratamiento de los materiales y la proyección de la luz sobre estos. El modelado de los personajes podría ser algo mejor, sobre todo el modelado facial, aunque no es nada grave y por lo general el juego luce muy bien. En cuanto al audio, el juego carece de grandes temas, pero los sonidos atmosféricos y las pequeñas y escasas notas musicales encajan muy bien en el conjunto.

Digno heredero de la fórmula Souls

The Surge es un producto cuidado, con una estética poco inspirada pero que le es suficiente para diferenciarse de los caballeros y samuráis de la competencia. La oscura y claustrofóbica atmósfera, su endiablada dificultad y su excelente diseño de niveles son la punta de lanza de un producto que aporta novedades en cuanto a personalización y sistema de combate. Estas novedades, aun funcionando, no consiguen alterar la estructura básica vista en Nioh o en los juegos de From Software.

Se queda atrás narrativa y argumentalmente, pero tampoco parece esforzarse demasiado en ello, lo cual es una pena porque da la sensación de estar ante una pequeña oportunidad perdida en este aspecto. En definitiva, The Surge es una compra obligada para los amantes del Action-RPG, además de un firme paso hacia adelante por parte de Deck13 en su segundo intento de abordar este subgénero.

Etiquetas
Ver más

Álvaro Novoa

Apasionado de los videojuegos desde renacuajo. En mis ratos libres estudio Comercio y Marketing.

Actualidad

Deja un comentario

X

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar