AnálisisXbox One

Gears of War 4 – Análisis Xbox One

Versión analizada: Xbox One. También disponible: PC.

 

Después de un tiempo, ha regresado Gears of War con una secuela que, aunque sigue siendo lo mismo en esencia, es una gran continuación.

La Guerra nunca cambia y menos para la familia Fenix

Gears of War 4 se ubica 25 años después de que Marcus Fenix y su pelotón vencieran a los Locust, y nos sitúa en un mundo mecanizado pero al mismo tiempo con carencias de combustibles fósiles y una especie de dictadura de la CGO, además de unas gigantescas tormentas eléctricas y de fuego. Dentro de este marco manejamos a JD Fenix, hijo de Marcus que por lo visto pertenece a un grupo de forajidos, unos fuera de la ley que buscan recursos de la CGO para nutrir sus propias ciudades. Pero en medio de sus clásicas refriegas contra la CGO y sus robots aparecerá un nuevo enemigo: el Enjambre.

Argumentalmente estamos ante un Gears of War; aunque tiene muy buena historia y muy buen trasfondo, el juego no busca ser excesivamente profundo ni detenerse en lo sentimental, va a lo que va, disparar, y lo hace muy bien, pero igualmente tiene una historia interesante con muchos más matices de los que parece y poder volver a ver a Marcus Fenix es un gustazo. Sin desmerecer a JD, Marcus tiene mucho más que un cameo en el juego pero es algo que descubriréis en cuanto os adentréis en esta historia llena de acción.

En cuanto a los enemigos tenemos dos de los cuales nacen diferentes clases, pero en esencia son los robots de CGO  y el Enjambre, los cuales recuerdan muchísimo a los Locust, pero de esto no adelantaremos nada. Cabe decir que como siempre los enemigos tienen sus mecanismos y la mejor manera de combatir con ellos, porque no solo se trata de coberturas también hay que saber cuándo usar las granadas o rematar a nuestros enemigos desde las propias coberturas.

La renovación de un sistema clásico

Este nuevo Gears of War no innova pero eso no es del todo un problema ya que no sólo hace bien lo que ya sabe hacer, sino que se mejora a sí mismo; hay mas tipos de armas además de las clásicas, tenemos entre otras un lanzador de discos de sierra que rebotan y matan de un golpe, un arma muy interesante aunque no siempre tendremos acceso a ella. Ademas cuenta con una IA mucho más inteligente que antes y aunque no es perfecta y a veces nos recuerda demasiado que es un videojuego, igualmente es mejor que antes y muchas veces nos pondrá en aprietos.

Al igual que todos los Gears es un poco repetitivo en cuanto a sus mecánicas, no tanto por el mero hecho de tener que parapetarse si no por las oleadas de enemigos que normalmente durante una parte del juego suelen ser muy parecidos, y cuando cambia mantiene ese cambio en ocasiones demasiado, lo cual puede acabar pareciéndonos un poco mecánico, pero se nota mucho que intentan vencer esa monotonía con secuencias donde debes huir de las tormentas que asolan el planeta o de ciertos momentos donde usaremos un ítem que nos permite crear defensas y vencer oleadas de enemigos.

Pese a todo esto, el sistema tiene algo que lo hace bastante gratificante, si te paras a pensar es repetitivo como hemos dicho, pero no te da tiempo a pensar. Debes actuar y la verdad te prepara muy bien para ello, con su clásica recarga activa, y sus mecánicas te convierte en un combatiente y acabas dándote a lo que el juego te propone y matas y avanzas sin parar y sin piedad, y acabas olvidándote de ningún tipo de repetición simplemente acabas con todo lo que se te ponga por delante y al final y al cabo es lo que hace grande este juego, te hace parte de el y eso satisface mucho.

Un buen online, con cajas, pero buen online

 

Y como no podía ser de otra manera, Gears of War 4 se rinde ante las cajas en las que podremos encontrar skins de personaje de armas e iconos para personalizar nuestro avatar en el online ademas de distintos bonus. Puedes comprar cajas o conseguirlas subiendo de nivel y jugando, lo cual es algo costoso pero tampoco se hace muy cargante, ya que el juego tiene diferentes modos y aunque en esencia es un juego de disparos podemos divertirnos gracias a ellos.

Destacar el modo Horda, donde nos divertiremos durante horas preparando las defensas para repeler las al Enjambre, partida tras partida no puedes parar, por lo que ademas de todo lo que tiene este juego hace que sea algo mas de lo que extraer variar horas de diversión.

En esencia este es otro juego aparte del modo campaña, un juego que casi podría existir por sí mismo, pues aunque todo esto de las cajas es una forma de obtener ingresos, no es estrictamente necesario, y puedes conseguirlas jugando y esforzándote, y es que algo que quieres hacer.

En conclusión, estamos ante un juego que si bien no es perfecto poco le queda, es una compra mas que obligatoria sobre todo si tenemos una Xbox One y si tenemos un PC potente también.

Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X