ArtículosPCPS4Xbox One

La cruzada de Andrzej Sapkowski contra The Witcher

Hoy para Sant Jordi/El día del libro creo que toca hablar de una polémica que concierne a ambos mundos: el del videojuego y el literario. Recientemente, o más bien desde hace un tiempo, Andrzej Sapkowski, escritor de la fantástica saga de Geralt de Rivia ha arremetido duramente contra CD Projekt RED y su saga The Witcher y la revolución que ha supuesto.

Pienso que una obra que inspira a otro creador para hacer algo grande es la meta más alta que puede alcanzar cualquier artista, pero en este caso parece que nuestro amigo Sapkowski no está del todo de acuerdo. Sinceramente, es una persona que admiro y que creó mi saga literaria favorita, tiene un don con la pluma y es innegable, como también lo es su pataleta con la saga de juegos The Witcher.

La saga de Geralt de Rivia nació a mediados de 1980 a través de una serie de cuentos, hasta que en 1993 se lanzó la primera edición de su libro de relatos del brujo, titulado «El último deseo».

Antes del éxito de la saga de videojuegos de The Witcher, las obras del autor ya gozaban de una fama excelente, considerándose como uno de los grandes escritores de la literatura fantástica o de espada y brujería de los últimos años y que os recomiendo encarecidamente leeros porque, al menos en mi caso, superan a los juegos.

Por desgracia, un gran talento no siempre esconde a una gran persona, y cuando los inexpertos de CD Projekt Red llegaron a Sapkowski, este no dudó en prostituir su saga a una compañía en la que ni siquiera creía. Tanto es así que renunció a una clausula del contrato en la que recibiría un porcentaje de las ventas del videojuego y pidió que quería la cantidad total en mano, ni más ni menos.

Siendo sincero, agradezco que malvendiese los derechos, ya que gracias a eso tenemos una de las mejores sagas de rol de los últimos años, pero eso no quita que lo prostituyese. Un libro, para muchos escritores, es como un hijo, y lo dejó a cargo de personas que pensaba que fracasarían.

El primer The Witcher llegó en 2008 trayendo el mundo de Geralt de Rivia y su moralidad de tonos grises en una espectacular adaptación.

El tiempo puso en su lugar a CD Projekt RED y, a día de hoy, es una de las compañías más queridas por la comunidad, alcanzado su máximo esplendor con la tercera entrega del brujo: The Witcher III: Wild Hunt.

Durante estos años han llevado con sumo cuidado los detalles del libro al juego (Tomándose ciertas licencias en personajes como Triss, la cual tiene más peso en la historia y, además, han obviado algunas de sus características) y planteando a la perfección la moral ambigua que envuelve a los libros, donde Geralt tendrá que verse entre la espada y la pared, dejando de lado su acomodada posición de neutralidad y afrontar las consecuencias de sus actos.

Esto supuso para Sapkowski un duro golpe, ya que sus libros, a pesar de gozar de una fama excelente, no habían sido tan extendidos como se merecían, algo que consiguió la saga de videojuegos, que revitalizó la saga literaria y extendió su mercado ante el aluvión de fans que surgieron a medida que los juegos ganaron fama.

Al ser ubicado en Polonia y no ser conocido por el lector de a pie, muchos aseguraron que este había aprovechado la fama de la saga para publicar sus libros, lo que desató la ira de Sapkowski y que, lejos de llevarlo con salud, comenzó a despotricar contra CD Projekt RED diciendo que él era el verdadero creador y el único capaz de crear una historia canónica del brujo.

CD Projekt RED extendió la fama de Geralt de Rivia, lo que significó que muchos jugadores pudiesen acceder a sus libros, los cuales no eran fáciles de encontrar antes de su éxito.

A Sapkowski no le falta razón, él y solo él es el creador de La Saga del Brujo, pero donde se equivoca es en la formas. Es innegable que desde los juegos él ha visto renacer a su retoño y se han extendido sus ventas a librerías que jamás hubiesen pensado en él, y es aquí donde entra mi propio ejemplo.

Yo conocí The Witcher antes de la salida del segundo juego, gracias a su primera parte que se había convertido en un RPG de culto entre el público, como comenté antes. Por aquel entonces vivía con mis padres en un pueblecito de Huelva donde llegaban, como es lógico, los éxitos más sonados del momento. A medida que The Witcher se hizo famoso, comencé a verlo en las librerías y pude permitirme hacerme con la saga a medida que podía, hasta día de hoy, la cual tengo completa en mi estantería.

Y no soy el único, probablemente muchos de vosotros hayáis vivido esto, por lo cual, agradezco profundamente a CD Projekt RED haber llevado a The Witcher a lo más alto, para que gente como yo pudiese descubrir una saga literaria fantástica que de otra forma no hubiese tenido la posibilidad.

Es por esto que no llego a entender las palabras de Sapkowski, que dejó a su hijo con otros padres y ahora que el niño se ha encariñado de ellos, vuelve pataleando porque él es su verdadero progenitor, que no le debe nada a CD Projekt RED, haciendo que incluso compañeros de profesión como Dmitry Glukhovsky, creador del libro Metro 2033, que también recibió una adaptación sensacional al mundo de los videojuegos diga cosas como esta:

Está totalmente equivocado, y es un hijo de puta arrogante. Sin la franquicia de juegos, la saga The Witcher no sería un best-seller como en lo que se ha convertido. Y no sólo es por los jugadores sino también por la prensa de videojuego y la expectación que crea, y por la sensación de que se aproxima algo grande e impresionante. Eso engancha a la gente. Hubiera sido únicamente un fenómeno en Europa del Este de no ser por los juegos, nunca hubiera llegado a occidente y lo mismo puedo decir de mis libros de Metro. Siempre vi a los videojuegos como una estupenda oportunidad para promocionar la IP al completo, y es exactamente lo que pasó

¿Acaso el mundo del videojuego y el literario no pueden coexistir? Alcanzaste una gran fama en el mundo literario con el Brujo, y ahora, tu hijo ha alcanzado una increíble fama en el mundo de los videojuego, ¿dónde está lo malo, Sapkowski? Deberías tener el pecho hinchado de orgullo, de que unos pobres desarrolladores hayan llevado su pasión por tu obra a lo más alto. Sí, La Saga de Geralt de Rivia es tuya, The Witcher, en cierta manera, te pertenece, pero su fama actual no es cosa tuya, es de un grupo de creadores apasionados que guardan más respeto a tu obra que tú.

Disfruta del fruto de tu trabajo sin pisar el de otros, acepta lo que The Witcher ha hecho por ti, porque CD Projekt RED es muy consciente de lo que tú has hecho por ellos. Vive la fama que mereciste hace tiempo y deja de patalear, porque Geralt de Rivia ya forma parte de la vida de muchas personas que la conocieron gracias a los juegos. El único que está pisoteando tu trabajo eres tú al no aceptar la realidad.

Te admiro como escritor, y seguiré leyendo tus libros una y otra vez, pero sé que llegué a ellos gracias a las personas que despreciaste tanto, que no quisiste aceptar aquel porcentaje que te ofrecieron porque no confiaste en ellos. Ahora estás pagando las consecuencias de tu falta de visión y la prostitución de la saga que tanto afirmas querer.

Hay una excelente frase de tu libro con la que me gustaría acabar y que, además, resume muy bien tu actitud.

Confundiste el cielo con las estrellas reflejadas por la noche en la superficie de un estanque.

Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X